Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎6 Tishri 5778 | ‎25/09/2017

Scroll to top

Top

“El ángel del olvido”, con su autora Berta Tabor

“El ángel del olvido”, con su autora Berta Tabor

EL MARCAPÁGINAS – Gracia Nassi, la Señora, es el hilo conductor de esta novela con la que Berta Tabor -ganadora por este libro del Premio Marta de Mont Marçal 2014– ha querido plasmar que “sólo desde el conocimiento se llega al reconocimiento y al reencuentro”. Tabor desea con El ángel del olvido dar a conocer y lograr que los españoles interioricen y reconozcan como suya la figura de Beatriz de Luna  y lo hace situándonos en el siglo XVI y en la Segovia de nuestros días.

Roca Editorial es la responsable de la publicación de este libro y de esta sinopsis: “Una promesa incumplida; un viaje por el Renacimiento en busca de respuestas, y tras los pasos de la mujer que desafió a una reina, a un emperador, y a un Papa.
Durante la reforma de su casa de Segovia, Laura encuentra un libro fechado en 1571 y dedicado a un tal Agustín Manuel por su hermano Jaime, junto con media moneda de bronce con el perfil de una dama renacentista, rodeada por caracteres hebreos. Impulsada menos por la curiosidad que por el deseo de eludir la tristeza que la embarga desde su reciente divorcio, Laura viaja a Jerusalén para localizar a Jaime Saporta, el anciano judío que heredó, según ha descubierto, la otra mitad de la moneda. Allí comprobará que este hombre posee, además, el retrato de un mercader portugués atribuido a Alberto Durero en el que como fondo aparece un misterioso castillo que ella cree reconocer.
Agustín Manuel y su hermano Jaime; Leonor, la hermanastra de ambos; personajes históricos como la bella portuguesa Brianda de Luna y su extraordinaria hermana Beatriz, banquera de reyes y salvadora de muchos descendientes de españoles judíos expulsados de su patria; Tintoretto y Durero; Felipe II y José Nasí, duque de Naxos; Carlos V o el sultán Solimán…, conforman el rico entramado de amores, intrigas y traiciones que Laura descubrirá en el curso de sus indagaciones, sin saber que ella es la responsable de saldar una deuda que se contrajo cinco siglos antes.