Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎16 Nisan 5779 | ‎21/04/2019

Scroll to top

Top

El origen de los apellidos Arévalo, Buzali, Carrasco y Cattan

El origen de los apellidos Arévalo, Buzali, Carrasco y Cattan

HUELLAS – Desde casi los inicios de Radio Sefarad hemos recibido cientos de consultas acerca del posible origen judío de muchos apellidos, a los que ha investigado el experto Manuel Sanvicente. Estas son sus conclusiones acerca de Arévalo, Buzali, Carrasco y Cattan.

ARÉVALO
Castellano y de la villa del mismo nombre. Llevado por diferentes familias. Aparece profusamente en la importante judería de Arévalo, hasta tal punto que algunos tratadistas consideran Arévalo apellido de conversos. Luís de Arévalo, de profesión escribano y vecino de Almuñecar, penitenciado por la Inquisición en el año 1567. Apellido de conversos en la iglesia y penitenciados en las listas de la Inquisición. En la actualidad sólo la familia sefardí de los González de Arévalo conservan este sobrenombre. Figura destacada el historiador de finales del siglo XV Josef ben Zaddic de Arévalo.

BUZALI
Este apellido es un derivado de Bouzaglo o Buzaglo que en lengua árabe significa de forma literal “el hombre de la percha”, haciendo referencia a quien las vende o fabrica. Por este motivo no se encuentra información en ningún buscador sobre su origen y significado. En Francia, Portugal y Brasil aparece como Bouzali. Extendido por Oriente Medio, Israel, Argentina, México y Estados Unidos.

CARRASCO
Repartido por España. Del sustantivo carrasca -coscoja-, pequeña encina que en castellano antiguo recibía el nombre de carrasco. Origen del topónimo Carrasco en Salamanca, Toledo y otros lugares. Apellido de la judería de Toledo y de numerosos conversos que en México fueron acusados de judaizantes. Juan Carrasco de Madrid, monje agustino, se convirtió al judaísmo en Holanda. Otro Juan Carrasco, de familia conversa, retornó a la fe mosaica, escribiendo como su homónimo anteriormente citado una apología del judaísmo.

CATTAN
De los hispanojudíos, en lengua hebrea tiene el significado de “chiquito, pequeño”, parecido al francés Petit. Algunas variantes encontradas son Catan, Kattan y Qatan. Con frecuencia es confundido con apellidos de otros países y otras lenguas incluso en su etimología por estudiosos de la antroponimia. Considerado antiguo apellido de los judíos de Marruecos y Monastir. Actualmente se encuentra en diferentes lugares del mundo, sobre todo en Francia y Panamá.