Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎1 Nisan 5777 | ‎28/03/2017

Scroll to top

Top

“Kaplan” (2014), de Álvaro Brechner (Alemania – España)

“Kaplan” (2014), de Álvaro Brechner (Alemania – España)

FILMOTECA, CON DANIELA ROSENFELD –

Guion: Álvaro Brechner. Reparto: Héctor Noguera, Néstor Guzzini, Rolf Becker, Nidia Telles. Premios: Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz, Mejor Actor: Héctor Noguera, Néstor Guzzini. Festival de Cine Latinoamericano de Huelva: Mejor guión. Festival de Cine de Mar del Plata: Mejor Filme Latinoamericano.

El filme nos cuenta la historia de Jacobo Kaplan, un veterano judío que tras la Segunda Guerra Mundial huyó a Sudamérica. Descontento con su nuevo rabino, su comunidad, su familia y en general su vida, y temeroso de morir y no ser recordado, Jacobo, de casi 80 años, decide, con la ayuda de un policía retirado llamado Wilson Contreras, dar un giro a su vida. Se embarcará en una aventura singular: capturar a un viejo alemán propietario de un restaurante, del cual está convencido de que es un antiguo oficial nazi. Su objetivo es secuestrarlo y llevarlo a Israel.
Jacobo Kaplan (Héctor Noguera) y Rebeca llevan 50 años de casados, viven en Montevideo sin más ocupación que envejecer casi por inercia. Pero la Historia siempre vuelve…y Jacobo, se propone dar un vuelco a su vida, haciendo honor a su nombre de patriarca bíblico, a quien le “espera un destino excepcional”. Harto de su familia y su comunidad, a los 76 años descubre por televisión una historia de nazis escondidos. Y gracias a su nieta se entera que un alemán, que posiblemente sea un nazi, tiene un chiringuito en la playa. Kaplan decide perseguir a este supuesto ex oficial con la idea de llevarlo a Israel para que lo juzguen. La misión de Kaplan es quijotesca, y cuenta con su Sancho Panza particular: Wilson Contreras (Néstor Guzzini), un ex policía caído en desgracia a quien la familia de Kaplan ha contratado como su chofer y cuidador. Kaplan convence a Wilson para que se una a su misión sin mucho esfuerzo. Separado de su familia y enganchando la mayor parte del día del alcohol, Wilson se deja tentar por la débil posibilidad de recuperar su honor.
Kaplan se dedica a estudiar a fondo el arresto de Adolf Eichmann en Argentina, mientras sueña con ser el nuevo Wiesenthal y capturar al alemán (apellidado, desafortunadamente, “Reich”) para luego transportarlo personalmente a Israel. La fantasía es ridícula, y da pie a situaciones hilarantes. Paralelamente, Brechner va trazando un retrato costumbrista de la comunidad judía uruguaya, con sus prejuicios, vicios y virtudes. También describe la idiosincrasia de la familia que han formado Jacobo y Rebeca. Y se detiene con especial dedicación en la figura del ex policía y su propio contexto familiar. La propuesta de Brechner está impregnada de un humor sutil y melancólico, mostrando a los personajes con sus defectos y miserias, pero también su lado humano y noble. Una fórmula que da como resultado un producto entrañable, no exento de emoción y profunda humanidad.
El dúo protagonista, Jacobo Kaplan y el ex policía Contreras, logra una excelente química entre ellos, alcanzando momentos verdaderamente graciosos que no eluden la sensibilidad, potenciando cada personaje el delirio del otro y metiéndose siempre en problemas disparatados. El final deja un sabor agridulce en el espectador, porque volver a la realidad tiene un costo que tanto Jacobo como Contreras tendrán que asumir.