Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎15 Tammuz 5779 | ‎18/07/2019

Scroll to top

Top

Judíos en el Imperio Zarista (7ª parte): hacia el final de la Zona de Residencia

Judíos en el Imperio Zarista (7ª parte): hacia el final de la Zona de Residencia

MILÍM: LA DISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – De acuerdo con el historiador John Klier, en 1835 se establecieron disposiciones definitivas que sólo autorizaban estadías cortas y temporales fuera de la Zona. Durante el reinado del emperador Alejandro II (1855–1881), las restricciones de los habitantes de la Zona se relajaron para las categorías de judíos considerados económicamente productivos, o que cumplían la agenda oficial de aculturación judía en la sociedad rusa. Estos grupos privilegiados incluían asociación de mercaderes judíos (1859), poseedores de títulos académicos (1861) y algunos veteranos militares (1862). La alteración más significativa se produjo en 1865, cuando el régimen permitió que los maestros artesanos judíos abandonaran la Zona, una disposición que potencialmente se aplicaba a una quinta parte de la población judía. Las onerosas regulaciones burocráticas que acompañaron a esta promulgación aseguraron que el número de judíos que podían aprovecharlo era relativamente bajo. Por otro lado, decenas de miles de judíos residían ilegalmente fuera de la Zona sin el necesario permiso de residencia. Otros vivían al margen de la legalidad, inscritos como sirvientes o artesanos, pero en busca de otras ocupaciones. Las autoridades de la ciudad cerrada de Kiev realizaron cazas periódicas para los judíos residentes ilegales, que fueron enviados de vuelta a la Zona encadenados, bajo escolta militar. Las dos capitales, San Petersburgo y Moscú también llevaron a cabo represalias ocasionales contra judíos residentes ilegales. La más notoria de estas acciones fue la expulsión de “ilegales” de Moscú en 1891, un evento que atrajo críticas internacionales. En respuesta al caos causado por una serie de tales expulsiones en 1880, el Ministro de Asuntos Internos, Lev Makov, emitió una circular ministerial con fecha del 3 al 15 de abril de 1880, permitiendo que los judíos que se habían asentado ilegalmente antes de esa fecha permanezcan en su lugar. Los derechos de residencia otorgados a estos “judíos circulares de Makov” siempre se basaban en una base legal inestable, y el Ministerio del Interior retiró la circular en 1893. Una revisión importante sobre el tema de los judíos en la Zona ocurrió a raíz de los pogromos antijudíos de 1881–1882. Nikolai Ignatiev, el Ministro de Asuntos Internos, describió la violencia como una protesta de masas de campesinos contra la “explotación judía”. Ignatiev implementó una legislación temporal, conocida como las Leyes de mayo, para prohibir un nuevo asentamiento judío en aldeas campesinas dentro de la Zona. Cabe señalar que las leyes de mayo no se aplicaron en el Reino de Polonia ni a los judíos que vivían en ciudades. No obstante, la interpretación caprichosa de estas leyes por parte de las autoridades locales causó mucho sufrimiento e inconvenientes a los judíos campesinos.
Se ha considerado que la Zona en general, y las Leyes de mayo en particular, han sido los principales causantes del empobrecimiento de los judíos rusos a fines del siglo XIX. Sin embargo, dado el tamaño de la Zona (más del doble del tamaño de la Francia contemporánea) y las oportunidades económicas dentro de sus fronteras, también se deben buscar otras razones añadidas. Una de las más importantes fue una explosión demográfica: la población judía del imperio se quintuplicó entre 1800 y 1900. Otro factor fue la concentración excesiva de judíos en un muy estrecho campo de ocupaciones, incluido el comercio minorista, trabajos artesanales semi-cualificados como la confección, actividades que se vieron socavadas por el desarrollo económico de la región en áreas como la producción textil. Esta situación fue reconocida por los contemporáneos, incluida la élite del liderazgo secular judío en San Petersburgo, que fundó ORT (la Sociedad para la Difusión del Trabajo Productivo entre los judíos de Rusia) con el doble objetivo de otorgar nuevas habilidades a los judíos y calificarlos para residir fuera de la Zona. El empobrecimiento judío en dicha Zona se explica mejor como un producto del desarrollo económico desigual e inestable del imperio en su conjunto.
El auge de la prensa periódica rusa en la segunda mitad del siglo XIX y un creciente debate público sobre la “cuestión judía” y la condición judía en la Zona de Residencia atrajeron la atención generalizada. Este debate no siguió divisiones ideológicas precisas. Los liberales rusos generalmente se oponían a una legislación excepcional y favorecían un cierto grado de emancipación judía. Sin embargo, el principal periódico liberal, Golos (La voz), se opuso firmemente a la abolición de la Zona. Dado el bajo nivel cultural del campesinado ruso, el periódico opinó que los judíos instruidos y hábiles los “comerían vivos” si a estos últimos se les permitiera la entrada libre al interior. El principal periódico antisemita de la Zona, Kievlianin (El Kievan), por el contrario, favoreció sistemáticamente la abolición del confinamiento. Si los judíos eran una carga tan grande, se dijo en una editorial, ¿por qué deberían las provincias de la Zona ser las únicas que sufrieran la explotación y la mala conducta de los mismos? Mejor dejar que los judíos desaparezcan en el interior, donde se dispersarían como una gota de veneno en el océano. Dada tal retórica, no hubo un clamor público generalizado por la abolición de la Zona en el siglo XIX. Esta situación persistió incluso después de que se introdujera la democracia parlamentaria en Rusia a partir de 1905 y el zar prometiera que las restricciones legales sobre las minorías étnicas y religiosas serían relajadas. Los conservadores y los reaccionarios se opusieron firmemente a cualquier mejora en la posición legal de los judíos, y los progresistas y liberales las vieron como una de las mejores pospuestas para una fecha posterior. Sólo el estallido de la Primera Guerra Mundial cambió la situación. El ejército ruso desconfiaba profundamente de las comunidades judías que residían en la zona de guerra, y el alto mando ruso inició la expulsión forzada de comunidades judías enteras desde el frente hacia el interior ruso, una situación que el gobierno civil se vio obligado a aceptar. El estado legal de los refugiados era incierto, pero al permitir el asentamiento de refugiados en el interior, el gobierno dejó en suspenso los reglamentos de la Zona. Estas acciones efectivamente destruyeron la Zona de Residencia, y todas las demás leyes excepcionales aplicables a los judíos rusos fueron abolidas formalmente por el gobierno provisional ruso; su disolución se produjo el 20 de marzo de 1917.