Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎1 Elul 5777 | ‎22/08/2017

Scroll to top

Top

“El evangelista”, con su autor Adolfo García Ortega

“El evangelista”, con su autor Adolfo García Ortega

EL MARCAPÁGINAS – Su madre le dijo cuando era adolescente que detrás de las historias (también las religiosas) siempre hay otro relato, otra verdad. Y eso es lo que ha hecho Adolfo García Ortega con su El evangelistacontar una verdad diferente de los hechos protagonizados por Iskariot Yehudá y  ese hombre, Yeshuah, que luego convertiría en divino Pablo de Tarso.

Para ello García Ortega da voz a un testigo, a un cronista de esa época “tan convulsa como la nuestra”, un escriba que finalmente toma partido, como debemos hacer todos los que busquemos la verdad.

El evangelista está publicado por Galaxia Gutenberg: “Partiendo de la base de que, muy probablemente, las religiones se sustentan sobre realidades narrativas totalmente deformadas, esta novela literaria de carácter histórico relata la vida de Jesús de una manera muy distinta. Introduce la duda y la política. Parte de una premisa: la hipotética existencia de un testigo neutral de los hechos cuya causa fue liderada por un grupo rebelde judío, patriota y fanático, entre los que estaría ese Jesús. Y se revela que aquellos hechos no fueron como luego se escribieron por los seguidores de una secta llamada cristiana. Fueron otros.

Esta novela es la crónica de una revuelta que tuvo lugar en Jerusalén y Galilea en los tiempos de Tiberio y que terminó con las ejecuciones de los cabecillas en la cruz. Estos fueron Iskariot Yehudá y Yeshuah, llamado el Visionario. Trataron de enfrentarse al Imperio romano, quisieron cambiar el orden de las cosas de este mundo por un Reino divino y terminaron creando una masacre. Esos hechos son registrados aquí por un escriba anónimo que los sigue de cerca y anota cada paso y cada idea del grupo de patriotas subversivos, y lo hace como un narrador que es testigo de la verdad pero no comparte los ideales de los rebeldes. Unos años después, esta historia fue reescrita y sirvió de base a una religión: la cristiana. Pero quizá todo sucedió de otro modo, tal como revela esta crónica negra de un mundo confuso. Como el de hoy.

El evangelista es un desafío literario para Adolfo García Ortega, escritor cuyas novelas siempre han demostrado valentía y riesgo. Como ya hicieran novelistas de la talla de D. H. Lawrence, Saramago, Kazanzakis, Bulgakov o Thornton Wilder, el autor asume aquí el reto de contar de manera muy imaginativa y distinta lo que todo el mundo cree saber, y de contarlo como si fuese una historia nueva e inédita. Porque, leído en estas páginas, el evangelio es nuevo e inédito. Incluso terrible. Con su novela, Adolfo García Ortega abre la caja de las dudas.