Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎22 Tishri 5782 | ‎28/09/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (16ª parte): judíos en Hong Kong

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (16ª parte): judíos en Hong Kong

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Hong Kong, en el sur de China, se convirtió en 1842 en una colonia británica. No se ha escrito mucho sobre la comunidad judía de Hong Kong en la década de 1930. ¿Quiénes eran y cuál era el tamaño de la comunidad? Los primeros judíos que llegaron a Hong Kong no estaban relacionados con los Sassoon como se piensa comúnmente, sino que eran comerciantes británicos y australianos. Samuel H. Cohen era un aventurero de Sydney, Australia, que llegó a Hong Kong en 1844, poco después de convertirse en colonia británica, mientras que Jacob Phillips, un hombre de negocios de Birmingham, llegó en 1843 o 1844. En 1845, Elias David Sassoon abrió una oficina en Canton, lo que marcó el comienzo de los intereses de Sassoon en China. Muchos judíos que se trasladaron a Hong Kong desde Irak o India en la segunda mitad del siglo XIX lo hicieron debido a las oportunidades de empleo ofrecidas por los Sassoon en el comercio del té y el opio bajo los auspicios del Imperio Británico. Para 1900, había 165 judíos viviendo en Hong Kong, la mayoría de los cuales eran bagdadis. En 1903, Mattew Nathan un judío londinense egresado de la Royal Engineers, fue nombrado gobernador de Hong Kong, cargo que desempeñaría hasta 1907. Durante su mandato, Nathan hizo uso de su experiencia en ingeniería para establecer una política central de reconstrucción y planificación urbana. Construyó una vía importante en la zona pantanosa de la península de Kowloon. Ridiculizado en ese momento como “la locura de Nathan”, se convirtió en una importante avenida comercial, posteriormente llamada Nathan Road, una de las capitales luminosas del mundo. Además de Nathan Road, los ingenieros y empresarios judíos también han desarrollado el Starry Ferry, el Harbour Tunnel y el Peak Tramway, algo esencial para completar la red de transporte de Hong Kong.

En la década de 1930, la llegada de refugiados judíos de Shanghai, Harbin y Europa, en particular individuos iraquíes, rusos, alemanes y austriacos, aumentó el tamaño y la pluralidad de la comunidad, pero los judíos de Bagdad siguieron teniendo una influencia desproporcionada. Como ha demostrado Caroline Pluss, las identidades culturales híbridas de los judíos de Bagdad en Hong Kong les permitieron acceder a una miríada de redes y recursos propios, diaspóricos y coloniales británicos, maximizando así su capital cultural, económico y social en la colonia. La expansión de la comunidad judía de Hong Kong se detuvo temporalmente durante la ocupación japonesa de la Segunda Guerra Mundial que comenzó en diciembre de 1941 y duró hasta el final de la guerra. Los que no se marcharon antes de la llegada de los japoneses fueron internados en el cuartel de Stanley. Los japoneses saquearon el Jewish Club, que fue demolido después de la guerra y reconstruido en 1949. Pero la sinagoga Ohel Leah sobrevivió a la guerra como almacén.

En 1995, se construyó un Centro Comunitario Judío, en sustitución del Club Judío, junto a la Sinagoga Ohel Leah que fue restaurada en toda su grandeza original en 1998. El Centro de la Comunidad Judía alberga una biblioteca, un restaurante kosher e instalaciones recreativas, y organiza la mayoría de las actividades judías en el área. Hay dos escuelas judías: la escuela Carmel para niños de hasta ocho años y la escuela Ezekiel Abraham para niños mayores. Hoy, tres de las cuatro sinagogas de Hong Kong son atendidas por rabinos. El desarrollo de Hong Kong como un próspero centro de negocios ha atraído a miles de extranjeros, incluidas muchas familias judías de Estados Unidos, Israel, Reino Unido, Australia y Canadá. La familia Kadoorie, que había hecho una fortuna en Shanghai, lo perdió todo cuando los comunistas tomaron el poder en 1949 y huyeron a Hong Kong. Posteriormente construyeron una nueva fortuna, “acumulando una cartera de 18 mil millones de dólares que incluye China Light and Power, que proporciona electricidad al 80% de los residentes de Hong Kong, y la cadena de hoteles de lujo Peninsula”, según Jonathan Kaufman. Añade que la familia también invirtió en ayudar a los granjeros y refugiados chinos desplazados a establecer pequeñas granjas en Hong Kong y a financiar investigaciones que produjeran cerdos más carnosos. Los granjeros chinos, dice Kaufman, bromean con los Kadoorie: “saben todo sobre el cerdo excepto su sabor”. Los Kadoorie han tenido cuidado de no decir ni hacer nada que ofenda al régimen comunista, lo que les ha permitido seguir prosperando tanto en Hong Kong como en el continente. Kaufman dijo que cuando las manifestaciones contra China se volvieron violentas en 2019, escribió un anuncio de página completa que se publicó en los periódicos locales en inglés y chino. “Es descorazonador ver lo que se ha apoderado de la ciudad recientemente”, escribió. “No apoyo la violencia, ni creo que esta deba ser la forma de resolver los conflictos”. “China”, dijo, “debe encontrar soluciones en el respeto mutuo, la comprensión y el diálogo abierto”. Y esta historia continúa…