Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎19 Tishri 5782 | ‎25/09/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (14ª parte): Shanghái, refugio de judíos durante el nazismo

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (14ª parte): Shanghái, refugio de judíos durante el nazismo

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Las fuentes, tomadas de diversos medios, entre ellas el Museo del Holocausto y Jonathan Kaufman nos cuentan una historia sorprendente y digna de ser conocida. Con este texto es eso lo que estamos tratando. Que se conozca. Hace 75 años, las tropas estadounidenses entraron en Shanghai para ayudar a liberar la ciudad de los japoneses. Sorprendidos cuando les dijeron que había un gueto judío en la ciudad, se prepararon para lo peor. Como el resto del mundo, habían visto las escenas espantosas de libertadores aliados tropezando con campos de concentración y guetos en Europa unos meses antes. Lo que los soldados descubrieron en Shanghái los sorprendió: 18.000 refugiados judíos de Alemania, Austria y Polonia desprolijos, amontonados en pequeños apartamentos, desafiantes y vivos. La segunda comunidad, que era más grande, estaba formada por miles de judíos que habían huido de Rusia a China como refugiados durante la Revolución de 1917. La mayoría de ellos se ganaba la vida modestamente como propietarios de pequeños comercios. A fines de la década de 1930 la mayoría de los países, incluido Estados Unidos, tenían cuotas estrictas que limitaban el número de judíos que huían de Hitler y que podían ingresar. En cambio los primeros refugiados judíos de Alemania y Austria comenzaron a llegar a Shanghái alrededor de 1937 porque era una de las pocas ciudades que no los rechazaba. El colonialismo y la ocupación occidental habían dividido la ciudad en sectores japoneses, franceses y británicos / estadounidenses. El gobierno nacionalista chino sólo controlaba una parte de la ciudad; nadie pidió visas. Cualquiera que llegara a Shanghái era aceptado. Después de la guerra chino-japonesa de 1937, grandes sectores de Shanghái cayeron bajo control japonés, incluida la parte del Establecimiento Internacional conocida como Hongkew. Se calcula que en un principio 17.000 judíos alemanes y austriacos fueron llegando poco a poco a Shanghái cuando comenzó la persecución nazi de los judíos en 1933 y, después de la violencia de la Kristallnacht de 1938, llegaron en oleadas. Estos primeros refugiados por lo general inmigraban a Shanghái como familia. Estos miles de refugiados, que fueron despojados de la mayor parte de sus bienes antes de huir del Reich, irrumpieron en Hongkew porque no podían darse el lujo de vivir en ninguna otra parte en las concesiones extranjeras. Durante la década de 1930, la policía nazi alentó la emigración judía de Alemania, y los pasajes en barco permitían que las personas obtuvieran la libertad, aún de los campos de concentración. Al principio, Shanghái parecía un refugio poco probable, pero cuando se hizo evidente que la mayoría de los países del mundo estaban limitando o negando el ingreso a los judíos, se convirtió en la única opción disponible. Hasta agosto de 1939 no se requerían visas para entrar a Shanghái. Ernest Heppner, que había huido de Breslavia con su madre en 1939, recordó que “lo principal era salir de Alemania, y con tal de lograrlo, realmente en ese momento a la gente no le importaba adónde iba”. Llegar a Shanghái era una conmoción, especialmente para los que acaban de bajarse de un buque europeo en el que camareras uniformadas les habían servido el desayuno y ahora debían hacer una fila para recibir su almuerzo en un comedor de beneficencia. Una vez que los refugiados se establecían, encontrar trabajo era todo un desafío, y muchos tuvieron que depender de al menos un poco de ayuda caritativa. No obstante, la mayoría de los judíos alemanes y