Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎10 Kislev 5781 | ‎26/11/2020

Scroll to top

Top

Camino a Occidente (y 26ª entrega): el linchamiento de Leo Frank en 1915

Camino a Occidente (y 26ª entrega): el linchamiento de Leo Frank en 1915

MILÍM: LAHISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – En 1913, una obrera, una niña de 13 años llamada Mary Phagan, fue encontrada muerta en el sótano de una fábrica de lápices de Atlanta. Leo Frank, el gerente judío de la fábrica fue declarado culpable del delito y condenado a muerte. En 1915, el gobernador de Georgia conmutó la sentencia de Frank a prisión perpetua debido a la falta de pruebas suficientes. Frank fue secuestrado de la prisión y linchado. A pesar del consenso entre los historiadores de que Frank era inocente, así como las corroboraciones de un testigo, los grupos de supremacía blanca continúan implicando a Frank en el asesinato de Phagan. El controvertido caso de Frank generó el resurgimiento del movimiento Ku Klux Klan; también jugó un papel en la creación de la Liga Anti-Difamación en 1913.
En la noche de Acción de Gracias de 1915, Joseph Simmons y 15 hombres se reunieron en la cima de Stone Mountain, cerca de Atlanta, Georgia. Con la cara iluminada por una cruz en llamas, declararon que el Ku Klux Klan había vuelto. Simmons, un médico de Atlanta y autoproclamado ministro, imaginó a este fraternal grupo de vigilantes como una orden para las élites, donde los hombres blancos ricos protegerían el honor de las mujeres blancas indefensas. El Klan sería, según Simmons, “Una orden con clase de la clase más alta, ‘ … HOMBRES REALES”.
Hasta ese momento, el Klan había concentrado sus esfuerzos en aterrorizar a los afroamericanos. El asesinato extrajudicial de Frank es el primer linchamiento antisemita conocido en el país. La narración era perfecta para el despertar del Klan: un judío próspero había asesinado a una niña blanca indefensa, y los georgianos blancos ricos lo habían llevado ante la justicia. En los años siguientes, los números del Klan aumentarían en aproximadamente cuatro millones a medida que pasaran de un grupo terrorista marginal centrado sólo en la “amenaza negra”, a una organización robusta con una visión más expansiva del odio que incluyera no solo a los negros, sino a los judíos, católicos, inmigrantes y comunistas, incorporando esta xenofobia organizada en el tejido de la vida estadounidense.
Leo Frank era un graduado de Cornell criado en Nueva York. En esa época, Atlanta estaba inundada de antisemitismo. Liderando la acusación contra Frank estaba el ex candidato populista a la vicepresidencia convertido en magnate de los medios, Tom Watson, quien despertó el antisemitismo en su periódico al representar a Frank como un judío codicioso y lujurioso con su “dinero ilimitado y poder invisible”. Otros periódicos hicieron lo mismo. En el juicio, una gran cantidad de mujeres fueron llevadas al estrado de los testigos. Jim Conley, un barrendero negro de la fábrica acusado del crimen en la escena, fue llevado como testigo. Argumentó que Frank había asesinado a Mary Phagan, que le gustaban las niñas y que lo había ayudado a llevar el cuerpo de Phagan al sótano. Dijo que había escrito las notas extrañas en las sábanas que envolvían el cadáver, esencialmente implicándose a petición de Frank.
El antisemitismo en Atlanta había alcanzado un punto álgido durante el juicio, por lo que Frank fue mantenido fuera de la sala del tribunal por su propia seguridad cuando se leyó el veredicto, en caso de que fuera encontrado inocente. Pero el jurado declaró por unanimidad a Frank culpable. Fue sentenciado a muerte. Aunque Leo Frank era inocente.
La sentencia fue conmutada a cadena perpetua después de que el gobernador de Georgia, John Slaton, revisara la evidencia. “Sería un asesino si permitiera que ese hombre sea colgado”, dijo. En respuesta, una mafia descendió a la casa de Slaton, que tuvo que ser dispersada por un grupo de policías y la guardia nacional.
Watson, el político convertido en magnate de los medios que dirigió la campaña de desprestigio contra Frank, pidió el linchamiento de Frank. En la noche del 17 de agosto de 1915, un grupo de hombres blancos ricos y bien conectados que se llamaban a sí mismos “Los Caballeros de Mary Phagan” llegaron a la Penitenciaría Estatal de Milledgeville. Probablemente con la ayuda de los guardias de la prisión, secuestraron a Frank, lo esposaron y condujeron a una granja en la cercana Marietta. Antes de atar a Frank de un árbol, le permitieron hablar. Con la soga alrededor del cuello, Frank dijo sus últimas palabras: “Pienso más en mi esposa y mi madre que en mi propia vida”.
Su muerte fue lenta. La cuerda no había sido lo suficientemente larga. Algunos de los mismos hombres que lincharon a Leo Frank fueron a Stone Mountain esa noche de Acción de Gracias unos meses después para quemar cruces y anunciar la segunda venida del Klan.
Los asesinos de Frank prosperaron. El fiscal en su juicio se convirtió en el gobernador de Georgia. Watson se convirtió en senador. Ahora se acepta ampliamente que Conley cometió el asesinato de Phagan. De hecho, el propio abogado de Conley había insistido después del juicio que era culpable y que Frank era inocente, una medida que terminó con su carrera. Frank fue indultado póstumamente en 1986 con el argumento de que el estado no lo había protegido de una mafia, sin ninguna declaración sobre su inocencia, aunque se acepta ampliamente que lo fue. En 2000, se publicó una lista de los linchadores que revelaba los numerosos nombres de la elite de Atlanta. La historia continúa…