Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎16 Sivan 5779 | ‎19/06/2019

Scroll to top

Top

Camino de Occidente (5ª parte): Hamburgo

Camino de Occidente (5ª parte): Hamburgo

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Hamburgo es un puerto que ha tenido un lugar muy importante en la historia, en relación a los judíos y especialmente con respecto a la inmigración. Muchos judíos de lugares muy diversos y en algunos casos muy lejanos de Europa, se establecieron en Hamburgo. Además, fue desde ahí donde muchos de ellos, especialmente de Europa oriental, comenzaron su viaje al extranjero. Los inicios de la comunidad judía de Hamburgo están vinculados a la expulsión de los judíos de la Península Ibérica a fines del siglo XV. Hasta el siglo XVIII, los inmigrantes sefardíes y sus descendientes formaron la comunidad judía de Hamburgo. En la vecina ciudad de Altona, gobernada por los daneses, se estableció otra congregación judía. En la segunda mitad del siglo XIX, Hamburgo se convirtió en uno de los centros de tránsito más importantes de Europa, mientras crecía hasta convertirse en la segunda ciudad más grande de la Alemania Imperial. La comunidad judía creció principalmente debido a la migración del norte de Alemania. Además, un número significativo de los más de dos millones de inmigrantes judíos que emigraron de Europa oriental al Nuevo Mundo entre 1880 y 1914 pasaron por el puerto de Hamburgo. La historia temprana de la comunidad judía de Hamburgo está estrechamente relacionada con dos movimientos migratorios formativos en la historia judía alrededor del siglo XVI que transformó la diáspora judía: la migración de los judíos ashkenazíes a Europa oriental y la expulsión de judíos de los reinos de España y Portugal.
Hasta el siglo XIV, Europa Central y la Península Ibérica fueron los centros más importantes de la vida judía. La mayoría de los judíos vivían en pequeñas comunidades rurales en el sur de la Alemania actual y sus regiones vecinas, como Bohemia y Alsacia. En el norte de Alemania había solo unas pocas comunidades judías rurales después del siglo XVI. En 1649 un pequeño grupo de ashkenazíes fue expulsado formalmente de Hamburgo. La mayoría había huido de Altona a Hamburgo. En 1627, durante la Guerra de los Treinta Años, Altona pertenecía al ducado de Holstein-Schauenburg. A cambio de un pago de dinero de protección, a los judíos ashkenazies se les permitió establecerse allí desde principios del siglo XVII. Así, una congregación ashkenazí pudo desarrollarse en Altona y prosperar gracias a su proximidad con la ciudad portuaria más grande de Hamburgo, aunque inicialmente era menos importante que la congregación sefardí de esa ciudad.
La migración a Hamburgo de los llamados judíos sefardíes, descendientes de judíos de España y Portugal se remonta al decreto de expulsión emitido por la corona española. La mayoría inicialmente emigró a Portugal o África del Norte. En las décadas siguientes, los descendientes de los judíos expulsados se establecieron en todo el Mediterráneo, especialmente en áreas bajo el dominio musulmán. Se permitió que pequeños grupos de judíos sefardíes se establecieran en ciudades portuarias italianas como Venecia y Livorno, donde fueron bienvenidos debido a sus contactos comerciales, pero tuvieron que vivir en guetos separados. Bajo la presión de España, los judíos fueron expulsados formalmente de Portugal pero luego se impidió la migración por considerarla perjudicial para el estado portugués y fueron obligados a convertirse al catolicismo. En el siglo XVI, criptojudíos de España y Portugal participaron en la exploración y el asentamiento en el Nuevo Mundo. Grupos más pequeños encontraron un nuevo hogar en las ciudades portuarias protestantes del noroeste de Europa. En el siglo XVII en la floreciente ciudad portuaria de Ámsterdam, el centro del incipiente imperio colonial holandés, se estableció la comunidad sefardí más importante y más rica de Europa.
En Hamburgo hay relatos de cristianos nuevos de origen portugués que datan de finales del siglo XVI. En los años posteriores al siglo XVII un número creciente de estos inmigrantes portugueses practicaban abiertamente el judaísmo, la religión de sus antepasados. Aunque la iglesia y los representantes de la clase de comerciantes de Hamburgo en particular tenían prejuicios contra los recién llegados y la discriminación era parte de sus vidas diarias, los judíos sefardíes eran tolerados. En la primera mitad del siglo XVII surgieron tres pequeñas congregaciones sefaradíes, que se unieron en 1652. Aparte de la congregación “turca-israelita” fundada en Viena en 1737, la congregación sefardí de Hamburgo (llamada congregación portuguesa) fue la única de su tipo en Europa Central de habla alemana hasta el siglo XIX. La historia temprana de las comunidades judías en la región de Hamburgo muestra que los procesos de inmigración y expulsión estaban basados principalmente en cuestiones económicas. Los primeros portugueses llegados a Hamburgo eran los hijos y nietos de los judíos expulsados y los conversos forzados. Muchos de ellos viajaron a Portugal por negocios, aunque la Inquisición continuó representando una amenaza para su existencia. Hamburgo era atractiva para los aspirantes a comerciantes debido a su proximidad a los mercados del este y el norte de Europa, incluso aunque hubiera un mayor grado de rechazo y discriminación de los judíos que en Ámsterdam. A finales del siglo XVII se intensificó la presión sobre la comunidad sefardí previamente floreciente en Hamburgo. El magistrado de la ciudad exigió grandes pagos en efectivo e impuso impuestos especiales. Varias familias adineradas dejaron la ciudad para marcharse a Ámsterdam o a la más tolerante ciudad de Altona. En el siglo XVIII un número creciente de judíos ashkenazíes se mudaron a Hamburgo y al pueblo vecino de Wandsbek. En 1811 había 6.429 judíos en Hamburgo (4,87 por ciento de la población total), que era un número notable en el contexto de Europa central.
En el siglo XIX, las congregaciones judías en Hamburgo y Altona crecieron significativamente. Como parte de su emancipación los judíos obtuvieron el derecho de residencia. Para los miembros de un grupo económicamente marginado, las ciudades de rápido crecimiento ofrecían oportunidades atractivas. El destierro de la mayoría de los judíos alemanes durante las décadas intermedias del siglo XIX generalmente coincidió con el traslado a una ciudad importante. Mientras, la comunidad judía más grande de Hamburgo en el norte de Alemania se expandió mucho más lentamente en la segunda mitad del siglo XIX que otras comunidades judías urbanas en la Alemania imperial. Para 1871, el número de judíos de Hamburgo se había más que duplicado, de 6.400 (en 1811) a casi 13.800, debido a la migración y al crecimiento natural. Después del final de las Guerras Napoleónicas, Hamburgo se convirtió en un importante puerto de salida para millones de migrantes de Europa central de habla alemana que partían a América, aunque Bremen seguía siendo el principal puerto para los emigrantes. De los aproximadamente 100.000 judíos que emigran de los estados alemanes a América del Norte entre 1820 y 1880, fueron en su mayoría judíos de la provincia de Posen quienes se embarcaron en Hamburgo. Los judíos del sur de Alemania solían viajar a través de Le Havre, Amberes o Rotterdam antes de la extensión de la red ferroviaria. En la década de 1870, la migración a América pasó de Europa central y las islas británicas a Europa meridional y oriental. Los judíos de Europa oriental representaron una parte significativa de esta migración masiva transatlántica. Entre 1880 y 1914, más de dos millones de judíos del este de Europa central emigraron principalmente a los Estados Unidos. Más de la mitad de los inmigrantes judíos se iban de Europa oriental para América desde Hamburgo o Bremen.