austriacos se las arreglaron bien. A pesar de los golpes que recibió la economía de Shanghái como consecuencia del conflicto chino-japonés, algunos de ellos se adaptaron bien, y aprovecharon las oportunidades que la ciudad les ofrecía. La familia Eisfelder, que llegó a fines de 1938, abrió y puso en marcha el Café Louis, un popular lugar de reunión para refugiados durante todos los años de la guerra. Otros establecieron pequeñas fábricas o industrias artesanales, ejercieron como médicos o maestros, o trabajaron como arquitectos o albañiles para transformar secciones del bombardeado Hongkew. En 1940, una zona que rodeaba la calle Chusan era conocida como “Pequeña Viena”, debido a sus cafeterías, fiambrerías, clubes nocturnos, tiendas y panaderías de estilo europeo. Cuando los refugiados que vivían en Shanghái ascendieron repentinamente de unos 1.500 a fines de 1938 a cerca de 17.000 un año más tarde, los judíos locales se sintieron abrumados y presionados para buscar los recursos necesarios para ayudar a las familias humildes. El Comité para la Asistencia de Refugiados Judíos Europeos en Shanghái, formado en 1938 por judíos locales destacados, recurrió al JOINT para recibir fondos adicionales. La asignación de este último comité aumentó de $5.000 en 1938 a $100.000 en 1939. Incluso esto apenas alcanzó para cubrir las crecientes demandas. A fines de 1939, más de la mitad de los refugiados necesitaban ayuda financiera para los alimentos o la vivienda. El Comité para la Asistencia estableció cinco refugios grupales para una minoría de judíos alemanes y austriacos totalmente empobrecidos. Estos refugios se llamaron Heime (“hogares” en alemán). El Heim de la calle Ward que abrió en enero de 1939 se hizo rápidamente en un ex cuartel y se acondicionó con camas cuchetas estrechas y duras, debajo de las cuales los residentes guardaban las pocas pertenencias que tenían. A fines de 1939, vivían unas 2.500 personas en los Heime. Dormían en cualquier parte, entre seis y 150 en una habitación. Otras 4.500 personas comían en comedores de beneficencia establecidos en los Heime, pero vivían en otras partes, en habitaciones alquiladas. Muchos de ellos recibían ayuda para pagar en forma total o parcial los costos de sus viviendas.

Para cuando llegaron los refugiados, la familia de Victor Sassoon ya había estado en Shanghái durante casi 100 años y estaba profundamente relacionada con los negocios y la política de China. Los Sasson habían llegado originalmente a China como comerciantes judíos de Bagdad, atraídos por el enorme mercado del país. Pronto se hicieron cargo del comercio del opio, se convirtieron en influyentes ciudadanos británicos y construyeron un imperio comercial que se extendía desde Shanghái hasta la India colonial y Londres. Cuando Victor Sassoon se hizo cargo del negocio familiar, señaló su llegada a Shanghái con la construcción del Cathay Hotel, el “hotel más grandioso al este de Suez”, que todavía se mantiene hoy como el Peace Hotel, un excelente exponente del Art Deco de la época. Durante la década de 1930, Japón anexó constantemente trozos de China y ocupó parte de la ciudad, enviando a un capitán antisemita de la marina, Koreshige Inuzuka como su mayor autoridad. Sassoon no era muy religioso, pero reconoció la amenaza que representaban los nazis. Un astuto juez de carácter decidió encantar a Inuzuka, incluso para estafarlo. Se reunió con el capitán japonés en su lujosa oficina del Hotel Cathay e indicó que podría estar dispuesto a invertir en fábricas que los japoneses estaban construyendo en la ocupada Manchuria, en el norte de China. Invitó a los oficiales japoneses a visitar los elegantes bares y restaurantes de Cathay, y le ordenó a su gerente que informara sobre cuánto bebían y qué decían cuando estaban borrachos. Inuzuka salió optimista de las reuniones iniciales con Víctor. Sassoon estaba “dispuesto a