Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎27 Av 5777 | ‎19/08/2017

Scroll to top

Top

Lenguaje y nazismo

Lenguaje y nazismo

IDENTIDAD, DESDE URUGUAY – Partiendo del aniversario de la quema de libros por parte de los nazis el 10 de mayo de 1933, el psicoanalista Maximiliano Diel del mensuario Identidad nos habla de la utilización del libro, de la palabra como herramienta política a beneficio de los regímenes totalitarios, centrándose en el nacionalsocialismo.
Diel traza un recorrido por el lenguaje al servicio de la propaganda extrayendo citas y reflexiones de autores como Victor Klemperer, Leo Strauss (La persecución y el arte de escribir), George Orwell (y su concepto de neolengua en 1984) o Hanna Arendt.

La aparición del prefijo des (desjudeización), la sinonimia obligada, la asignación de otro significado a palabras como “fanático” o “intelectual”, la utilización del eufemismo –terrible el uso del término “pieza- figura” para referirse a las víctimas de las cámaras de gas, o el propio Sonderkommando, apunta Diel-  las comillas irónicas y otros recursos habilitados por los nazis son examinados por nuestro experto quien nos recuerda porqué no es casual que los nacionalsocialistas optaran por Solución Final frente a otros posibles eufemismos.

A los judíos alemanes – muchos de los cuales optaron por autodenominarse “alemanes de fe mosaica” huyendo del peyorativo judío– los nazis les arrebataron también su lengua materna. Miles no volvieron a hablar alemán. Era la lengua del asesino. Lo enunció Heinrich Heine, “Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos”..”