Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎23 Kislev 5778 | ‎11/12/2017

Scroll to top

Top

Capítulo 15: llegadas y partidas

Capítulo 15: llegadas y partidas

EL ÍDISH HABLA POR SÍ MISMO – Reponemos una serie radiofónica de introducción al ídish con guión de Varda Fiszbein que Radio Sefarad produjo hace una decena de años bajo el título original “Ídish redt zij aleyn”.
¿Qué palabras aprendimos hoy?
Líbe Féigue: este nombre compuesto significa querida (líbe) pájaro (féigue), de ahí la alusión a que la recién nacida fue un querido pajarito. Es costumbre judía imponer a los niños que nacen nombres de familiares fallecidos para honrar su memoria. En este caso la niña tiene los nombres de sus dos abuelas.
Bérl / Dov: tanto en ídish como en hebreo esta palabra significa oso y se usa como nombre propio. Ha sido y sigue siendo habitual que los judíos que se instalan en tierra de Israel, traduzcan sus nombres al hebreo o elijan uno nuevo en esta lengua.
Zéyer ayngueneim: mucho gusto.
Javerím: compañeros o camaradas en hebreo. La misma palabra se utiliza en ídish pronunciándose en este caso javéyrim.
Alyá: palabra hebrea que significa ascensión, procedente del verbo laalót: subir, ascender, entendiéndose que la emigración desde la diáspora hacia Israel es un ascenso en la vida de los judíos. Hasta la creación del Estado de Israel, hubieron cuatro oleadas migratorias clandestinas o alyot (plural de alyá), durante el período en que Palestina estuvo dominada por el Imperio Otomano y más tarde por el Británico. Los judíos procedían, sobre todo de países de Europa del Este o árabes. Este relato se sitúa en la Segunda Alyá (1909- 1914) en la que los emigrantes procedían de Rusia, Polonia y Yemen.
Vey is mir: ay de mí, pobre de mí.
Táte: padre, papá.
Shtétlej: plural de shtétl, aldea de la Europa del Este cuya población hasta la Segunda Guerra Mundial, era mayoritariamente judía.
Ivrit: hebreo.
Alevay: Ojalá, que así sea.
Lejáym: brindis judío que significa “por la vida”.
Bérie: persona hábil en cualquier tipo de actividad pero se aplica con frecuencia al ama de casa hacendosa, que demuestra destreza en labores, cocina, etc.
Shábes: sábado, del hebreo shabát, en pronunciación ídish.
Pérene: edredón de plumas.

El ídish y su acervo cultural
Dréyfus: Alfred Dreyfus (Alsacia, 1859, París, 1935), oficial judío del ejército francés, falsamente acusado de espionaje en 1893. Su juicio se conoció como el “caso Dreyfus”, agudizando el antisemitismo europeo a la vez que dando lugar a encendidas defensas acerca de su inocencia como el famoso texto J`acuse del escritor Emile Zola. No obstante, fue condenado y encarcelado en la Isla del Diablo hasta que, en 1906, se probó su inocencia y se lo reintegró con honores al ejército, del cuál se retiró con el grado de comandante. Estos hechos impresionaron profundamente al doctor Theodor Hertzl que en la misma época se hallaba en París trabajando como periodista.
Theodor Herzl: (Viena, 1860-1904). Este judío culto y asimilado, era periodista aunque hubiese querido ser dramaturgo. La injusticia cometida con Dreyfus lo llevó a plantear en la década de 1890 la idea de una patria judía, ya que comprendió que ni siquiera la asimilación e integración a las sociedades europeas más avanzadas conseguían que el judío fuera aceptado como el resto de ciudadanos. Esta ideología es conocida desde entonces como sionismo (de Sión, Jerusalén) y Hertzl ha pasado a la historia como “padre” de la misma. En dos Congresos Sionistas que reunieron a activistas e intelectuales de varios países, Hértzl difundió sus ideas. En el primero, celebrado en la ciudad suiza de Basilea, en el año 1897, propuso una campaña diplomática para convencer al mundo de la necesidad de apoyar la creación de un estado judío en Éretz Israel. Sin embargo, sus esfuerzos fueron vanos y a cambio de su pedido recibió, entre otras propuestas insólitas, una transmitida por Inglaterra para establecer dicho estado en Uganda. El doctor Hertzl tuvo una vida breve, murió a los 44 años de edad de neumonía, pero su encendido discurso inspiró a decenas de miles de judíos del mundo entero, persuadiéndolos de la necesidad de establecerse y crear un hogar nacional en Israel, retornando así a la tierra de sus primeros antepasados. La mayor parte de los emigrantes de la primera alyá se produjo en los años inmediatamente posteriores al primer congreso sionista.
Pogrom de Kishinev: tuvo lugar en 1903 en esta ciudad rusa y su grado de ferocidad fue extremo. Durante el mismo fueron asesinados 49 judíos, unos cien fueron gravemente heridos y varios cientos más heridos levemente. Se quemaron sinagogas, profanándose los rollos la Torá; las tiendas de judíos fueron saqueadas e incendiadas como muchas casas particulares. Fue el detonante de la segunda alyá, que se extendió desde 1904 hasta la Primera Guerra Mundial.
Hebreo modernizado: Eliézer Ben Yehuda, nacido en Luschki, Rusia en 1858 y fallecido en Jerusalén en 1922, fue el gran renovador de la lengua hebrea, modernizando las arcaicas formas de los textos fundacionales y medievales para convertirla en un idioma que más tarde, al ser adoptado como lengua oficial del estado de Israel, consiguió ser la lengua común de los judíos procedentes del mundo entero.
Degánya: A los primeros años de trabajo agrícola en granjas “nacionales”, los pioneros. ya diestros en labores rurales, comenzaron a establecerse en kibutzim (plural de kibutz), o comunidades agrícolas de propiedad colectiva. Uno de los primeros y mayores fue Degánya, conocido también como la “madre de los asentamientos comunitarios” fundado en 1910, a orillas del Mar de Galilea.