Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎21 Av 5781 | ‎30/07/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (20ª parte): Birmania

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (20ª parte): Birmania

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Birmania es un país mayoritariamente budista, que limita con India, Bangladesh, China, Laos, Tailandia y el Océano Índico. Myanmar es el país más septentrional del sudeste asiático; tiene la forma de una cometa con una cola larga que corre hacia el sur a lo largo de la península de Malaca El país limita con China al norte y noreste, Laos al este, Tailandia al sureste, el Mar de Andamán y la Bahía de Bengala al sur y suroeste, Bangladesh al oeste e India al noroeste. Su longitud total de norte a sur es de aproximadamente 1.275 millas (2.050 km), y su ancho en la parte más ancha, a través del centro del país, aproximadamente a la latitud de la ciudad de Mandalay , es de aproximadamente 580 millas (930 km) desde el este. a oeste.

Los británicos se apoderaron de Birmania en 1857 considerando y llevando a cabo de hecho la explotación de los diferentes productos que abundaban allí. Asi que los caminos que se construyeron para que circularan las tropas inglesas e indias, a pesar del muy alto nivel de exportaciones que experimentó el país, su población no recibió ningún beneficio ni mejora en su existencia. El sueño británico de un camino dorado a China a través de Birmania no pudo realizarse, pero la apertura del Canal de Suez en 1869 creó una demanda internacional mucho mayor de arroz de Birmania que había existido anteriormente. El delta del Irrawaddy se limpió rápidamente de sus bosques de manglares y en cuestión de décadas se cubrió de campos de arroz. El área de campos de arroz productivos en la Baja Birmania aumentó de aproximadamente 60,000 acres (24,000 hectáreas) a casi 10,000,000 acres (4,000,000 de hectáreas) entre mediados del siglo XIX y el estallido de la Segunda Guerra Mundial , mientras que el precio del arroz aumentó rápida y continuamente hasta la Gran Depresión de la década de 1930. Este tremendo aumento en la producción creó un cambio significativo en la población del corazón del norte al delta , cambiando también la base de la riqueza y el poder.

Judíos de Calcuta, Cochin y Persia se habían instalado en varias ciudades de Birmania en la primera mitad del siglo XIX. Específicamente, los habitantes de Bagdad que se fueron a Calcuta con intereses comerciales, a menudo basados en el opio, más al este se detenían en Rangún de camino a Singapur , Yakarta , Manila y Shanghai . El primer judío del que se sabe definitivamente que se estableció en Birmania fue Solomon Gabirol, en 1757 y que llegó a convertirse en funcionario del rey Alaungpaya. Un comerciante judío, Goldenberg, de Rumania, se dedicó al comercio de la madera de teca acumulando una gran riqueza. Solomon Reineman de Galizia llegó a Rangún, la capital de Birmania, en 1851 como proveedor del ejército británico y abrió tiendas en varios lugares. Su Masot Shelomo (“Los viajes de Salomón”, 1884) contiene un largo capítulo sobre Birmania y es el primer relato en hebreo del país y sus ciudades.

En 1857, se estableció la sinagoga Musmeah Yeshua en Rangún, primero fue una estructura de madera y luego en 1893-6 fue reconstruida en piedra. Una segunda sinagoga, Beth El, fue construida en 1932. La comunidad judía, dispersa en varios lugares del país, particularmente Mandalay (donde todavía hay algunos judíos), Bassein, Aykab y Toungyi, incluía miembros del grupo de Bombay. Judíos de habla árabe de Calcuta y judíos de Cochin y otras partes de la diáspora oriental. Con la Segunda Guerra Mundial y la invasión japonesa de Birmania, la vida comunitaria se interrumpió y muchos judíos huyeron a Calcuta o a Israel después de que comenzaran los bombardeos de Rangún el 24 de diciembre de 1941. Después de la guerra, regresaron unos 500 judíos birmanos, pero luego abandonaron el país. En 2010, solo unos 20 judíos permanecieron en Yangon, aunque el Musmeah Yeshua todavía se mantuvo gracias a los esfuerzos de Moses Samuels, el patriarca de la comunidad judía de Yangon desde 1978.

