Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎26 Shevat 5777 | ‎21/02/2017

Scroll to top

Top

Odette Elina, noviembre de 1944 en su “Sin Flores ni coronas”

Odette Elina, noviembre de 1944 en su “Sin Flores ni coronas”

DIARIOS DE LA SHOÁ – Sin Flores ni coronas, de Odette Elina. Noviembre de 1944.

«Cuando volví de Auschwitz en 1945, sentía con tal intensidad lo que acababa de vivir que me resultaba imposible guardarlo sólo para mí. Lo consigné en las notas y dibujos que constituyen Sin flores ni coronas».

Contextualización y selección del texto, Javier Fernández
Voz, Marta García

Todavía hoy existe en Francia una tienda de ropa Elina. Seguro que mucha gente no conoce la historia que hay detrás de esta familia. Una familia acomodada de origen judío que perdería a varios miembros en el Holocausto. Los padres y el hermano pequeño de Odette no sobrevivieron al campo de exterminio.

Odette nació en París en 1910, estando destinada a una vida fácil pronto mostró un espíritu crítico y contestatario, incorporándose al Partido Comunista Francés –entonces esperanza de cambio- y a la resistencia antinazi después de la Ocupación. Además tenía dotes de pintora, la prueba es las descriptivas ilustraciones del campo de exterminio que acompañan a este diario. También tenía ingenio como poetisa.

Al principio de la guerra su familia permanece escondida de los nazis, favorecida por el hecho de estar establecida en la lejana región de Fiac, cerca de Albi. Odette, judía y participante en varias acciones de la Resistencia, es detenida por la Gestapo en abril de 1944 bajo el nombre de Odette Dreyfus. Siete meses antes una delación había llevado a la deportación de sus padres y su hermano Jean-Max. Torturada, será conducida desde Drancy a Auschwitz-Birkenau, en donde permanecería como esclava hasta la llegada de los soviéticos en enero de 1945.

Odette, débil y enferma, regresa a Francia y dedica su vida a testimoniar lo vivido, el horror presenciado. En 1948 publica Sin flores ni coronas, (editado por Periférica en España) unas notas breves en forma de diario que describen con detalle la “no vida” en Auschwitz. También participa en organizaciones de antiguos deportados y da charlas a los más jóvenes. En 1991 fallece, dejando escritas varias obras autobiográficas.

El Museo de la Ciudadela de Besançon conserva un mensaje que Odette consiguió hacer llegar el mismo día que era deportada a Auschwitz. Resume a la perfección su carácter, su fuerza: «29.4.44. Salgo para un viaje muy largo; con la firme resolución de aguantar. Espérame. Hasta pronto».