Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎12 Tishri 5782 | ‎18/09/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (21ª parte): Sri Lanka

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (21ª parte): Sri Lanka

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – La presencia de Judíos en Sri Lanka es mencionada por el viajero musulmán Abu Za’id al-Hasan Sirāfī en el siglo IX, y en el siglo XII por el geógrafo musulmán Al Idrisi. Según este último, cuatro de los miembros del Consejo de 16 nombrados por el rey de Sri Lanka eran judíos. No se puede determinar el número de judíos que vivían allí, aunque un pasaje oscuro y dudoso en Benjamín de Tudela (de mediados del siglo XII) menciona a 3.000 individuos viviendo allí. Cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales se estableció en Sri Lanka, los judíos de la costa de Malabar pudieron haber ido allí con fines comerciales. Entre 1758 a 1760, Leopold Ij van Dort, un ex judío nacido en Holanda, fue profesor de hebreo en el Seminario Teológico Cristiano de Colombo. En 1809, mientras Sri Lanka estaba bajo el dominio británico, el presidente del Tribunal Supremo, Sir Alexander Johnston, estaba seriamente interesado en una inmigración a gran escala de judíos a Sri Lanka y presentó su proyecto al gobierno; sin embargo, no hubo ninguna acción posterior. Según el viajero J. Saphir, un pequeño grupo de judíos europeos liderados por los hermanos Wormser estableció una finca de café en las colinas sobre Kandy en 1841. No parece haber existido ninguna organización comunal judía en ninguna parte de Sri Lanka. Durante la era colonial, Ceilán fue un refugio seguro para los extranjeros en general, especialmente para los emigrados, misioneros, comerciantes, idealistas y migrantes en busca de asilo que surgieron de todas partes del mundo para establecer asentamientos permanentes en esa isla bañada por el sol. Entre los que buscaron refugio en Ceilán, estaban los judíos. Aunque la gran mayoría de ellos eran militares y comerciantes judíos no observantes de la Europa continental, también hubo un número significativo de intelectuales y emigrados judíos que se establecieron en la isla.

La más famosa de ellas fue Marie Musaeus Higgins, una pedagoga judía alemana, en cuya memoria se nombró el Musaeus College Colombo. Asimismo, el fundador de la Sociedad de Publicaciones Budistas de Ceilán, el Venerable Nyanaponika Mahathera (nacido Siegmund Feniger), era un judío alemán que fue ordenado como monje budista en Island Hermitage, Dodanduwa. Por sorprendente que parezca, dos de los principales jueces de Ceilán eran judíos, a saber, Sir Sidney Abrahams y Sir Alan Rose. El primer profesor de Lenguas Europeas Modernas en la Universidad de Ceilán fue el Dr. Vally Reich, un refugiado judío austriaco de Londres. De hecho, un plantador judío alemán llamado Maurice Benedict de Worms, conocido legendariamente como el “desarrollador de Ceilán”, trajo las primeras plántulas de té de China en septiembre de 1841 y formó un vivero de ellas en su finca en Pusellawa. Incluso había una sinagoga judía en Steuart Place, Colpetty (frente al Cinnamon Grand Hotel) que fue utilizada por militares judíos en el ejército británico. Lamentablemente, el antiguo edificio fue arrasado en algún momento de los años sesenta, para dejar espacio al Sasakawa Hall. La carretera Rotunda Gardens de Colpetty y un pequeño número de lápidas con inscripciones en hebreo e ídish en el cementerio de Kanatte (Borella) son todo lo que queda para conmemorar a los judíos que vivían en el Ceilán colonial.

Después de que Ceilán obtuvo su independencia en 1948, y tras el establecimiento del Estado de Israel, la mayoría de los judíos que vivían en Ceilán se fueron a mediados de los 50 a Israel. Solo un puñado de judías que estaban casadas con burgueses ceiloneses, cingaleses y malayos permanecieron en la isla. La poetisa Anne Ranasinghe (nacida Anneliese Katz), que murió a los 91 años en diciembre de 2016 en su residencia en Rosmead Place, Colombo, fue la última “judía de Sri Lanka” de pura sangre. En el siglo XII, comerciantes judíos como David Maimónides (hermano de Moisés), tenían una ruta por la que circulaban entre Adén-Ceilán para las especias como la canela. Su historia después del siglo XII permaneció envuelta en misterio llena de preguntas sin respuesta. Sin embargo, algunos historiadores suponen que la mayoría de los judíos abandonaron Ceilán y se unieron a los judíos de Cochín en el siglo XVI, porque fueron perseguidos y martirizados por los conquistadores portugueses por su negativa a convertirse al catolicismo. Cuando Portugal estableció una base en Asia y Brasil, muchos criptojudíos se alistaron voluntariamente para servir como soldados en cualquiera de las bases coloniales de Portugal, principalmente para escapar de las persecuciones religiosas y la opresión en la península. Según los expedientes de servicio y los registros de alistamiento, es evidente que los marranos acompañaron a los colonizadores portugueses a Ceilán, lo demuestran apellidos tales como De Fonseka, Rodrigo (Rodrigues), Nunes, Pereira, Mendes (Mendo), Fernandes, Miranda, Costa, Dias, Pinto, Cardoso y Silveira. Por esta razón, historiadores como Fiona Kumari Campbell opinan que burgueses portugueses y algunos cingaleses de las tierras bajas podrían tener antecedentes judíos. Al igual que los marranos ibéricos, los judíos de Holanda, Alemania, Francia y Bélgica también buscaron empleo en los enclaves coloniales de Asia y África al unirse a la VOC holandesa. Leopard lH Van Dort, un judío holandés, era profesor de hebreo en Colombo en el Christian Theological Seminary. Tradujo el Sagrado Corán al hebreo, mantuvo fuertes amistades con los judíos de Cochín y tradujo sus pergaminos ininteligibles al hebreo. Según JB Müller, los burgueses holandeses tienen raíces judías, ya que muchos de ellos llevan apellidos “sefardíes”. Altendorff, Anderson, Arndt, Daniels, de Jong, Ephraums, Felsinger, Joseph, Kalenberg, Kellar, Koch, Leembruggen, Landsberger, Martensteyn, Martin, Meier, Nicholas, Nagel, Oppenheimer, Oorloff, Reimers, Runtsdorff, Rose, Scharff, Schneider, Schumacher, Smith, Van Dort, Werkmeister y Willenberg, por nombrar algunos. Sin embargo, muchos han expresado dudas sobre la veracidad de las afirmaciones de Müller.

