Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎14 Adar I 5779 | ‎18/02/2019

Scroll to top

Top

Camino de Occidente (4ª parte): del pogromo a París

Camino de Occidente (4ª parte): del pogromo a París

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – El movimiento de inmigración a Francia aumentó dramáticamente entre 1900 y 1914. En este intervalo, la presencia de los rusos se duplicó con creces de 15 mil a 35 mil en el censo de 1911, un número modesto en comparación con los vecinos europeos: había casi 140 mil rusos en Alemania y alrededor de 100 mil en el Reino Unido alrededor de 1910. Esta presencia muestra el gran y verdadero atractivo de París, ya que es en la capital a la que vienen y se instalan casi todos los recién llegados. ¿Cuáles son las razones de esta atracción? La fuerza de la imagen de Francia, el primer país de Europa occidental en emancipar a los judíos, ha sido invocada con mayor frecuencia para explicarla; una imagen poco contaminada externamente, según parece, por el caso Dreyfus. En los recuerdos de los hijos de los inmigrantes hay una información muy escasa trasmitida por sus padres. Es el caso de Raissa Maritain, por ejemplo: sólo escribe que la decisión de sus padres de emigrar estuvo motivada por la búsqueda de una vida digna y libre, que su padre tenía un conocido en París, que fue pionero en Francia, y que luego trajo a su familia allí. Lo que es bastante probable es la instalación de unos primeros inmigrantes que luego fueron llamando a los suyos y la constitución de una red de llamados y recomendaciones que aumentó progresivamente el número de familias que se establecieron allí. El más importante de estos grupos está representado por aquellos que renunciaron a su tierra natal y se instalaron en Francia con la idea de progresar y poder ayudar a crecer a sus hijos.
Todos ellos comparten un rasgo: huyeron de la amenaza de los pogromos, o por la indigencia. Constituían la gran reserva de mano de obra de los talleres del Marais, el viejo e histórico barrio judío de París y, en menor medida, de los talleres de ebanistería de la Bastilla. Como señaló la historiadora Nancy Green, la llegada relativamente brutal de esta masa de inmigrantes indigentes había contribuido a la concientización en Francia de la existencia de un proletariado judío muy pobre, una realidad que ha sacudido a la representación tradicional del “judío rico”. Esta última imagen parece haber actuado a favor de la atracción de París a los ojos de los inmigrantes: la existencia de una comunidad judía francesa relativamente próspera, cuya generosidad se ha popularizado, en particular, a través de la acción de la Alianza Israelita Universal en Europa del Este. Esto ha ayudado a alimentar las expectativas de los migrantes sobre la recepción y el apoyo que podrían recibir. Las andanzas en París de los recién llegados comienzan, por lo tanto, con mayor frecuencia por el empleo precario en las fábricas, un primer paso, por lo general bastante corto en el proceso de inserción. Así es como Hersh Mendel, que aterriza en París sin un centavo, busca desesperadamente un conocido, su único hito en la capital, hasta que finalmente encuentra a un conocido, un tazón y, finalmente, un trabajo. El Marais obviamente se convierte en un punto de reunión para los recién llegados y, en general, una de las primeras áreas de asentamiento para los inmigrantes judíos. Su concentración en las pocas calles que rodean la Place Saint-Paul es el tema de muchos comentarios compasivos o vengativos. La suciedad, la insalubridad, la vivienda abarrotada (compartida entre el taller y el alojamiento de las familias, a menudo muchas), vuelven como leitmotiv en la descripción de esta pobre inmigración instalada en el corazón del París de la Belle Epoque. Culturalmente, los emigrantes judíos provienen, como se ha dicho, de diferentes entornos, pero la mayoría ha vivido en territorios bajo el dominio ruso y hay una cercanía de destino vinculada a este pasado dentro de la misma entidad estatal. Este sigue siendo uno de los vínculos principales que los une, por ejemplo, la creación de una sociedad de trabajadores judíos rusos, o a través de la prensa, ya que algunas publicaciones aparecen en idish o en ruso. Aparecen varios boletines del Bund en idish.
