Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎20 Av 5782 | ‎17/08/2022

Scroll to top

Top

Delfina Cheb cantó a Alejandra Pizarnik en Madrid

Delfina Cheb cantó a Alejandra Pizarnik en Madrid

EL MICRÓFONO DE ALICIA PERRIS – Un regalo y un lujo entrevistar a esta joven, con quien la conversación a pesar, de ser dos desconocidas, fluye como un manantial. A los 18 años de edad Delfina Cheb ganó una beca para realizar su doble licenciatura en Composición de Jazz e Interpretación vocal en la prestigiosa Berklee College Of Music. Allí exploró la música folk de distintos lugares del mundo al igual que el jazz. Ahora está realizando su master en Improvisación contemporánea en el prestigioso Conservatorio de Nueva Inglaterra y produciendo su segundo álbum dedicado al tango para el sello Casa Limón, después que homenajeara a la milonga en su primer proyecto “Doce milongas de amor y un tango desesperado”. La joven cantante argentina recitó y cantó en varias salas invitada por la Comunidad de Madrid durante el Festival Internacional de Arte Sacro 2022 (FIAS), a la poeta judeo-argentina Alejandra Pizarnik, cincuenta años después de su fallecimiento.

«Entre las jaulas, los ombúes y los peces habitan las palabras de Alejandra Pizarnik. Instantes sudorosos de nada, silencios arcanos y noches astilladas me saludan a lo lejos cubiertos de garúa y nostalgia. Yo desde otra noche, en otra ciudad, con otros cafés y otros parques, canto estas palabras tan porteñas y tan urgentes. Cantar a Alejandra como ejercicio de memoria, de humildad, de luz infinita y llena de sombras. Alejandra como la voz atemporal de los cafetines, de los gritos de libertad, de los faroles y de las callecitas de adoquines. […] Agradezco de corazón la oportunidad de poder cantar este patrimonio de la humanidad. De ser argentina, de ser mujer y siempre abanderada de la palabra».

Disfruten de este encuentro alejado ya unos días en el recuerdo, ahogado por los tambores y los estertores de la guerra cercana. A pesar del horror que pueden provocar otros, gratuita y obscenamente, que la primavera recientísima les sea propicia y dulce. Una plegaria por los inocentes, millones, shalom, respetemos la vida y hasta el próximo Micrófono.

Alicia Perris