Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎15 Kislev 5780 | ‎12/12/2019

Scroll to top

Top

“La deuda (The Debt)” (2011), de John Madden (EE.UU.)

“La deuda (The Debt)” (2011), de John Madden (EE.UU.)

FILMOTECA, CON DANIELA ROSENFELD –

Guión: Matthew Vaughn, Jane Goldman, Peter Straughan. Reparto: Sam Worthington, Helen Mirren, Ciarán Hinds, Tom Wilkinson, Marton Csokas, Jessica Chastain, Jesper Christensen, Adar Beck, Romi Aboulafia, Nitzan Sharron

“La deuda” es un remake de la película israelí “Ha-hov” (2007), escrita por Assaf Bernstein e Ido Rosenblum. La película se inicia en 1997. Rachel Singer (Helen Mirren), Stephen Gold (Tom Wilkinson) y David Peretz (Ciarán Hinds) son tres agentes del Mossad retirados que gozan de gran prestigio social por haber liderado en el pasado una misión en la que lograron capturar y matar a un criminal de guerra nazi apodado “El Cirujano de Birkenau” (Jesper Christensen). Sin embargo, sus conciencias no están tranquilas. Algo de ese pasado que ha servido para glorificarlos y convertirlos en héroes, los mortifica y los condena a volver una y otra vez a él. Sus vidas, de alguna manera, quedaron marcadas por esos acontecimientos que ahora afloran para desvelar su verdadero rostro. La deuda, narra a través de un largo flashback (que se convierte en el núcleo del film), la operación que llevaron a cabo los tres juntos durante su juventud en Berlín Oriental, las tensiones emocionales que surgieron entre ellos y la relación que mantuvieron con el monstruo nazi durante su cautiverio.
La película habla de un remordimiento, de un peso vital. Por eso, oscila todo el tiempo entre los meses de la operación y 1997, cuando un hecho inesperado vuelve a poner en contacto a los tres miembros del comando. El director, John Madden, sostiene la intriga con giros dramáticos y narrativos, mientras dibuja a sus personajes de manera sutil y precisa, de forma que su comportamiento es coherente y se explica gracias a su carácter. Son individuos que han sacrificado sus vidas por su país desde la juventud, que se han enfrentado de distinta manera a la verdad de Birkenau y la de aquel Berlín de 1965, que han mantenido una lucha enconada consigo mismos durante treinta años, que se debaten entre la justicia social y la venganza, entre la leyenda y la verdad, entre el amor y la mentira sobre la que han edificado sus vidas.
Rodada entre Londres (los interiores son decorados recreados en los estudios de la Ealing), Budapest, donde se simula el Berlín Este de los sesenta, y Tel Aviv, siendo uno de los pocos rodajes autorizados en Israel, La deuda hace una recreación verosímil de la época, de la tristeza y las carencias de la situación histórica, en la que las heridas de la guerra se mantenían abiertas.