Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎27 Adar 5777 | ‎25/03/2017

Scroll to top

Top

Salmo 88: la llamada de un enfermo

Salmo 88: la llamada de un enfermo

HABLEMOS DE LA BIBLIA, CON IRIT GREEN – Señor, ¿por qué me desprecias?
Cántico y salmo de los hijos de Coré. Del maestro de coro, para la enfermedad. Instrucción de Hemán el ezrahíta, para ser entonada.
Señor, mi Dios y Salvador,
día y noche te pido ayuda,
¡acepta mi oración!,
¡atiende a mi plegaria!
Tanto es el mal que ha caído sobre mí,
que me encuentro al borde de la muerte;
¡ya me pueden contar entre los muertos,
pues me he quedado sin fuerzas!
Estoy abandonado entre difuntos;
soy como los que han muerto en combate
y ya han sido enterrados;
como los que han perdido tu protección
y ya han sido olvidados por ti.
Me has echado en lo más hondo del hoyo,
en lugares oscuros y profundos.
Has descargado tu enojo sobre mí,
¡me has hundido bajo el peso de tus olas!
Has hecho que mis amigos me abandonen;
me has hecho insoportable para ellos.
¡Soy como un preso que no puede escapar!
De tanto llorar me estoy quedando ciego.
¡Todos los días clamo a ti, Señor,
y a ti levanto las manos!
¿Acaso harás milagros por los muertos?
¿Acaso podrán los muertos darte gracias?
¿Acaso se hablará de tu verdad y de tu amor
en el sepulcro, en el reino de la muerte?
En las sombras de la muerte, donde todo se olvida,
¿habrá quién reconozca tu rectitud y maravillas?
Pero yo, Señor, a ti clamo;
de mañana elevo a ti mi oración.
¿Por qué me desprecias, Señor?
¿Por qué te escondes de mí?
Desde los días de mi juventud
he estado afligido y al borde de la muerte;
he soportado cosas terribles de tu parte,
y ya no puedo más.
Tu furor terrible ha pasado sobre mí,
y me ha vencido;
me rodea por completo a todas horas,
como una inundación.
Has alejado de mí amigos y compañeros,
y ahora sólo tengo amistad con las tinieblas.