Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎4 Tevet 5779 | ‎12/12/2018

Scroll to top

Top

El vínculo de pertenencia que nunca debimos perder, con el Ministro de Justicia, Rafael Catalá

El vínculo de pertenencia que nunca debimos perder, con el Ministro de Justicia, Rafael Catalá


DE ACTUALIDAD – Estuvimos presentes en el último acto de la Ley de Nacionalidad para Sefardíes y hablamos en exclusiva con el Ministro de Justicia español que impulsa este histórico proyecto. A continuación reproducimos, además, el comunicado que ha elaborado a tal efecto la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE).

La Federación de Comunidades Judías de España se congratula por la aprobación de la Ley que otorga la nacionalidad española a los descendientes de los sefardíes

Madrid, 11 de junio de 2015

La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), entidad que representa oficialmente a las comunidades judías de nuestro país, manifiesta su agradecimiento hacia el Gobierno por haber desarrollado esta iniciativa legislativa y a las Cortes Generales por haberla admitido a trámite y haber permitido que alcanzara el rango de Ley.
Las comunidades sefardíes de la diáspora son el fruto de una sucesión de acontecimientos históricos que deben ser calificados como injustos y dolorosos y que culminan con el Edicto de Expulsión de 1492.
Contrariamente a lo que cabría pensar, los descendientes de los expulsados no abrigaron sentimientos de odio o de rencor sino, más bien al contrario, cultivaron un profundo amor hacia la tierra que les vio partir y una intensa fidelidad hacia la tradición y la lengua que recibieron de sus mayores.
Hoy se inicia una nueva etapa en la Historia de la relación entre España y el Mundo Judío; un nuevo periodo de reencuentro, de diálogo y de concordia que reintegra plenamente a una de las ramas de la nación española que, en su día, fue injustamente arrancada.
Se hacen por fin realidad las palabras que S.M. el Rey Don Juan Carlos I pronunció en la Sinagoga de Madrid el día 31 de marzo de 1992 cuando se cumplía el V Centenario del Edicto de Expulsión: “Sefarad no es ya una nostalgia sino un hogar en el que no debe decirse que los judíos se sienten como en su propia casa porque los hispano judíos están en su propia casa”.