Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎21 Av 5781 | ‎30/07/2021

Scroll to top

Top

Adiós a Ariel Goldenberg, Z”L

Adiós a Ariel Goldenberg, Z”L

EL MICRÓFONO DE ALICIA PERRIS – ARIEL GOLDENBERG, GESTOR TEATRAL Y VIAJERO INTERCULTURAL, HIZO SU ÚLTIMO MUTIS EL 14 DE JULIO PASADO, EN NÎMES
Esta vez El Micrófono no hablará de una desaparición, de una pérdida, porque Ariel Goldenberg, cuya presencia física se eclipsó el pasado 14 de julio en Nïmes, nos acompañará con su creatividad y esa manera fundacional de hacer y promover el teatro, mucho tiempo. Lo de este porteño cosmopolita y viajero, que recaló en tantos puertos, tuvo una etapa larga en la capital española, porque desempeñó la dirección del Festival de Otoño, perteneciente a la Comunidad de Madrid, desde 2000 hasta 2016. El que luego se llamó Festival de Otoño en Primavera, amplió su geografía a localidades de toda la Comunidad, incorporando grandes compañías como la Comédie Française, la Royal Shakespeare Company, Macunaima, Tadeusz Kantor o tantos grupos que antes solo se podían disfrutar fuera de España, también de circo, de danza.

Sin embargo, cuando expiró su contrato como director del Festival, los responsables posteriores insistieron en recuperar el acento mucho más en lo local, en lo nacional, que en ese abrazo de culturas y de filosofías que era la escena internacional que tan bien comprendía, amaba y localizaba Goldenberg. Se perdió el cosmopolitismo y se volvió a la aldea.

Al gestor de origen argentino nacido en 1951, nacionalizado español en 1987, nada del territorio escénico le era ajeno, desde sus principios, en los Teatros Payró y Margarita Xirgu de Buenos Aires. De origen judío centroeuropeo, su era padre rumano y su madre polaca. Muy joven se lo vio en el proyecto del Festival de Munich, de Nancy, y fue director de dos salas de  bandera en Francia, el Teatro de Bobigny y el Théâtre National de Chaillot. Su capacidad para comunicar y entablar vínculos profesionales y personales no hubiera sido posible seguramente sin el talento de Goldenberg para los idiomas, ya que su inspiración fluía en francés, alemán, italiano, portugués, yiddish e inglés. Como la de muchos descendientes de inmigrantes provenientes “del barco”, escribió Jorge Luis Borges.

“La existencia es una sombra tan sólo, que transcurre … escribió el bardo de Stratford. Es una historia contada por un necio, llena de ruido y furia, que nada significa“. La tuya tuvo mucho sentido, Ariel y tu recuerdo, y volveremos a charlar y a reírnos juntos, nunca se sabe, pero lo creo, en el interminable y manso río de la Memoria, en otra Vida.
Alicia Perris