Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎17 Sivan 5779 | ‎19/06/2019

Scroll to top

Top

Camino a Occidente (10ª parte): la salida del Imperio Zarista

Camino a Occidente (10ª parte): la salida del Imperio Zarista

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Hasta su caída en febrero de 1917, el Imperio ruso también limitó el derecho de los judíos a trasladarse a regiones del interior. Durante la primera mitad del siglo XIX, los judíos de las provincias lituanas y bielorrusas (noroccidentales) de la Zona de Residencia emigraron a Novorossiia, incluida Bessarabia y Ucrania. Como regla general, estos movimientos fueron motivados por necesidades económicas. Desde la segunda mitad del siglo XIX hasta principios del siglo XX, las perspectivas económicas estimularon la migración interna de judíos de las provincias del noroeste y sudoeste de la Zona de Residencia a Novorossiia, así como a las provincias del interior de Rusia y al Reino de Polonia, que se estaba convirtiendo en una de las áreas urbanas más dinámicas y activas en lo económico.
Antes de las reformas del zar Alejandro II, los judíos tenían el derecho de asentarse de forma permanente fuera de Zona de Residencia, en Estonia, Letonia y el Cáucaso, es decir, en aquellas regiones donde las comunidades judías habían existido antes de su anexión al Imperio Ruso. Antes de la Primera Guerra Mundial, sólo alrededor del 6 por ciento de la población judía de la parte europea del Imperio Ruso residía legalmente fuera de Zona de Residencia. Los judíos que lograron establecerse ilegalmente fuera de sus límites estaban sometidos a expulsiones periódicas. Incluso dentro de la Zona, las limitaciones se colocaron periódicamente en el derecho de los judíos a residir en áreas rurales, en la zona a lo largo de la frontera y en ciertas ciudades. Los judíos de la Polonia prusiana constituyeron una gran proporción de emigrantes judíos de los estados alemanes a los Estados Unidos durante las primeras seis décadas del siglo XIX. Entre 1820 y 1870, unos 20.000 judíos galizianos también emigraron a los Estados Unidos, junto con unos 10.000 del Imperio ruso.
A partir del último tercio del siglo XIX, la emigración judía de Europa del Este asumió proporciones masivas. La emigración fue estimulada por una variedad de factores: los efectos adversos de la rápida modernización en la sociedad judía tradicional, la profundización de la crisis socioeconómica, la atracción económica de los Estados Unidos y la intensificación del antisemitismo. El número de judíos que emigran de Rusia entre 1903 y 1914 fue tan grande que superó su tasa de crecimiento natural.
Desde 1871 hasta 1880, alrededor de 70.000 judíos emigraron de Europa del Este, incluyendo 15.000-20.000 del Imperio Ruso, un aumento dramático en décadas anteriores que fue eclipsado por desarrollos posteriores. De 1881 a 1900, más de 760.000 judíos abandonaron Europa del Este, y en el período de 1901 a 1914, aproximadamente 1,6 millones de judíos migraron. La gran mayoría partió del Imperio Ruso (unos 2 millones) y Galizia (350.000). En total, antes de la Primera Guerra Mundial, unos 3.5 millones de emigrantes judíos de Europa del Este y sus descendientes se establecieron fuera de Europa del Este. Se fueron principalmente a los Estados Unidos pero también a la parte asiática del Imperio ruso, a Austria, Hungría, Rumania, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Argentina, Canadá, Sudáfrica y Palestina, aunque en casi todos los países se podían encontrar grupos más pequeños. El asentamiento de los judíos en Palestina fue diferente porque estaba motivado por factores ideológicos junto con factores económicos. Sin embargo, antes de la Primera Guerra Mundial, Palestina atraía a menos del 2 por ciento de todos los emigrantes judíos. Y esta historia continuará…