Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎18 Tishri 5780 | ‎17/10/2019

Scroll to top

Top

Camino a Occidente (21ª parte): Haym Solomon, y su participación en la Independencia estadounidense

Camino a Occidente (21ª parte): Haym Solomon, y su participación en la Independencia estadounidense

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – La historia de los judíos en los Estados Unidos en sus inicios contó con la presencia de algunos individuos muy destacados, algunos de ellos sefaradíes y otros ashkenazíes, provenientes de las tierras del antiguo Imperio Germánico. Tal fue el caso de Haym Solomon, que nació en Lissa, Polonia, en 1740. Recorrió el continente europeo en la región occidental y luego pasó a Inglaterra. Esto le permitió adquirir el conocimiento de varias lenguas que llegó a hablar con fluidez y le facilitó la posibilidad de hacer negocios y relaciones sociales. En 1772 llegó a Nueva York, donde se estableció rápidamente como un exitoso comerciante y financista. Al conocer a Alexander MacDougall, líder de los Hijos de la Libertad de Nueva York, Solomon se hizo activista en la causa patriota. Cuando estalló la guerra en 1776, Solomon consiguió un contrato para el suministro de las tropas estadounidenses en el centro de Nueva York. En 1777 se casó con Rachel Franks, cuyo hermano Isaac era un teniente coronel que se hallaba al servicio de George Washington. A raíz de un incendio que destruyó gran parte de la ciudad de Nueva York, las fuerzas de ocupación británicas arrestaron y encarcelaron a Solomon. Fue puesto en libertad porque los británicos esperaban usar sus habilidades lingüísticas para comunicarse con sus soldados germanos; por el contrario, Solomon los animó encubiertamente a desertar. Detenido nuevamente a principios de 1778 por espionaje y sabotaje, le confiscaron su propiedad y una corte marcial lo condenó a la horca.

Solomon escapó, probablemente con la ayuda de otros Hijos de la Libertad, y huyó sin dinero a Filadelfia. Su esposa y su hijo se unieron a él poco después. Llegó a Filadelfia cuando el Congreso Continental estaba luchando por recaudar dinero para apoyar la guerra. El Congreso no tenía poderes de imposición directa y tenía que depender de las solicitudes de dinero dirigidas a los estados, que en su mayoría fueron rechazadas. El gobierno no tuvo más remedio que pedir prestado dinero y finalmente fue rescatado sólo por préstamos de los gobiernos francés y holandés. Las finanzas del gobierno estaban en un estado caótico en 1781 cuando el Congreso nombró al ex diputado Robert Morris como superintendente de finanzas. Morris estableció el Banco de Norteamérica y procedió a financiar la campaña de Yorktown de Washington y Rochambeau.

A partir de 1781, Solomon negoció letras de cambio para el gobierno estadounidense y extendió préstamos personales sin intereses a miembros del Congreso, incluido James Madison. En Filadelfia, Solomon reanudó su negocio de corretaje. El ministro francés lo nombró pagador general de las fuerzas francesas que luchaban por la causa estadounidense. Los gobiernos holandés y español también lo contrataron para vender los valores que respaldaban sus préstamos al Congreso Continental. En 1781, el Congreso estableció la Oficina de Finanzas para salvar a los Estados Unidos de la ruina fiscal. Salomon se alió con el superintendente de finanzas William Morris y se convirtió en uno de los corredores de letras de cambio más efectivos para cubrir los gastos del gobierno federal. También adelantó fondos personalmente a los miembros del Congreso Continental y otros funcionarios federales, cobrando intereses y comisiones muy por debajo de las tasas del mercado. James Madison confesó que “por algún tiempo… he sido pensionista a favor de Haym Salomon, un corredor judío”. A los cinco años de su llegada a Filadelfia, Solomon pasó de ser un fugitivo sin dinero a respetado hombre de negocios, filántropo y defensor de su pueblo.

Mientras apoyaba la causa nacional, Solomón también desempeñó un papel destacado en los asuntos de la comunidad judía nacional de Filadelfia. Sirvió como miembro del consejo de gobierno de la Congregación de Filadelfia, Mikveh Israel. Fue tesorero de la Sociedad de Viajeros Indigentes de Filadelfia y participó en la primera Corte de Arbitraje Rabínico conocida de la nación. Ayudó a liderar la exitosa lucha para derogar el juramento de prueba que impedía a los judíos y otros no cristianos ocupar cargos públicos en Pensilvania. Haym Solomon operaba dentro del contexto de una sociedad y una época que consideraba a todos los judíos como Shylocks (el malvado prestamista judío en “El mercader de Venecia” de Shakespeare) y ladrones de dinero. En 1784, firmando como “un agente judío”, Solomon protestó por los cargos de que los comerciantes judíos se estaban aprovechando. Solomon pensó que era injusto que tales acusaciones fueran “lanzadas de manera tan indiscriminada a los judíos de esta ciudad en general… por las faltas de unos pocos”. Su apasionada defensa de sus compañeros judíos le trajo la aprobación nacional.

Solomon llegó a tener cuatro hijos y se convirtió en un miembro influyente de la congregación Mikveh Israel de Filadelfia, fundada en 1740. Como muchos ciudadanos de élite de Filadelfia, poseía al menos un esclavo, un hombre llamado Joe, que se escapó en 1780. Tuvo un fin prematuro, murió a los 44 años. Posiblemente como resultado de sus compras de deuda pública, murió en la pobreza en 1785. Sus descendientes en el siglo XIX intentaron obtener una compensación del Congreso, pero no tuvieron éxito. El alcance del reclamo de Solomon sobre el gobierno no se puede determinar, porque la documentación desapareció hace mucho tiempo. Aunque el papel de Solomon en el financiamiento de la Revolución a veces ha sido exagerado, su disposición a asumir riesgos financieros por la causa patriota ayudó a establecer la nueva nación con el riesgo económico que le representó y por el cual murió en la ruina. Arriesgó su fortuna, comprometió su buen nombre y crédito en favor de la Revolución, y defendió la libertad religiosa. A pesar de los contratiempos financieros al final de su vida, el nombre de Solomon está vinculado para siempre con el idealismo y el éxito de la Revolución Norteamericana, y con las contribuciones que los judíos han hecho a la causa de la libertad estadounidense. En 1941 se erigió el Monumento a George Washington-Robert Morris-Haym Solomon a lo largo de Wacker Drive en el centro de Chicago. Y también existe otro en la ciudad de Los Angeles. Al inicio del recorrido por el antiguo barrio judío de Filadelfia, una placa lo homenajea, recordando los hechos de una vida que es conocida por muy pocos. Y esta historia continúa…