Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎9 Kislev 5779 | ‎16/11/2018

Scroll to top

Top

“El sabbat” de Maurice Sachs, con su prologuista Alfredo Taján

“El sabbat” de Maurice Sachs, con su prologuista Alfredo Taján

EL MARCAPÁGINAS -Maurice Sachs (nacido Maurice Ettinghausen, 16 de septiembre de 1906, París – 14 de abril de 1945, Alemania) fue un escritor francés, hijo de una familia judía de joyeros. Sachs fue educado en un internado de tipo inglés, vivió durante un año en Londres y trabajó en una librería, y luego regresó a París.En 1925 se convirtió al catolicismo y decidió convertirse en sacerdote, aunque esto no duró mucho al conocer a un joven en la playa de Juan-les-Pins.Después de su participación en una serie de actividades dudosas, viajó a Nueva York, donde se hizo pasar por un comerciante de arte. Volviendo a París, se asoció con los principales escritores homosexuales de la época – Cocteau, Gide y Max Jacob – con todo la que tuvo relaciones tormentosas cuya naturaleza es incierta.Trabajó en varias ocasiones para Jean Cocteau y Coco Chanel, robándoles a ambos. Sachs fue movilizado en el inicio de la Segunda Guerra Mundial, pero fue destituido por mala conducta sexual. Durante los primeros años de la ocupación, hizo dinero al ayudar a las familias judías a escapar a la zona no ocupada. También pudo haber sido informante de la Gestapo. Posteriormente fue encarcelado en Fuhlsbüttel. Una de las historias acerca de la muerte de Sachs es que fue linchado por otros presos y que su cuerpo fue arrojado a los perros. (Wikipedia)

Lo que no cuenta “la enciclopedia libre” sí lo hace el escritor y poeta Alfredo Taján, autor del magnífico prólogo de la considerada obra cumbre de Sachs, El sabbat, que publica Cabaret Voltaire por primera vez en castellano. Taján nos habla del “más radical de los radicales”, de este “producto destilado de la amoralidad de su época”, el -nos sigue señalando Alfredo Taján- “padre putativo del Nobel Patrick Modiano”, cuya vida fue su principal obra.

En la “autodestrucción constante” apunta Taján, Maurice Sachs se nos muestra en esta autobiografía despreciado y despreciable:sólo podemos amar su literatura, su El sabbat.

cubierta_diario.indd