Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎5 Av 5778 | ‎17/07/2018

Scroll to top

Top

La modernidad en Ashkenaz (4ª parte): el retorno a sitios de donde se les había expulsado

La modernidad en Ashkenaz (4ª parte): el retorno a sitios de donde se les había expulsado

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Junto al mayor de los judíos de la corte -las familias Gomperz, Ephraim e Itzig en Prusia, Leffman Behrens en Hannover, Samuel Oppenheimer y Samson Wertheimer en Viena- se encontraban los judíos de la corte menor que servían a los gobernantes en los pequeños estados alemanes. Particularmente en Dinamarca, Suecia, Hamburgo y los Países Bajos, judíos sefardíes como Manuel Texeira y Jorge Nunes da Costa realizaron algunas funciones típicas de los judíos de la corte. Para el siglo XVIII, sin embargo, las actividades financieras de los gobiernos estaban siendo manejadas cada vez más por un aparato estatal más sofisticado. Además, los procesos de emancipación y democratización, aunque desiguales en Europa Central, hicieron obsoleto al “judío de la corte” como actor dominante en la vida judía y como instrumento flexible de voluntad principesca. En los estados centralizados emergentes de Europa, en los estados alemanes, principalmente Prusia y Sajonia, algunos estados italianos, el imperio de los Habsburgo, Francia, Inglaterra y los Países Bajos, los gobernantes y los burócratas comenzaron a evaluar a los judíos de una nueva manera. La competencia militar y comercial entre estos estados y las demandas de la construcción moderna del estado, ponen de relieve el pensamiento pragmático, una orientación ideológica que coloca el bienestar del estado en el pináculo de la escala de valores – razón de ser, como se sabe, que llegó a dominar la política. Entre los pensadores mercantilistas que formularon esa política hubo acuerdo en que un estado fuerte requería un comercio internacional activo, un ejército permanente y el estímulo de la fabricación para la exportación. Los gobernantes que adoptaron esta perspectiva declinaban rutinariamente forzar la cuestión de la conformidad religiosa. Los judíos, que como grupo poseían habilidades financieras, capital y vínculos comerciales internacionales, fueron considerados cada vez más como un grupo que beneficiaba al estado.
Durante y después de la Guerra de los Treinta Años, a los judíos se les permitió reasentarse en partes de los estados alemanes de donde habían sido expulsados, a fin de ayudar a reconstruir una Europa Central devastada por la guerra. Sirvieron como comerciantes y prestamistas, vendiendo y comprando excedentes agrícolas y proporcionando el crédito necesario para la expansión. La acumulación de capital de estas actividades permitió el surgimiento de los llamados “judíos de la corte”, criaturas del estado fiscal absolutista emergente que, con sus lazos comerciales internacionales (especialmente con comerciantes judíos de granos en Polonia), habilidades financieras y disposición para aceptar riesgo, fueron capaces de proporcionar servicios a los monarcas que los comerciantes cristianos no podían. Prestaron préstamos a gran escala, aprovisionaron ejércitos, suministraron metal a las casas de moneda y promovieron la fabricación. Para los gobernantes y los burócratas, los judíos también se convirtieron en herramientas en el esfuerzo por romper el monopolio de los gremios cristianos. En la década de 1660, por ejemplo, el elector de Brandeburgo-Prusia, con la esperanza de desarrollar el comercio marítimo, atrajo a un comerciante judío de Holanda para establecerse en Memel, y los comerciantes locales pronto protestaron porque este judío se desvió de sus propios patrones tradicionales y anticompetitivos. Y esta historia continuó…