Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎7 Av 5778 | ‎19/07/2018

Scroll to top

Top

Szeryng, solista bajo Dorati, del Concierto para violín de Schumann

Szeryng, solista bajo Dorati, del Concierto para violín de Schumann

MÚSICA CLÁSICA – La semana pasada iniciamos este breve homenaje a los 30 años de la muerte un 3 de marzo de 1988 del violinista polaco-mexicano Henryk Szeryng, nacido hace un siglo cerca de Varsovia. Hablamos entonces de sus primeros pasos y estudios en Berlín y París, hasta que en uno de sus conciertos para las tropas aliadas llegó a México, y aceptó la oferta para quedarse. Allí conoció a su compatriota y pianista Arthur Rubinstein, con quien trabó una profunda amistad y comenzó a trabajar para la UNESCO, convirtiéndose en 1970 en el primer artista en viajar con pasaporte diplomático. Fue uno de los violinistas que mayor número de grabaciones ha realizado en la historia de la producción musical, con más de 40 años de carrera discográfica y a él debemos, entre otros, el redescubrimiento del Concierto para violín n°3 de Paganini y estrenos como los del Concierto “mexicano” de Chávez, el Concierto cubano de Csonka, los conciertos para violín de Manuel Ponce, y otras muchas obras compuestas para él por los mejores músicos de su época, además de incursionar él mismo en la composición. Falleció repentinamente durante una gira por Alemania.
La obra que escucharemos, el Concierto en re menor de Robert Schumann, también fue un redescubrimiento. Se compuso en 1853 para ser estrenada por otro magnífico violinista judío húngaro, Joseph Joachim. Pero al año siguiente Schumann intentó suicidarse y fue internado, por lo que Joachim conservó la partitura pero no se atrevió a estrenarla por sospechar que fuera resultado de su enfermedad mental. Joachim donó el manuscrito a una biblioteca de Berlín con la condición de que no se tocase hasta pasado un siglo de la muerte de su autor en 1856. Sin embargo, en 1933, durante una sesión de espiritismo en Londres la violinista Jelly d’Arányi dijo escuchar la voz de Schumann ordenándole que la toque en público. La oiremos interpretada por Henryk Szeryng en una grabación de 1964 con Antal Dorati al frente de la London Symphony, siendo sus movimientos En un ritmo fuerte no demasiado rápido, Lento y Animado pero no rápido