Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎17 Kislev 5780 | ‎15/12/2019

Scroll to top

Top

El origen de los apellidos Casanova, Alemán, Benzaquen y Cabrón

El origen de los apellidos Casanova, Alemán, Benzaquen y Cabrón

HUELLAS – Huellas es el espacio de Radio Sefarad, en el que gracias a las investigaciones de nuestro colaborador Manuel Sanvicente, tratamos de rastrear la herencia judía de aquellos de nuestros oyentes con curiosidad por su pasado y orígenes. Como siempre queremos apuntar que en Huellas no proporcionamos certezas ni pruebas concluyentes de una presumible vinculación al judaísmo, tan sólo pretendemos ofrecerles una aproximación lo más rigurosa posible al origen de sus apellidos. Les invitamos a recorrer con nosotros estas huellas.. Los apellidos protagonistas del programa de hoy son Casanova, Alemán, Benzaquen y Cabrón.

CASANOVA
De la expresión en romance CASA NOVA, “casa nueva”. El sustantivo casa y el adjetivo nova son comunes a la lengua gallega, catalán, portugués y también italiano. Por tanto, es apellido frecuente en lugares donde se habla dichas lenguas. El origen de este apellido se encuentra en poblaciones de este nombre; CASA NOVA de VALLS, en Lérida; CASANOVA, en La Coruña; etc. Es apellido de diferentes familias, sin relación alguna, conocido ya desde el siglo XIII y también apellido de judíos y conversos que hoy día se encuentra entre los sefarditas por el mundo. La fama del apellido se debe a Giacomo CASANOVA, aventurero, poeta y escritor italiano. CASANOVA se encuentra principalmente en Suiza, Argentina, Francia, Italia y Luxemburgo.

ALEMÁN
En tiempos de Carlos Martel, gobernador de Aquitania, llegó a España Oger
Golant – señor del Castillo de Catalón – con nueve capitanes a luchar en Cataluña contra los moros, en el año 773. Se cree que el apellido ALEMÁN y sus derivados, ALAMÁN y ALEMANY, procede de uno de estos caballeros. Se extendieron por Mallorca, Valencia y Aragón. ALEMÁN era un apellido frecuente entre los judíos, ya fuera por estar al servicio de estas familias principales, proceder de aquel país o haber visitado Alemania. Cuenta con numerosos derivados netamente judaicos: ALAMAN, ALANMANY, ALEMANN, ALEMANNO, ALIMANN, etc. Figura destaca fue el escritor sevillano, de origen judeoconverso, Mateo ALEMÁN, autor de la famosa novela “Guzmán de Alfarache”. De 1481 a 1494 fueron numerosas las personas apellidadas ALEMÁN en Sevilla, víctimas de la Inquisición. Otros tuvieron más suerte y fueron reconciliados mediante el pago de grandes sumas de dinero. El espacio geográfico es España, Argentina, Estados Unidos, Holanda y Canadá.

BENZAQUEN
En 1483, los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de todos los judíos de
Andalucía. Los hebreos vivían en Granada desde hacía 1.358 años cuando hubieron de encaminarse hacia el puerto de Málaga y allí embarcar con destino a Tetuan, Marruecos. La judería era conocida, en árabe, como Garnata al Yahud (Granada de los judíos) y a esta comunidad pertenecía la familia BENZAQUEN, en hebreo, Hijo del Anciano. A principios del siglo XX llegaron a Melilla numerosas familias sefarditas que huían desde Marruecos y fueron acogidas y asistidas por las autoridades españolas. Entre estas familias se encontraba el linaje de los BENZAQUEN quienes, con el paso del tiempo, se extenderían desde esta ciudad por todo el mundo. Figura destacada de este apellido fue el filántropo Yamín Benarroch BENZAQUEN. Construyó en Melilla el primer barrio judío en territorio español desde 1492. En la actualidad encontramos al médico Abraham BENZAQUEN en Málaga. La distribución geográfica de BENZAQUEN es la siguiente; Venezuela, Argentina, Francia, Perú, Israel, Marruecos, Estados Unidos, Brasil, España y Canadá.

CABRON
CABRON, macho cabrío, de la judería de Sevilla, procede de un apodo. La mala fama de este apellido se debe a un tal Pedro CABRON, de origen judío converso, almirante de los Reyes Católicos, naviero y pirata. En 1483, cerca de la costa de Málaga, arrojó por la borda a los judíos expulsados que viajaban a Orán. Por este hecho y otros parecidos que le dieron fama, hasta su propia familia renegó del apellido convertido en un insulto. En el siglo XVIII vuelve a aparecer el apellido CABRÓN, ya con acento, en la zona norte de España y de origen toponímico. CABRON en la actualidad prácticamente ha desaparecido. Desde 1948, en España, es posible cambiar en el registro civil aquellos nombres considerados malsonantes.