Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎18 Tishri 5782 | ‎24/09/2021

Scroll to top

Top

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (18ª parte): Singapur

Colonialismo e imperialismo en el Oriente (18ª parte): Singapur

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – La isla de Singapur originalmente estaba habitada por pescadores y piratas, y sirvió como puesto de avanzada del imperio de Sumatra en el siglo XI. En enero de 1819 Sir Stamford Raffles, de la Compañía Inglesa de las Indias Orientales, buscando un sitio comercial y dado que algunas islas eran inadecuadas, llegó a Singapur. Encontró sólo unos pocos plantadores chinos, algunos aborígenes y algunos malayos. El sitio pertenecía a los holandeses. Raffle compró las tierras a nombre de la empresa a la autoridad local, lo que causó la protesta de los holandeses. En Londres, el tribunal de directores de la empresa, en 1824, realizó un tratado angloholandés que dejó a Malasia y Singapur bajo dominio británico, y en agosto toda la isla de Singapur fue cedida a los ingleses a cambio de un pago monetario. Dos años más tarde, Singapur, Penang y Malaca fueron consideradas como un asentamiento periférico de la India. En 1830 quedó bajo la autoridad de Bengala y, dos años más tarde, Singapur se convirtió en su capital. Cuando la Compañía de las Indias Orientales perdió su monopolio del comercio con China (en 1833), también perdió su interés en Malasia. Los asentamientos fueron transferidos al control directo del gobernador general de la India en 1851. En 1867 se convirtieron en colonia de la Corona bajo la Oficina Colonial de Londres.

Cuando Raffles colocó a Singapur como posesión de la Compañía de las Indias Orientales varios comerciantes judíos de Bagdad vieron que existían allí grandes perspectivas de progreso, por lo que emigraron a Singapur y establecieron el exitoso centro comercial Change Alley. En 1824, el sultán cedió el área de 200 millas cuadradas a Gran Bretaña, y en 1830, según registros históricos, la población judía ascendía a nueve comerciantes judíos que vivían en Singapur. En 1840, la adinerada familia sefardí Sassoon estableció intereses comerciales en Singapur y la población judía pronto aumentó. La comunidad judía logró construir una sinagoga para 40 personas en una calle que todavía se llama “Calle de la Sinagoga”. Según la costumbre local, a los judíos se les permitía viajar en rickshaw los sábados. La población judía, en su mayoría sefaradíes, emigró principalmente de Bagdad y otras comunidades del Cercano Oriente. La nueva comunidad también incluía sefardíes de Persia y ashkenazíes de Europa del Este, en busca de libertad religiosa y oportunidades económicas. Algunos fueron primero a Malasia y luego a Singapur cuando Malasia no ofreció las libertades y oportunidades que habían buscado originalmente. La comunidad ortodoxa de Singapur era pequeña pero unida, fortalecida por lazos religiosos, orígenes geográficos comunes y años de matrimonios cercanos. En 1879, la población de la comunidad ascendía a 172 miembros, 116 hombres y 56 mujeres. Con el aumento constante de la población, la sinagoga ‘Synagogue Street’ para 40 personas claramente ya no era adecuada. El 4 de abril de 1878, se consagró la nueva sinagoga Maghain Aboth en Waterloo Street. Era un edificio de una sola planta, pero más tarde se añadió una galería superior para mujeres. Incluso hoy en día, la sinagoga cuenta con sefardíes y ashkenazíes entre sus miembros.

Menasseh Meyer, supuestamente el judío más rico de Asia, contribuyó con fondos para construir la nueva sinagoga. Había llegado a Singapur a los 15 años, pobre pero ambicioso, y finalmente era dueño de casi la mitad de las propiedades de la isla. Se hizo rico como comerciante de bienes raíces y como comerciante de opio, legal bajo el dominio británico. El notable empresario Sir Manasseh Meyer ayudó a construir sinagogas clave para la comunidad, y también creó un fondo fiduciario para ayudar a las instituciones educativas y caritativas. David Marshall, el primer ministro principal de Singapur, fue otra notable personalidad judía que fue decisiva en las negociaciones que llevaron a la independencia de Malasia. En la década de los 1940, la comunidad creó la Junta de Bienestar Judía para apoyar a la comunidad, que iba desde la educación hasta las actividades de alcance, así como para operar un restaurante kosher en los últimos años. Una discusión de 1904 con un compañero de la sinagoga Maghain Aboth llevó a Sir Menasseh Meyer a construir su propia sinagoga privada, Chesed El, en 1905. Para obtener el mínimo de diez hombres necesarios para la oración comunitaria, Menasseh Meyer empleó a “Minyan Men” asalariados. Pero en 1920, sus Minyan Men se declararon en huelga, exigiendo salarios más altos y tarifas de rickshaw por sus servicios diarios. La sinagoga Chesed El se construyó en los terrenos de la lujosa residencia de Meyer en Oxley Rise y es arquitectónicamente magnífica. Los árboles de color verde oscuro que rodean la estructura acentúan el exterior blanco de diseño tradicional del edificio. Impresionantes puertas, ventanas y pilares complementan el piso de mármol blanco, y los motivos dorados se suman a su belleza. Algunos asientos de la sinagoga Maghain Aboth llevan placas con el nombre de Menasseh Meyer y su hijo Reuben Menasseh (era costumbre que el hijo mayor heredara el nombre de pila de su padre como apellido). La reina nombró caballero a Menasseh Meyer por elevar el nivel cultural de la ciudad.

