Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎18 Kislev 5781 | ‎03/12/2020

Scroll to top

Top

Con Nathalie Doury, directora del museo parisino Albert Kahn

Con Nathalie Doury,  directora del museo parisino Albert Kahn

EL MICRÓFONO DE ALICIA PERRIS – LA DIRECTORA DEL MUSEO PARISINO ALBERT KAHN, NOS DEVUELVE A SU GEOGRAFÍA DE HUMANIDAD, MECENAZGO Y PACIFISMO

Recibimos en esta ocasión en El Micrófono de Alicia Perris, a Nathalie Doury, Directora del Museo Departamental Albert-Kahn, de París.

Albert Kahn (Marmoutier, Bas-Rhin Francia, 3 de marzo de 1860 – Boulogne-Billancourt, Hauts-de-Seine, Francia, 14 de noviembre de 1940) fue un banquero y filántropo francés conocido por sus “Les Archives de la Planète” (Archivos del planeta), un vasto proyecto fotográfico que abarca 22 años, y que dio lugar a una colección de 72 000 fotografías en color y 183 000 metros de película. El mayor de cuatro hijos de Louis Kahn, un ganadero judío y Babette Kahn (nacida Bloch), ama de casa que no había recibido educación escolar. La madre de Kahn murió cuando él tenía diez años, y a raíz de la anexión alemana de Alsacia-Lorena en 1871, la familia Kahn se mudó a Saint-Mihiel en el noreste de Francia en 1872, donde continuó sus estudios en el Colegio de Saverne 1873-1876.

Su tutor fue Henri Bergson, que siguió siendo su amigo durante toda su vida 1881. Continuó en los círculos intelectuales de la época, haciendo amistad con Auguste Rodin y Mathurin Méheut. En 1892 Kahn se convirtió en un director asociado de la Goudchaux Bank, que fue considerada como una de las más importantes casas financieras de Europa. También promovió la educación al más alto nivel a través de becas de viaje. La crisis económica de la Gran Depresión arruinó a Kahn y puso fin a sus proyectos. Murió en Boulogne-Billancourt, Hauts-de-Seine, el 14 de noviembre 1940 durante la ocupación nazi de Francia.

El Jardín de los Mundos: En 1893 Kahn adquirió una gran propiedad en Boulogne-Billancourt, con un jardín único que contiene una variedad de estilos, Inglés, Japonés, una rosaleda y un bosque de coníferas. Un lugar de encuentro de la intelectualidad francesa y europea hasta la década de 1930. En ese momento el jardín se convirtió en un parque público en el que Kahn todavía salía a caminar. Sus jardines declinan la utopía de un mundo reconciliado, donde las diferentes realidades, culturas y etnias pueden coexistir en perfecta armonía. Su visión humanista y cosmopolita, universal, nos hace más falta que nunca. Ya saben, en la línea habitual de El Micrófono…Los acompaña la inspiración de Ravi Shankar y su sitar. Cuídense para cuidar a todos. Shalom!

Alicia Perris