Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎18 Tishri 5780 | ‎16/10/2019

Scroll to top

Top

La muestra sobre William Klein (Manifesto) en Espacio Telefónica, con su comisaria Raphaëlle Stopin

La muestra sobre William Klein (Manifesto) en Espacio Telefónica, con su comisaria Raphaëlle Stopin

EL MICRÓFONO DE ALICIA PERRIS – Dijo el mítico Robert Capa, en una frase que le gusta a William Klein, “si tus fotos no son lo bastante buenas, es que no te has acercado lo suficiente”. Hasta el 22 de septiembre, en la tercera planta de Espacio Fundación Telefónica, se exponen las producciones del artista William Klein dentro del marco del festival PHotoEspaña: 245 documentos con todos los aspectos de la obra fotográfica, pictórica y cinematográfica del artista. Buceando en las siluetas del boxeador Mohammed Ali bailando en el cuadrilátero o del judoca Shinohara luchando a brazo partido. Klein quiso volver al Quattrocento renacentista y se hilvanó en Milán con Giorgio Strehler, del Teatro Piccolo y arquitectos como Angelo Mangiarotti. El mundo de la publicidad tampoco le es ajeno (más de 250 anuncios publicitarios en su haber).

Dicen los expertos que organizaron la muestra de Klein (Nueva York, 1928), que se trata de “todas las figuras de la libertad atravesando un siglo cacofónico y apasionante, con un gran protagonista: el alma neoyorkina recorriendo las calles, ‘emborronando’ sus creaciones”. Hijo de judíos húngaros emigrados a Nueva York, detesta el racismo y el antisemitismo, y evoca la obra de fotógrafos como Robert Fank, William Eggleston o Garry Winorand. Visionario, medio norteamericano, medio francés, personaje europeo y universal, como cineasta se cruzó con los directores franceses Varda, Lelouch, Resnais y Godard.

Raphaëlle Stopin, comisaria de la muestra, presentó el 7 de junio la exposición ‘William Klein. Manifiesto’, cuyo objetivo es desarrollar todos sus pliegues: sus primeras–y muy poco vistas– pinturas, sus experimentos fotográficos abstractos, las series de grandes ciudades, sus contactos pintados, la colaboración para revistas de moda como Vogue (y su vínculo con Alexander Liberman, director artístico de ese medio), sus películas y proyecciones…

El viejo maestro cosmopolita que fotografió a los neoyorquinos de forma etnográfica, “como un antropólogo trataría a los zulúes”, no estuvo sin embargo en la mañana de la rueda de prensa, pero se dice que sí en el vernissage vespertino y en la firma de libros del día siguiente.

Levantarse de mañanita en el campo, aterrizar exactamente en Gran Vía y Fuencarral a media mañana. Tomarse un café perfumado y con cuerpo y subir al encuentro de David Arranz, de Espacio Telefónica, que me recibe con una sonrisa, ¡ah! Para charlar con la comisaria de la muestra antes de que lleguen todos, arropadas por la música de fondo, inmersas en la palabra y en la obra de este artista oceánico, ¿qué más se puede pedir? Es cool y es, sobre todo, muy muy exclusivo. Pero, también, se puede compartir…

Fotos y realización, Alicia Perris