Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎14 Av 5782 | ‎11/08/2022

Scroll to top

Top

Juana Bormann, «la mujer de los perros»

MUJERES EN EL HOLOCAUSTO: ÁNGELES Y DEMONIOS,  CON ROSA DUQUE – Analizamos otro verdadero demonio en la tierra. Una mujer que, con extrema crueldad, acababa su jornada laboral añadiendo a su lista de asesinados entre 50 y 500 víctimas más. Nuestra nueva protagonista es Juana Bormann.

“Cuando no obedecían las órdenes o lo que les había dicho que hicieran, les golpeaba en la cara o les daba un bofetón en las orejas, pero nunca de una forma que les saltasen los dientes”.

Con estas declaraciones, proferidas personalmente por Bormann, pueden comenzar a hacerse una idea de la personalidad que caracterizaba a esta enigmática mujer. Y digo enigmática, sobre todo, por sus orígenes, de los que no hay constancia alguna de padres, hermanos ni ninguna otra familia. Lo que sí que es incontestable es que Juana nació el diez de septiembre de 1893 y que su primer contacto con el oscuro mundo de las SS fue en 1938, cuando deja el sanatorio donde trabajaba para alistarse como trabajadora civil en el campo de concentración de Lichtenburg, Alemania.
A partir de entonces, comenzaría su maquiavélica carrera, cuyos destinos fueron campos tan reconocidos como los de Ravensbrück, Auschwitz-Birkenau y Bergen Belsen. Unas localizaciones, en las que coincidió con viejas conocidas para nosotros como son María Mandel o Irma Gresse.
Si por algo llama la atención su historia es por el uso que hacía Juana de su fiel pastor alemán, a quien alentaba no solo para que atacara a los presos que tenía a su cargo, sino para que les despedazara y los atacara hasta ocasionarles la muerte.

Bormann, finalmente, y tras años de ejercer una violencia desmedida, totalmente sádica y sin ningún tipo de límite, vería concluida su trayectoria en abril 1945, cuando las tropas británicas liberaron el campo de concentración de Bergen Belsen, último de los campos en el que “la mujer de los perros” sembró su propio terror.

Finalmente, Juana sería juzgada y posteriormente sentenciada a morir en la horca, uniendo su destino al de la que fue, en vida, una de sus pocas amigas dentro del mundo del nazismo Irma Gresse. Ambas morirían el 13 de diciembre de 1945 en Hamelín, Alemania.

Rosa Duque

Contenidos adicionales
Libro : Mónica G. Álvarez. (2012). Guardianas nazis: el lado femenino del mal. Edaf.
Página web: Juana Bormann. (2018). Wikiwand.
Documental: DESERVED Execution of Johanna Bormann – Nazi Guard – Belsen Trial – World War 2 – 1945. (2022, 23 enero)