Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎4 Adar 5780 | ‎29/02/2020

Scroll to top

Top

Muertos por ser judíos, un reportaje en exclusiva y en directo con Ángela Arbeláez

Muertos por ser judíos, un reportaje en exclusiva y en directo con Ángela Arbeláez

ESPECIAL FUNERAL EN JERUSALÉN –
ang1En la vía que conduce al cementerio de Guivat Shaúl de Jerusalén se izaron las banderas francesas e israelí. Al funeral y despedida de estas cuatro víctimas del terrorismo y antisemitismo llegaron familiares, amigos, desconocidos desde varios puntos de Francia, Túnez e Israel. Miles de personas estuvieron presentes para dar un último adiós a Yoav, Yohan, Philipe y Francois-Michel.
Al inicio de la ceremonia, miembros y representantes de las cuatro familias leyeron el Kadish y encendieron cuatro antorchas en memoria de cada una de las víctimas del ataque terrorista. El hijo de Francois-Michel Saada, Yonatan, dijo: “Mi padre estaba enamorado de Israel, quería vivir aquí. Él está aquí ahora y estoy seguro de que está feliz de estar con todos ustedes en este sitio”.
Valerie, la viuda de Philipe Braham a quien se lo entrecortó la voz, agradeció a los asistentes diciéndoles: “Yo estoy llorando, pero sé que todos ustedes están llorando conmigo y les agradezco por esto. Philipe protégeme, protega a Naor y a Elad”.
Desde Ashdod llego acompañado de su mujer Gad Bokobza, olé jadash (nuevo inmigrante) de París, amigo de la familia de Yoab Hattab, cuyo padre era el rabino de su comunidad y cuya sobrina se encontraba también dentro del supermercado, pero que logró salvarse. Gad dice que debemos encontrar la manera de ganarle a la vida con la vida y no con la oscuridad. Gad y miles de personas dijeron Shalom a los franceses judíos enterrados hoy en Jerusalén. Un momento muy conmovedor fue cuando se escuchó el rezo del Shir Hamaalot.
Por parte del gobierno de Francia asistió al funeral Segolene Royal, Ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía. En el momento de concluir su intervención y anunciar que el gobierno francés concedía a título póstumo la Orden de la Legión de Honor a las cuatro víctimas, de inmediato se oyeron críticas entre los asistentes al funeral.… ¿Para qué? ¿Ahora?
En las exequias estuvieron presentes el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, Natán Sharansky de la Agencia Judia, el alcalde de Jerusalén Nir Barkat, así como el líder de la oposición Isaac Herzog, además del Presidente Reuven Rivlin, que transcribimos a continuación:
Queridas familias Yoav, Yohan, Philipe, Francois Michel, no es ésta la manera como queríamos darles la bienvenida a Israel. No es así como queríamos que arribaran a la tierra de Israel, no es esta la manera como queríamos verles llegar a casa, al estado de Israel y Jerusalén su capital. Nosotros les queríamos vivos, nosotros queríamos para ustedes LA VIDA.
(…) Phillipe: tú querías comprar para shabat, ¿y qué es más judío que prepararse, comprar el viernes para el día santo de shabat? Francois Michel: el apartamento que compraste en Israel estaba listo para tu llegada. Tú querías hacer aliá, vivir entre nosotros. Pero no podrás nunca poner la mezuzá en tu casa en Israel. ”¿Qué hombre es el que haya construido su casa y no la ha inaugurado aun? Déjalo ir y retornar a su morada, déjalo morir en la batalla”, está escrito en la Torá.
Yoav: tú estuviste aquí hace dos semanas, en Jerusalén por primera vez. Oraste en el muro, te tomaste fotos llevando al bandera de Israel. Hoy estas aquí por segunda vez como un héroe judío, siendo uno con nosotros. Yohan: tú hubieses podido escapar, correr, ¡pero no lo hiciste! Luchaste con los asesinos y salvaste la vida de un niño de 3 años. Lo lograste pero lo pagaste con tu vida. Solo 20 años y ya un héroe.
Queridas familias, pueblo de Israel: Philipe Braham, Yoav Hattab, Yohan Cohen y Francois Michel Saada fueron asesinados en la víspera de shabat en un supermercado kosher en Paris a sangre fría porque eran judíos. Entre las montañas de Jerusalén, en lo alto del Har Hamenujót descansaran nuestros hermanos, hijos de Francia, pero también hijos de Jerusalén. Que sea bendecida su memoria.
El funeral terminó con el Hatikva.

ang2an3ang4ang5