La sinagoga rara vez puede conseguir un minian para el servicio diario, pero por lo general puede armar uno si alguien necesita decir Kadish o si hay turistas judíos en la ciudad.
Alentados por Gran Bretaña a establecerse en Birmania, unos 2.500 judíos lo hicieron su hogar. Muchos tuvieron éxito financiero y se convirtieron en donantes de hospitales, escuelas y bibliotecas birmanos. Cuando Japón ocupó Birmania en 1941, la mayoría de los judíos birmanos huyeron a otros países. Quedaron unos 300, y unos 200 regresaron a Birmania después de la Segunda Guerra Mundial. Birmania obtuvo su independencia en 1948, solo cuatro meses antes de la independencia de Israel, y se convirtió en la primera nación del sudeste asiático en reconocer formalmente al Estado judío.

A raíz del golpe de estado del general Ne Win en 1962, Birmania nacionalizó sus industrias y más judíos huyeron, dejando solo unos 150 judíos birmanos. El aislamiento de Birmania en serio comenzó con el socialismo militar que siguió y las numerosas sanciones impuestas por Occidente. El interior de la sinagoga, cuidadosamente conservado, con sus altos techos e imponentes columnas. A pesar de los desafíos históricos, políticos y económicos que ha enfrentado Birmania a lo largo de los años, una familia judía se ha mantenido constante.

Uno de los primeros colonos judíos de Birmania fue Isaac Samuels, que llegó en la década de 1890 con sus padres desde Bagdad. El hijo de Isaac, Moisés, fue parte integrante de la vida judía birmana. Moisés mantuvo con amor la última sinagoga birmana que quedaba, Musmeah Yeshua, ubicada en el centro de Rangún, y mantuvo viva la vida judía en esta antigua ciudad capital. En noviembre de 2005, la capital política de Birmania al centro de Birmania, en gran parte vacío. Pero Rangún sigue siendo la ciudad y el centro de negocios más grande de Birmania.

Desde la muerte de Moses en 2015, su hijo Sammy, que fue a la universidad en los Estados Unidos, ha continuado con el trabajo de toda la vida de Moses. Sammy Samuels, dice que ha prometido “[mantener] vivas las tradiciones y el espíritu judíos en Myanmar” a pesar de la disminución del número. “La sinagoga siempre seguirá siendo un hito importante y un recordatorio de la vibrante comunidad que una vez vivió en Birmania. Este edificio de la época colonial, de gran importancia arquitectónica, es un testimonio de la una vez próspera y vibrante comunidad judía. Originalmente construida en la década de 1850 y reconstruida en 1896, la estructura es ahora uno de los 189 edificios de la Lista del Patrimonio de Yangon del gobierno que proporciona protecciones legales contra la destrucción de los bienes patrimoniales.

Dentro de la sinagoga bien conservada con piso de mármol, los techos altos están adornados con estrellas de David azules y blancas. Columnas relucientes sostienen los arcos y la balaustrada de la sección del segundo piso para mujeres. Delante de la bimah, o podio, con adornos de oro, se encuentran los dos rollos de la Torá ornamentados con adornos plateados. Durante la “Edad de Oro” de la experiencia judía en Birmania, hubo 126 rollos de la Torá, muchos de los cuales fueron llevados por los judíos que huyeron tras el golpe.

La sinagoga también alberga una gran exhibición de varias fotografías grandes en blanco y negro que reflejan la amistad de Birmania con Israel. Una muestra al difunto ministro de Defensa Moshe Dayan visitando Rangún justo después de la apertura de la Embajada de Israel allí. En otro, se representa al ex presidente Yitzhak Ben-Zvi en 1959 llegando a la sinagoga. Una tercera fotografía muestra al primer ministro birmano U Nu saludando a las multitudes en Tel Aviv.
Solo 20 judíos birmanos permanecen en Yangon hoy junto con otros aproximadamente 110 residentes judíos expatriados. Y esta historia continuará . . .