En 1905, cuando se construyó la sinagoga Chesed El, había aproximadamente 500 judíos en Singapur. La comunidad contaba con cerca de 600 judíos en 1911 y 832 en 1931. El censo de 1931 también indicó que había una población musulmana significativa, que junto con los judíos, eran los mayores propietarios de la ciudad. En 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, había mil judíos en Singapur, la mayoría de los cuales fueron internados por los japoneses durante la guerra. Fueron obligados a llevar brazaletes y medallones con la palabra judío escrita en ellos; los hombres tenían que labrar los campos. Después de la guerra, muchos de los judíos se fueron a Australia, Inglaterra, Estados Unidos e Israel. El ex presidente de la comunidad judía, David Marshall, se quedó en Singapur. Nació en 1908 en una familia judía persa de Bagdad y estudió derecho en Inglaterra antes de unirse al ejército británico como voluntario y viajar a Singapur. Cuando los británicos concedieron la independencia parcial a Singapur en 1955, Marshall fue nombrado primer ministro principal. Pero cuando Gran Bretaña negó a Singapur la soberanía total, David Marshall, el “padre de la independencia” de Singapur, renunció a su cargo en protesta. Singapur se unió a Malasia en 1963, pero se retiró dos años más tarde y se independizó. Después de que finalmente se logró la soberanía total, fue elegido miembro de la legislatura y más tarde se desempeñó como embajador de Singapur en varios países europeos. Hoy en día, Singapur tiene aproximadamente un 80% de etnia china, un 15% de etnia malaya y un 5% de etnia india. La población judía ronda las 300 almas. No existe el antisemitismo en Singapur. La vida religiosa en las sinagogas Maghain Aboth y Chesed El es activa, con servicios diarios, educación para adultos y otras actividades comunitarias. Un centro comunitario judío ofrece escuela dominical para jóvenes. La Junta de Bienestar Judío creada después de la Segunda Guerra Mundial, elegida anualmente, gestiona los asuntos de la comunidad. En 1968 se firmó un acuerdo comercial entre Israel y Singapur, y en mayo de 1969 se establecieron formalmente relaciones diplomáticas. Los dos países firmaron un acuerdo comercial en 1970.

En 2004 se reveló que el ejército de Singapur, que se considera uno de los más fuertes del sudeste asiático, fue inicialmente instruido por Israel. En diciembre de 1965, una delegación militar israelí encabezada por el mayor general Ya’akov Elazari llegó a Singapur bajo un velo de secreto y comenzó a construir allí las diversas ramas de las fuerzas armadas. Desde entonces, los lazos de seguridad entre los dos países se han fortalecido y Singapur es ahora considerado uno de los mayores clientes de armas y sistemas de armas israelíes. El padre fundador y primer ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, pidió a Israel que lo ayudara a establecer el ejército de su país casi inmediatamente después de que Singapur recibiera la independencia de Malasia en agosto de 1965. Anteriormente había solicitado ayuda a India y Egipto, pero lo rechazaron. La delegación israelí estaba formada por seis oficiales, que se dividieron en dos equipos. Uno, encabezado por Elazari, estableció los ministerios de defensa y seguridad interna, mientras que el otro, encabezado por el mayor general Yehuda Golan, estableció la infraestructura militar. Siguieron el modelo de las FDI con un ejército permanente y reservas. Los oficiales también sirvieron como instructores en los primeros cursos de entrenamiento básico del ejército de Singapur y su primer curso para oficiales, tanto comisionados como no comisionados. Los miembros de la delegación que fueron a Singapur fueron entrenados por el difunto ministro de gabinete Rehavam Ze’evi, quien redactó el anteproyecto de las fuerzas armadas de Singapur.