Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎17 Tishri 5780 | ‎16/10/2019

Scroll to top

Top

“Adam resucitado (Adam Resurrected)” (2008), de Paul Schrader (EE.UU.)

FILMOTECA, CON DANIELA ROSENFELD – Guión: Noah Stollman, basado en la novela “El Hombre Perro” de Yoram Kaniuk. Reparto: Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Derek Jacobi, Ayelet Zurer, Joachim Król, Jenya Dodina.

“Adam resucitado” cuenta la historia de Adam Stein (Jeff Goldblum), un hombre que a comienzos de los años sesenta arrastra un terrible trauma relacionado con su pasado. Stein se dedicaba al mundo del espectáculo en el Berlín de entreguerras. Era un payaso, un ilusionista, un hombre de circo que realizaba sus números junto a su esposa y sus hijas, hasta que es enviado a un campo de concentración. Allí es separado de ellas y estará al servicio personal del Comandante Klein (Willem Dafoe), que le obligará a comportarse como un perro, haciéndole comer, caminar y ladrar como tal, hasta convertirle en un ser totalmente deshumanizado. Cuando acaba la guerra, Adam se entera que sólo su hija mayor ha sobrevivido y ha emigrado a Palestina: cuando finalmente decide reencontrase con ella, ya es demasiado tarde, su hija ha muerto. El protagonista inicia así su particular descenso a los abismos, desarrollando un complejo de culpa por haber sobrevivido al exterminio y por haber olvidado quién es realmente, y acaba en el instituto Seizling, un centro en medio del desierto del Negev, creado por una filántropa americana con novedosas técnicas para el tratamiento de traumas, y como hogar para los supervivientes de los campos nazis. Stein goza de muchos privilegios en la institución, donde los internos y los médicos consideran a Stein una especie de genio, que gracias a su carisma maneja a su antojo al resto de pacientes, desafiando las normas del director del centro (Derek Jacobi). La llegada de un niño que se cree perro le confronta con su pasado y despierta todos sus fantasmas.
Adaptando la novela “El hombre perro”, de Yoram Kaniuk, una reflexión sobre la relación entre víctimas y verdugos en dos contextos distintos (el de los campos de exterminio nazi durante la Segunda Guerra Mundial y el de un sanatorio mental en el que, en 1960, se encuentra recluido uno de los supervivientes de aquella barbarie), Schrader construye un filme fascinante e incómodo y poseído por los fantasmas del pasado. Estructurado a base de una serie de flashbacks de la vida del personaje central, se convierte en un viaje por el tiempo y por la psicología de Stein, un hombre atormentado por el recuerdo de la humillación, la barbarie y la culpa. Schrader no se centra en las barbaridades que los nazis cometieron en la Segunda Guerra Mundial; prefiere hacerlo en las consecuencias.
Más que otra película sobre el Holocausto, que también lo es, “Adam resucitado” es una película que se enfrenta a la difícil tarea de filmar la locura. Protagonizada por actores de primer nivel, destaca la caracterización de Goldblum en el papel de Stein, catalogada por muchos como el mejor papel de su vida.
El universo de Paul Schrader siempre ha estado poblado por infiernos terrenales y necesidad de redención, por personajes que viven en el lado oscuro, en situaciones límite y violentas. Sus historias de una fuerte inspiración religiosa siempre giran en torno a situaciones donde el erotismo y la culpa son parte de un duro proceso que lleva a la redención. Ha colaborado estrechamente con Martin Scorsese como guionista en películas como Taxi Driver, Toro Salvaje y La Ultima Tentación de Cristo. En sus películas como director, siempre imprime su sello a historias duras y arriesgadas.