En el siglo XIX y principios del XX, la afluencia de judíos a Ceilán y la India aumentó, gracias a la actitud ambivalente de los británicos hacia la población judía. Los judíos que vivían en Ceilán prosperaron bajo la benévola sombra del dominio británico. En 1809, el presidente del Tribunal Supremo y abogado fiscal de Ceilán, Sir Alexander Johnston, quería persuadir a los judíos de África y Asia para que formaran asentamientos en Ceilán. Incluso presentó su propuesta al Marqués de Londonderry, el Secretario de Estado para las Colonias, pero fue en vano. De hecho, dos de los principales jueces de Ceilán eran judíos, a saber, Sir Sidney Abrahams y Sir Alan Rose. Sir Sidney Abrahams fundó y presidió la Sociedad Médico-Legal de Ceilán y cuando el gobernador general, Lord Soulbury se encontraba en Inglaterra con una breve licencia, sir Alan Rose se desempeñó como gobernador general interino de Ceilán. Los judíos también ocupaban altos cargos dentro de la administración pública, siendo el más notable de ellos Leonard Woolf (esposo de la autora Virginia Wolf), quien se desempeñó como agente asistente del gobierno en Hambantota. Leonard, además de ser un funcionario eminente, también fue un escritor prolífico, de hecho, su famosa novela ‘Village in the Jungle’ se basó en sus escapadas en el distrito de Hambantota. Algunos de los judíos notables que prestaron servicios a la Universidad de Ceilán incluyen a la psicóloga clínica Dra. Edith Gyomroi Ludowyk, el productor teatral Neumann Jubal y el Dr. Vally Reich. El Dr. Albersheim, un refugiado judío alemán, se encontraba entre los mejores cirujanos dentales de la época. Los judíos también participaron activamente en la política local. Rhoda Miller de Silva, Heidi Simon Keuneman, la Dra. Edith Gyomroi Ludowyk y Claudine Leibovitz, por nombrar algunas. Un banquero judío llamado W. Cohen estableció y dirigió una sucursal de Mercantile Bank en Ceilán. Curiosamente, muchos de los primeros proyectos de Geoffrey Bawa se llevaron a cabo con un judío llamado Ulrik Plesner, que fue uno de los arquitectos de primer nivel en la década de 1960. La Capilla del Buen Pastor, Bandarawela (1962), Bishops College, Colombo (1963), Ekala Industrial Estate, Ja Ela (1959-1960) y la Escuela Preparatoria de S. Thomas son algunas de las mejores creaciones de Bawa-Plesner.

De todas las profesiones en las que sobresalían los judíos, el comercio, el comercio del té y la banca eran los más destacados. Los hermanos judíos alemanes, Maurice, Gabriel y el barón Solomon de Worms fueron los pioneros que pusieron el té de Ceilán en el mapa. Poseían algunas de las plantaciones de café más grandes y mejor cultivadas de la isla y los de Worms prosperaron gracias al comercio de café con Europa. Pero después de la gran plaga del café en 1869, replantaron sus propiedades con té. Construyeron una de las plantaciones de té más grandes de la isla, conocida como Rothschild Estate, que lleva el nombre de su abuelo materno, Mayer Amschel Rothschild, fundador de la dinastía bancaria Rothschild. En la década de 1860, los de Worms poseían unas doce propiedades en toda la isla, con un total de más de 7000 acres, ampliamente esparcidas por la provincia central de la isla. También eran dueños de una exitosa empresa de transporte y banca conocida como G. & MB Worms, con sede en 19, Baillie Street, Colombo, cuyo depósito estaba en Grandpass. En 1847, Gabriel de Worms se presentó como miembro del Consejo Legislativo de Ceilán, pero a pesar de ser elegido, se le negó su escaño debido a su fe judía. Como filatelistas ardientes, construyeron algunas colecciones espectaculares y celebradas de los tesoros filatélicos más grandes del mundo. Los de Worms dejaron Ceilán en 1865, pero la finca Rothschild aún florece con el mismo nombre. Además de de Worms, había un puñado de otros plantadores judíos que poseían propiedades en Ceilán, en particular AC Meyer, que estableció Tientsin en Dickoya, Antoine Joseph Van der Poorten, un judío flamenco que se convirtió en el primer cónsul de Bélgica en Ceilán, y Elias David. Sassoon, quien fundó lo que se convirtió en Sassoon Bank: y esta historia continuó…