cooperar”, informó Inuzuka a sus jefes en Tokio. En una propuesta adoptada por el gobierno japonés, Inuzuka ordenó que los refugiados judíos que lleguen a Shanghái “sean tratados de manera justa y de la misma manera que otros ciudadanos extranjeros. Pronto, mil refugiados judíos llegaban a Shanghái al mes. La mayoría eran profesionales y hombres de negocios de clase media que llegaban en transatlánticos. No hablaban chino, tenían poco dinero y estaban consternados por las multitudes y la pobreza a la que se enfrentaban en casi todos los rincones. Sassoon, junto con un pequeño grupo de ricos hombres de negocios judíos que vivían desde hace mucho tiempo en Shanghái, organizó viviendas, alimentos y atención médica. Sassoon transformó el primer piso de un rascacielos de lujo que poseía en un centro de recepción de refugiados donde cada refugiado recibió mantas, sábanas, un plato de hojalata, una taza y una cuchara. Instaló una cocina en el sótano para proporcionar 1.800 comidas al día. Estableció un centro vocacional para capacitar a 200 hombres como mecánicos, ebanistas y carpinteros. La mayoría de los refugiados se asentaron en una zona pobre de la ciudad donde la vivienda era barata. La llamaron “Pequeña Viena” y abrieron cafés de estilo europeo, publicaron un periódico en alemán y organizaron orquestas de música clásica y grupos de teatro en alemán. Aunque ahora eran pobres y estaban desplazados, los refugiados recién llegados se maravillaban de lo acogedores y bondadosos que eran muchos de sus vecinos chinos, aunque no podían comunicarse con ellos. “En Europa, si un judío escapaba, tenía que esconderse”, recordó un refugiado. “Aquí en Shanghái podíamos bailar, orar y hacer negocios. Detrás de la escena, Víctor continuó jugando su doble juego. En una visita a los Estados Unidos en 1938, instó en privado a sus amigos de Wall Street y funcionarios del Departamento de Estado a imponer un embargo económico a Japón para expulsarlo de China. Voló a Brasil para tratar de comprar tierras para reasentar refugios judíos, pero el presidente del país lo rechazó. Sassoon creía que aún podía proteger a los refugiados. Él estaba, le escribió a un amigo, “caminando sobre la cuerda floja”. Pero Inuzuka estaba perdiendo la paciencia. Presionó a Sassoon para que interviniera con Franklin D. Roosevelt y dirigiera los periódicos estadounidenses para apoyar las ambiciones japonesas. Los judíos, escribió Inuzuka, son como el fugu, el manjar japonés del pez globo que es letal si no se prepara correctamente: “Es muy delicioso, pero a menos que uno sepa bien cómo cocinarlo, puede resultar fatal para su vida”. Inuzuka finalmente se cansó de las maniobras de Sassoon. Obviamente, optó por ignorar la simpatía y la generosidad que hasta entonces habían concedido a los refugiados judíos las autoridades japonesas, escribió Inozuka a sus superiores. Avisado de que pronto podía llegar a ser arrestado, Sassoon partió de Shanghái en un barco hacia Bombay en el otoño de 1941, sólo semanas antes del ataque a Pearl Harbor. Pero la burbuja que Sassoon y otros judíos ricos de Shanghái habían construido para proteger a los refugiados permaneció intacta. Una trabajadora social estadounidense, Laura Margolis, llegó a Shanghái en representación del Comité de Distribución Conjunta, un grupo de ayuda a refugiados judíos. Comenzó a reunirse con Inuzuka y a alimentar y vestir a los refugiados. En 1942, con Japón y Alemania formalmente aliados y la Solución Final en marcha, los nazis enviaron a Shanghái a un coronel de las SS, Josef Meisinger, que se había ganado el apodo de “El Carnicero de Varsovia” por enviar a miles de judíos a la muerte en Polonia. Extendiendo un gran mapa de la ciudad, Meisinger propuso a los japoneses que las unidades de las SS alemanas reunieran a los refugiados, los llevaran al puerto frente al Hotel Cathay, los cargaran en barcos