Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎30 Av 5777 | ‎22/08/2017

Scroll to top

Top

El origen de los apellidos Retamal, Pardal, Lapido y Balbás

El origen de los apellidos Retamal, Pardal, Lapido y Balbás

HUELLAS – Éste es el espacio de Radio Sefarad en el que, a través de las investigaciones de nuestro colaborador Manuel Sanvicente, tratamos de rastrear la herencia judía de aquellos de nuestros oyentes con curiosidad por su pasado y orígenes. Como siempre queremos apuntar que en Huellas no proporcionamos certezas ni pruebas concluyentes de vinculación judía: tan sólo pretendemos ofrecerles una aproximación lo más rigurosa posible al origen de sus apellidos. Les invitamos a recorrer con nosotros las huellas que nos conectan con nuestros orígenes. Los apellidos protagonistas del programa de hoy son Retamal, Pardal, Lapido y Balbás.
RETAMAL
Linaje noble de una familia que luchó contra los moros, con escudo heráldico o blasón español. Otro origen conocido se encuentra en los judíos y conversos. RETAMAL significa campo de retamas, planta de flores amarillas, color asociado con los judíos. También es nombre de una localidad de Badajoz de donde pudieron tomar el apellido. Algunas familias RETAMAL en América recuerdan el origen judío de este apellido que aún llevan los sefardíes por el mundo. Su área de dispersión es principalmente Argentina, España, Canadá, Noruega y Suiza.
PARDAL
Del latín “pardalis”. Antiguo apellido de los judíos de Aragón, Castilla y León, entre ellos un tal Abraham PARDAL del siglo XIII. El significado de este nombre es un pájaro llamado gorrión, pequeño y de color pardo o pardillo, en otro tiempo muy numeroso en campos y pueblos. En la Edad Media “pardal” era una forma también para referirse a aldeanos siempre vestidos con ropas de color pardo, como tela de saco. PARDAL aparece con posterioridad entre los moriscos que fueron expulsados en 1.613 y con quienes los judíos habían mantenido buenas relaciones comerciales. Este apellido aún se conserva entre algunas familias del Norte de Africa. Hubo en España casas PARDAL de diferentes familias sin relación alguna. Nunca el nombre de un sencillo pájaro, PARDAL, voló a tantos países de Europa y América que sería excesiva su enumeración.
LAPIDO
Un mismo apellido puede tener diferentes orígenes y significados dependiendo de la rama genealógica de sus portadores. LAPIDO en España puede ser un sobrenombre tomado de una localidad gallega de Orense así llamada. Para quienes tienen procedencia hebraica o conversa llamarse LAPIDO o LAPIDOS es distinto. Su ancestro se encuentra en un personaje masculino de la Biblia, LAPIDOT, esposo de la profetisa DÉBORA (que aparece en el libro bíblico Jueces versículo 4.4). Los ashkenazíes pronuncian la letra hebrea Tav como una S y en la lengua castellana tiende a ser muda al final de un nombre: de aquí proceden las numerosas variantes LAPIDOT, LAPIDOS, LAPIDO, LAPIDAS y LAPIDUS. LAPIDO se encuentra hoy repartido por toda Europa pero no ha sido siempre así. En el siglo XVII su espacio vital era América Central y del Sur. En el siglo XIX, América del Norte.
BALBÁS
Antiguo apellido, repartido por España, frecuente en la Comunidad de Madrid, Cantabria y en las provincias de Vizcaya, Burgos y Palencia. Procede del latín -balbus-, “balbuciente”, “tartajoso”. Lucius CORNELIUS BALBUS es el primer individuo encontrado con este apellido. Fue un Cónsul romano, político y hombre de negocios. Variantes de BALBÁS son BALBAS (sin acento) BALBA y BALBO. Su casa solar más antigua se encuentra en las Montañas de Cantabria. Diferentes historiadores hacen mención de que todos los linajes de este apellido no tienen un origen común. Fuera de España BALBÁS pierde el acento y se encuentra entre los judíos de Hungría, Polonia y Rumanía. Su espacio geográfico es España, Argentina, Nueva Zelanda, Francia, Suiza, Estados Unidos, Canadá, Alemania y Gran Bretaña.