Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎5 Tevet 5782 | ‎09/12/2021

Scroll to top

Top

El origen de los apellidos Benosiglio, Estrada, Amador y Galo

El origen de los apellidos Benosiglio, Estrada, Amador y Galo

Huellas es el espacio de Radio Sefarad, en el que tratamos de rastrear la posible herencia judía de aquellos de nuestros oyentes con curiosidad por su pasado y orígenes.

Si le interesa conocer el posible origen judío de sus apellidos, consulte la casilla “Buscar en Radio Sefarad” de nuestra web escribiéndolos uno por uno. Y, si no los encuentra, escríbanos a redaccion@radiosefarad.com para que nuestro experto Manuel Sanvicente pueda proceder a su análisis.

Los apellidos que tratamos hoy son Benosiglio, Estrada, Amador y Galo

BENOSIGLIO

Derivado del apellido de la Sicilia hebraica Benusiglio. En la lengua antigua del lugar podía tener por significado “buen consejo o bien aconsejado”.  A mediados del siglo XIX llegaron a Tesalónica numerosos sefardíes procedentes de Livorno que reactivaron la economía. Un hogar maternal de Salónica tenía por nombre Benosiglio. Puede encontrarse más información en el libro “ The Jews of Europe Before the Second World War” escrito por Berhard Wassersteinl libro al que se tiene acceso también en internet.

Benosiglio figura entre los rescatados por España del nazismo en Francia. El espacio geográfico de Benosiglio es principalmente Gran Bretaña, Argentina, Brasil, Italia y España. En estos países puede entrar en comunicación con personas de su mismo apellido por Google o Facebook.

ESTRADA

Del latín Strata que significa Camino.  El estudioso García Carraffa dice de Estrada en su enciclopedia: “noble y muy antigua familia de Asturias y Cantabria”. Estrada también puede tener un origen toponímico en la localidad de La Estrada, provincia de Pontevedra en Galicia o en la villa de Estrada perteneciente a Val de San Vicente en Cantabria. Apellido de judíos y conversos que después de 1.492 se establecieron en Medio Oriente y otros principalmente en México. Cristianos nuevos fueron sobre todo quienes acompañaron al gobernador de México Alonso de Estrada, casado con Marina de la Caballería perteneciente a una notable familia de conversos. Personaje a destacar es la judía sevillana cristianizada, nieta de un médico y rabino, Miriam Pérez más conocida como María de Estrada quien participo en la conquista de México .  El espacio geográfico de Estrada es principalmente México, Estados Unidos, Guatemala, Colombia, Filipinas, Perú y Cuba entre otros países. 

AMADOR

El origen de los apellidos Amado y Amador se remonta, -según Juan Antonio de Hoces Sarmiento, cronista del Rey Felipe V-, a uno de los caballeros godos que se refugiaron en las montañas de Jaca durante la conquista de la Península Ibérica por los musulmanes. En San Juan de la Peña nombraron caudillo para luchar contra el sarraceno a Garci Ximénez. Este designó como hombre de confianza a un caballero llamado don Álvaro a quien tenía gran cariño. Por este motivo sus descendientes tomaron el sobrenombre de Amado. Tanto Amado y Amador son apellidos de judíos y conversos por distintos motivos bien fuera por amistad, relaciones laborales o en el acto del bautismo.  En 1.711 el vecino de Villaverde Juan Alonso Amado y Sarmiento obtuvo privilegio de hidalguía siendo de origen judío. El principal espacio geográfico de este apellido es México y Honduras.

GALO

Era costumbre llamar “galo” a quien había venido o vivido en Francia.  En latín Gallus significa al mismo tiempo “gallo” y “galo” que es gentilicio de los habitantes de un territorio llamado Galia en Francia. En los documentos históricos aparece de forma indistinta Galo y Gallo como apellido de un mismo individuo. El gallo galo es para unos símbolo de la fe y para otros de la libertad.  Es apellido de distintas familias sin relación alguna y de judíos y conversos. Galo se encuentra principalmente en Honduras.

Hasta aquí nuestro programa de hoy. Recuerden que si desean hacernos llegar sus consultas, deben escribir a redaccion@radiosefarad.com. Esperamos sus correos en Huellas…