Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎4 Tammuz 5782 | ‎03/07/2022

Scroll to top

Top

«Creían que eran libres» con su editor Lucas Villavecchia

«Creían que eran libres» con su editor Lucas Villavecchia

SHOÁ AHORA – Los alemanes 1933-1945 es el subtítulo de este Creían que eran libres que nos presenta su editor Lucas Villavecchia, y en el que conocemos las impresiones y conclusiones de Milton Mayer un objetor de conciencia estadounidense perplejo por lo sucedido en Alemania, que, apunta Villavecchia, en 1951  «anonadado como judío, fascinado como periodista» se integra en la sociedad de el pequeño pueblo alemán de Malburgo para, ocultando su ascendencia judía, conocer a los » cómplices del nazismo». 10 alemanes «normales» fueron sus «amigos nazis».

A través de su relación con ellos Mayer conoció y plasmó  «las diferentes expresiones de un antisemitismo confeso o no», un testimonio excepcional realizado además, como nos recuerda Lucas Villavechia,  «muy poco después de la guerra, algo muy meritorio». Su  lenguaje fluido, y la extraordinaria descripción de personajes, aportan valor a este «libro alerta» que nos  interpela, pues señala su editor «cualquiera de nosotros podría sucumbir a la tentación autoritaria»

Gatopardo Ediciones. En 1951, Milton Mayer, un conocido periodista judeoamericano, se mudó con su familia a una pequeña ciudad alemana con el objetivo de estudiar qué había hecho posible el ascenso del nazismo, entendido como «un movimiento de masas y no la tiranía de unos cuantos seres diabólicos sobre millones de personas indefensas». Para ello, trabó amistad con diez alemanes de a pie. No eran ciudadanos influyentes, pero habían sido miembros del partido nacionalsocialista. Partiendo de las conversaciones que mantuvo con sus «amigos» nazis, a quienes dedica este libro, Mayer expuso de manera brillante las justificaciones espurias, el antisemitismo velado o declarado, la ceguera voluntaria y la abdicación moral que permitieron a ciudadanos, en muchos aspectos ejemplares, aplaudir o mantener un silencio cómplice ante las políticas de Hitler.

La primera edición de Creían que eran libres, finalista del National Book Award en 1956, tuvo poca repercusión popular en una época en la que la gente prefería olvidar el horror reciente de la guerra. Con el tiempo se ha convertido en un clásico que, como los estudios de Hannah Arendt, ilumina tanto el pasado como las derivas autoritarias y populistas del presente. Ahora se publica por primera vez en castellano con un epílogo del historiador Richard J. Evans que lo sitúa en su contexto histórico y explicita sus conexiones con la época actual.