Ese mundo judío de Europa del Este se expresa sobre todo en la práctica religiosa, el idioma y la cultura, y muchas costumbres comunes. La existencia de este vínculo comunitario dentro de esta primera generación de inmigrantes se demuestra en muchas formas: a través de la ayuda mutua, desde la creación en 1900 del Asilo Israelita para la noche para judíos, de la Federación de Sociedades Judías de París, que en 1913 reunió a 22 asociaciones de inmigrantes. En la vida cultural, París tuvo un teatro idish desde 1907, quince periódicos idish (a menudo efímeros) fueron surgiendo hasta la Primera Guerra Mundial. La vida religiosa se expresa con la fundación de oratorios privados en 1911, en grupos de Talmud Torá diseñados para introducir a los jóvenes en el idioma hebreo y la historia del pueblo judío, y la apertura en 1914 de la sinagoga en la Rue Pavée, que marca la culminación de muchos esfuerzos realizados por los inmigrantes para tener su propio lugar de culto fuera del consistorio francés. Es importante señalar la llegada de inmigrantes ashkenazíes provenientes de Alsacia y Lorena que, después de la guerra franco-prusiana han sido incorporadas al nuevo estado alemán surgido en 1870. Se calcula que han sido unos cinco mil. Numerosos judíos abandonan la región por considerarse ciudadanos franceses, rechazando la posibilidad de convertirse en ciudadanos alemanes. Entre ellos se hallaba la familia Dreyfus.
Los inmigrantes de Europa del Este se encontrarán separados por otra cuestión relacionada con los orígenes: aquellos que hablaban idish y los que hablaban judeoespañol. Según señala la historiadora Perrine Simon-Nahum en su texto “Ser judío en Francia”, los judíos provenientes de Turquía que hablaban judeoespañol vivían en la calle Sedaine, mientras que en la calle Basfroi vivían los rumanos. La avenida Ledru-Rollin consistía en la frontera que separaba al mundo sefardí del ashkenazí, constituido principalmente por el llamado Pletzl. Los judíos franceses descendientes de los inmigrantes ocuparán un lugar importante en el campo de las letras y las ciencias humanas. Encontramos entre ellos a Bergson, Julien Benda, Jules Isaac Durkheim, Levy-Bruhl, Levy Strauss y muchos otros que figuran entre las letras de oro de la cultura francesa. En los años posteriores a la guerra franco-prusiana, París se convirtió en el único centro financiero capaz de rivalizar con Londres por el volumen de inversiones relacionadas con emprendimientos bancarios y ferroviarios. En este texto se evidencia el desprecio por todas estas dinastías de potentados: “[al igual que en Londres], los judíos están llevando todo ante ellos por su riqueza y perseverancia social. En primer lugar están los hermanos Rothschild… [quienes] forman una noble dinastía por sí mismos… El siguiente grado de judíos incluye a los Foulds y Sterns, cuyo asentamiento en París se remonta a la época de Louis Philippe; la familia Cahen d’Anvers, cuya fortuna ayudó a los de Napoleón III en un momento crítico; los Koenigewarters, los Bischoffsheims, los Goldschmidts. De Múnich, Constantinopla, Odessa y el Levante… que han llegado en su mayor parte desde la guerra franco-prusiana, y cuyos nombres son Stern, Kann, Léon Fould, Hirsch, Camondo, Erlanger, Gunzbourg, Ephrussi. Estas nuevas dinastías se han establecido en París en finas viviendas, y en los últimos seis o siete años se han comprometido a ganar prestigio social y, sobre todo, a conquistar el Faubourg Saint-Germain… Luego, a través de la brecha del arte, uno de estos israelitas enérgicos penetró en el salón de una alteza imperial; hizo espacio para sus tíos, tías y primos, quienes gradualmente presentaron a sus amigos y a los amigos de sus amigos, hasta que por fin las recepciones de los amables anfitriones en cuestión se realizaron en gran medida en las recepciones de los descendientes de las tribus“. Y esta historia continuó…