Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎2 Elul 5777 | ‎23/08/2017

Scroll to top

Top

Maryla, abril de 1943

Maryla, abril de 1943

DIARIOS DE LA SHOÁ – El diario de Maryla. Patrzyłam na usta… Dziennik z warszawskiego getta (Miré a la boca… Un diario del gueto de Varsovia), Homini/Museo Estatal de Majdanek, Cracovia, 2008.

Texto y contextualización: Emilio Losana 
Voz: Sara Moro

Maryla, una mujer del gueto de Varsovia que mantuvo un diario y de la que solo se sabe por lo que dejó escrito y ha llegado hasta nosotros. Lo que nos ha llegado es la parte final de su diario, 68 páginas en total, escrupulosamente numeradas de la 267 a la 334. Esta parte final abarca de finales de marzo de 1943 hasta la primera semana de combates del levantamiento, esto es, la última etapa del gueto de Varsovia. En aquel momento la mayor parte de la población del gueto que había sobrevivido al hambre y al tifus de los primeros años había acabado siendo exterminada en Treblinka (unas trescientas mil personas) y en el gueto –convertido ahora en un terreno para trabajo esclavo en talleres (de uniformes militares, de cepillos, etc) – solo quedan unas 35.000. Maryla trabaja en una de las dos fábricas textiles Toëbbens.

Por lo que escribe en su diario sabemos que es una mujer joven, casada sin hijos (una sola vez nombra a su marido Adaś y una vez también su propio nombre: Maryla). Escribe su diario en polaco. El dominio de esta lengua sería una ventaja para esconderse en el lado ario de Varsovia, pero sus rasgos marcadamente semíticos harían difícil tal empresa. Maryla se resigna a su suerte, pero no deja por ello de denunciar en su diario la indiferencia que muestran tanto sus compatriotas polacos como el resto del mundo.

Su diario abunda en reflexiones que intercala cuando escribe sobre los casos de gente escondida en el lado ario y que vuelve al gueto, sobre el sueño al que se entregan muchas personas de ser trasladadas a Vittel, sobre las noticias terribles que llegan de Treblinka y de Bełżec, sobre las organizaciones clandestinas, de las que duda si son gansters o libertadores… Sin embargo, cuando estalla el Levantamiento del gueto, Maryla –escondida en un refugio– escribe que el Levantamiento se convertirá en un hecho histórico.

El manuscrito del diario de Maryla sufrió varias vicisitudes. Fue encontrado en un almacén del campo de Majdanek, no sé sabe a ciencia cierta si justo después de la guerra o ya en los años 50. El diario estaba en realidad compuesto de dos cuadernos, pero por falta de cuidado del museo de Majdanek, el primer cuaderno quedó prácticamente ilegible. A finales de los años 60, Franciszka Marciak, estudiante de doctorado de la Universidad Católica de Lublin, preparó una edición de las partes legibles, pero no salió a la luz porque coincidió con la campaña antisemita del gobierno polaco en el año 68. Finalmente, ya en el año 2008, se publicó en una edición de Piotr Weiser, profesor de la Universidad de Cracovia. Las primeras palabras del diario dan título a dicha edición: Patrzyłam na usta… Miré a la boca.