programados para demolición y los hundieran en el océano. Los funcionarios japoneses estaban consternados. Los refugiados, creían, seguían siendo valiosos rehenes. En cambio, decidieron convertir el barrio abarrotado donde la mayoría de los judíos se habían asentado en un gueto, tendiendo alambre de púas a lo largo de las calles. Aquí fue donde los soldados estadounidenses encontraron a los judíos en el verano de 1945. A medida que los refugiados se enteraron lentamente del destino de sus parientes en Europa, el milagro de su fuga se hizo evidente. “Todo lo que habíamos pasado de repente palideció en comparación”, recordó un refugiado. “Fuimos afortunados. Nadie nos gaseó”. Entre los refugiados salvados estaban W. Michael Blumenthal, que se convertiría en Secretario del Tesoro de Estados Unidos; el ejecutivo de Hollywood Michael Medavoy; y el profesor de la Facultad de Derecho de Harvard Laurence Tribe. Victor Sassoon regresó a Shanghái después de la guerra, pero fue expulsado cuatro años después, en 1949, cuando los comunistas entraron en la ciudad y se apoderaron de su hotel, sus fábricas y sus lujosos edificios de apartamentos. Nunca regresó a China. Inuzuka fue arrestado por el ejército estadounidense que planeaba juzgarlo como criminal de guerra, pero los refugiados judíos en Shanghái y otros lugares dieron un paso al frente para defenderlo, argumentando que los había protegido de los oficiales militares japoneses más radicales y los nazis. Regresó a Tokio, donde décadas después lo visitó un profesor japonés en su apartamento. En los pasillos, cerca de la entrada, Inuzuka guardaba una fotografía enmarcada de finales de la década de 1930: una imagen de Inuzuka y sus colegas militares japoneses bromeando y riendo en el Hotel Cathay de Victor Sassoon.

La historia de los Kadoorie transcurrió por otros carriles. Ely Kadoorie, cabeza del otro imperio comercial judío, cuando llegó a China pronto se instaló por su cuenta, evitando el opio, uno de los principales productos que los Sassoons transportaban entre India y China. En su lugar, invirtió en hoteles, terrenos y servicios públicos, construyendo la infraestructura para la creciente ciudad de Shanghái, que se convirtió en la “París del Este”. Con el tiempo, construyó la mansión más grandiosa de la ciudad —43 habitaciones para solo tres personas— y entretuvo a celebridades como Charles Lindbergh. Los Kadoories eran lo que los estadounidenses llamarían judíos reformistas; asistieron a los servicios durante las Altas Fiestas y consideraban la religión en términos de historia y valores judíos. En privado, muchos hombres de negocios británicos menospreciaron a los Kadoories con insultos antisemitas, burlándose de ellos como miembros del “club de chicos judíos” con “narices de gancho”. Pero a principios del siglo XX, cuando China se abrió a las ideas occidentales y los estudiantes y funcionarios comenzaron a viajar al extranjero, muchos intelectuales chinos desarrollaron una fascinación por la cultura judía. Sun Yat-sen, el primer presidente de la República de China, le escribió a Elly Kadoorie que los judíos eran una “nación maravillosa e histórica, que ha contribuido tanto a la civilización del mundo”. Kadoorie, un sionista activo, ayudó a persuadirlo de respaldar la Declaración Balfour de 1917, que sentó las bases para la fundación del Estado de Israel. Como los judíos, los chinos sabían lo que significaba ser impotente y perder el control de su tierra natal. Durante la Segunda Guerra Mundial, el anciano Elly Kadoorie fue encarcelado en un campo japonés y murió en cautiverio en 1944. Poco después de que terminara la guerra, los comunistas chinos arrasaron Shanghái y se apoderaron de los edificios y la colección de arte de la familia. La mayoría de los occidentales en China, incluidos los Sassoon, huyeron a Europa, Australia o América. Y esta historia continuó…