Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎23 Av 5779 | ‎24/08/2019

Scroll to top

Top

De un 29 de mayo a un 4 de junio en la historia de los sefardíes…

De un 29 de mayo a un 4 de junio en la historia de los sefardíes…

EFEMÉRIDES SEFARDÍES, DESDE EL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y ESTUDIOS MOISÉS DE LEÓN – (Más información en Sefardies.es)
El día 29 de mayo de 1453, el sultán del Imperio Otomano, Mehmed II (a la derecha en la imagen) confiere a los judios y otros súbditos no musulmanes los mismos derechos que estos últimos tienen en el Imperio Otomano. Permitió a los judíos de las islas griegas y de Creta establecerse en Constantinopla. La declaración del Sultán decía “”Escuchad los hijos de los hebreos que viven en mi país… Que todos los que desean venir a Constantinopla, pueden venir a encontrar aquí un refugio”.

El día 30 de mayo de 1252, fallece Fernando III el Santo, rey de Castilla. Su hijo y sucesor Alfonso X el Sabio rey de Castilla y de León hace grabar sobre su tumba un epitafio en latín, castellano, árabe y hebreo.

El día 31 de mayo de 1484, el Papa Sixto IV (1471 – 1484), publica la bula Ad perpetuam rei memoriam, la cual encierra gran interés histórico y jurídico por lo tocante a los judíos españoles. En ella Sixto IV anulaba aquellos privilegios emanados de la Sede Apostólica, ordenando que en adelante prescribieran sin excepción. Enumera los casos más frecuentes de excepción, que al abrigo del privilegio cundían en los reinos de España y sobre todo en Andalucía; casos que fueron delatados por la Inquisición al Romano Pontífice y obviados por este, motu proprio, sin instancia o súplica de los Reyes. Tales eran la cohabitación de los judíos y mudéjares con los cristianos; la abstención de las divisas o señales en el traje que los distinguiesen; el tener esclavos, criados y nodrizas cristianas; el ejercer la medicina los hebreos cerca de enfermos cristianos y el prestarse a cumplir sus recetas los farmacéuticos; el tomar en arriendo y logro los frutos, réditos e intereses de toda y cualquier cuantía, aunque fuesen beneficios eclesiásticos; el comerciar indistintamente; y el ser en fin propuestos y no rara vez antepuestos para la exacción y cobranza de los tributos. Los últimos cargos a capítulos de agravio, iban propia y directamente contra los hebreos, cuyo talento financiero y medicinal, generalmente reconocido y agradecido, había dado pretexto a la tolerancia excesiva de que se lamenta el Papa, y de la que no parece desistieron los Reyes en lo conveniente al ramo de Hacienda pública.

El día 1 de junio de 1990, reunido en Oviedo / España, el Jurado correspondiente al “PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA, 1990”, acordó conceder dicho galardón a las COMUNIDADES SEFARDÍES dispersas por todo el mundo, parte entrañable de la gran familia hispánica, que salieron de la Península Ibérica hace quinientos años con las llaves de sus casas en las manos. Lejos de su tierra, los sefardíes se convirtieron en una España itinerante, que ha conservado con inigualable celo el legado cultural y lingüístico de sus antepasados. Después de cinco siglos de alejamiento, este Premio quiere contribuir al proceso de concordia ya iniciado, que convoca a esas comunidades al reencuentro con sus orígenes, abriéndoles para siempre las puertas de su antiguo país.

El día 2 de junio de 1903, nace en Paris / Francia, el escritor y dramaturgo judío Max Aub, que a lo largo de su vida mantuvo cuatro nacionalidades: alemana, heredada de sus padres; francesa, por nacimiento; española, al afincarse su padre en Valencia, en 1914, huyendo de la Primera Guera Mundial; y finalmente mexicana, por elección propia, al exiliarse tras la Guerra Civil Española.

El martes día 3 de junio de 1670, en un auto de fé de la Inquisición en Palma de Mallorca (Islas Baleares / España), 46 acusados de judaizar son condenados a prisión perpetua y se confisca sus bienes.

El día 4 de junio de 1878, el Imperio Otomano cedió el control de Chipre al Imperio Británico, siendo primer ministro de Inglaterra, el descendiente de sefardíes nacidos en Italia, Benjamin Disraelí. Dicho control tuvo una connotación negativa para los judíos, dado que la isla se convirtió en una prisión gigante para todos los refugiados judíos que tratando de entrar en Eretz Israel no lo consiguieron, durante la II Guerra Mundial, y al final de la misma, hasta la independencia de Israel en el año 1948.