Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎21 Tishri 5782 | ‎27/09/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (8ª parte): judíos en la China moderna

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (8ª parte): judíos en la China moderna

MILÍM: LA DISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – “Somos una organización dirigida por estudiantes que tiene como objetivo proteger y preservar la historia y el legado de los judíos en China y compartirlo con personas de todo el mundo”. Este es un texto de un sitio que pertenece a una organización de estudiantes chinos de origen judío. Me pareció muy interesante y en algunos casos erróneas algunas de sus afirmaciones, como es la de que “los judíos chinos son descendientes de los judíos chinos Han y sefardíes que emigraron a China hace miles de años”. Los judíos sefaradíes en ningún caso llegan a acumular miles de años en su pasado. Pero continuamos con este relato: “Residen a orillas del río Amarillo, en la cuna de una gran civilización, pero desconocida para la mayoría de la gente. Cuentan con una larga línea de ascendencia, desde antepasados que huyeron de la persecución romana durante la dinastía Han hasta antepasados comerciantes que cruzaron la Ruta de la Seda durante la dinastía Tang cuando los judíos encontraron un nuevo hogar en China. A lo largo de una larga historia de incidentes y grandes problemas, esta gente de inmensa perseverancia e ingenio se congregó tanto como les fue posible para apoyarse mutuamente en su nuevo hogar. Si bien finalmente adoptaron las costumbres chinas como una necesidad para la supervivencia, lucharon duro para mantener su estilo de vida judío. Después de siglos de matrimonios mixtos y milenios de asimilación, estos hijos de Abraham y Sara, esculpidos por las enseñanzas de Confucio y Lao Tse, emergieron con una identidad y una cultura que es exclusivamente suya, inexistente en ningún otro lugar del mundo. Esta ocurrencia es excepcionalmente rara y absolutamente significativa”.

“Los judíos chinos es una iniciativa dirigida por estudiantes. Creemos que la herencia cultural es el legado de nuestros antepasados y el presente que damos a nuestros hijos. Es un patrimonio histórico que hemos guardado para no olvidar todo lo que hemos pasado y todo lo que somos. Es una de las posesiones más valiosas de nuestra humanidad compartida. Trabajamos para proteger y preservar el patrimonio cultural de los judíos chinos y compartirlo con personas de todo el mundo. También nuestro objetivo es combatir el mal de la intolerancia compartiendo la historia única de los judíos chinos. Son la encarnación perfecta de la coexistencia pacífica de dos grandes civilizaciones antiguas, durante miles de años. Trabajamos para difundir la belleza y la completa accesibilidad de la convivencia armoniosa”.

China moderna

En China, los judíos siempre han encontrado un lugar seguro frente al antisemitismo generalizado que se encuentra en otras partes del mundo. Las principales religiones de China, el budismo, el taoísmo y el confucianismo, son todas escuelas de pensamiento y prácticas filosóficas que no tienen conflictos de intereses con el judaísmo, como lo hicieron el cristianismo y el Islam en Occidente. Además, los judíos pudieron vivir en armonía con los chinos gracias a valores compartidos, como el énfasis puesto en la educación y el respeto por los ancianos (piedad filial y ‘honra a tu padre y a tu madre’). Hoy comparten aún más. Tanto los chinos como los judíos experimentaron un sufrimiento insondable durante la Segunda Guerra Mundial: seis millones de judíos murieron en manos de los nazis, mientras que 35 millones de chinos murieron en manos de los japoneses. A menudo se dice que la historia de la China moderna tuvo su origen a principios de la Primera Guerra del Opio, cuando China se vio obligada a abrir sus puertas al comercio internacional. Por lo tanto, los judíos que emigraron a China después de la guerra pueden considerarse judíos modernos en China. Los judíos que llegaron a China (Kaifeng, en particular) antes de la Primera Guerra del Opio son físicamente indistinguibles de sus vecinos Han debido a generaciones de matrimonios mixtos. Sin embargo, los judíos que llegaron a China después de la Primera Guerra del Opio no se casaron entre sí y, por lo tanto, siguieron siendo étnicamente diferentes de los ciudadanos chinos Han. Esta nueva ola de judíos durante el Iluminismo de hecho se acercó a sus hermanos judíos en Kaifeng, con la esperanza de ayudarlos a redescubrir su herencia y reconectarse con sus raíces judías. La categoría de judíos que ingresaron a la China moderna se puede dividir en tres oleadas. La primera ola estuvo compuesta por judíos sefardíes que vinieron de Irak e India para ganar riqueza y crear imperios comerciales; la siguiente ola fueron los judíos ashkenazíes que, buscando escapar de la zona de los asentamientos y la atmósfera antisemita de la dinastía Romanov, viajaron hacia el este y terminaron en China; finalmente, vino otra ola de judíos ashkenazíes que, de manera similar, buscaron refugio del antisemitismo: estos judíos estaban huyendo del nazismo.

La primera ola de inmigrantes judíos a la China moderna fueron los judíos sefardíes de Irak e India. Su historia está estrechamente relacionada con la de la familia Sassoon. David Sassoon, banquero de Bagdad entre 1817 y 1829, se mudó de Bagdad a Bombay en 1832. Más tarde se convirtió en el líder de la comunidad judía Bagdadi en Bombay. Como ciudadanos británicos, la familia disfrutó de la exención de las leyes chinas y pronto se convirtió en protagonista dominante en el comercio de algodón y opio. Después del Tratado de Nanking, David Sassoon envió a sus hijos a los puertos del tratado recién abiertos (Xiamen, Fuzhou, Ningbo y Shanghai) que, como nuevos puestos de avanzada coloniales, estaban sujetos a tasas impositivas más bajas, menos competencia y menos prejuicios. El hijo mayor de David Sassoon, Abdullah Sassoon, permaneció en Bombay para supervisar el negocio existente de la familia. El segundo hijo, Elias Sassoon, se mudó a Shanghai en 1850 con la esperanza de triunfar en el Lejano Oriente. La familia hizo una gran fortuna exportando opio producido en la India a China a cambio de té, seda y otros productos básicos, que luego fueron enviados a Inglaterra. En la década de 1870, la familia Sassoon era el principal importador de opio en China. Con extrema previsión, también compraron tierras a precios increíblemente bajos; cuando el precio subió en las décadas siguientes, la familia Sassoon cosechó grandes beneficios económicos. En 1921, los Sassoon construyeron la sinagoga Ohel Rachel (拉 结 会堂) con una capacidad para 700 personas. Dentro se colocaron treinta rollos de la Torá. El complejo incluía una biblioteca, un parque infantil y un baño ritual. Reemplazó a la Sinagoga Beth El, que fue construida en 1887. Y esta historia continúa…