Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎25 Kislev 5782 | ‎29/11/2021

Scroll to top

Top

El origen de los apellidos Merchante, Amaro, Barceló y Lázaro

El origen de los apellidos Merchante, Amaro, Barceló y Lázaro

HUELLAS – Varios oyentes nos pidieron investigar sobre el posible origen judío de sus apellidos: Merchante, Amaro, Barceló y Lázaro, y para ello contamos con la ayuda de Manuel Sanvicente.

MERCHANTE

En la Edad Media, merchante era el comerciante que, sin tener tienda, se dedicaba a comprar y vender. Tanto podía trabajar para sí mismo o bajo las órdenes de un señor principal. La Inquisición, en el siglo XV, tenía un especial interés en conocer la actividad laboral y el nombre de judíos conversos y moriscos bautizados de los que pudiera obtener beneficios pecuniarios, demandando a la nobleza el listado de nombres o profesión de quienes laboraban para ellos. Así, del oficio “merchante”, apareció el sobrenombre. Merchan, Mercham, Merchant y Merchante eran apellidos de judíos y conversos en España, así como de familias cristianas. En 1492 los Merchante que no aceptaron la conversión forzada llegaron hasta Italia y Polonia. Su espacio geográfico principal es España, Argentina y Estados Unidos.

AMARO

Antiguo apellido galaico portugués, hoy día minoritario. Sobre la etimología de Amaro hay dos teorías: del latín “amarus” (amargo), haría referencia a una variedad de uva oscura con la que se fabricaba un tinto rústico, zona sur de Galicia y Norte de Portugal. Amaro y Amaral era el lugar de siembra y apodo o nombre de quienes vivían allí. En el siglo IX estaba habitado por moros procedentes de Mauritania y judíos. Para el eminente tratadista Leonard Amaral, Amaro es un apellido de origen hebreo, del arameo AMAR-AL: AMAR significa “palabra, mensaje, concepto; AL: el que está en lo alto, equivalente a “lo dicho o expresado por Dios”. Derivado de Amaro son Amaral y Amorós. Los Amaro y Amorós fueron víctimas de la Inquisición. Espacio geográfico: España, Argentina, Suiza, Luxemburgo y Francia.

BARCELÓ

Apellido de los judíos de Montpellier (Languedoc) que se establecieron en Cataluña. Algunos genealogistas afirman que la familia Barceló, de Mallorca, comenzó con Pedro Barceló -natural de Montpellier- quien en 1232 fue uno de los comisionados por el rey aragonés Jaime I para repartir las tierras de la isla. Barceló es una forma catalana y masculinizada de Barcelona. En francés, que es su forma original, no tiene acento: “Barcelo”. Barceló figura en las listas de conversos penitenciados por la Inquisición, que con el tiempo alcanzaron prestigio y posición social. En Estados Unidos, exactamente en Kentucky, viven los Barcelo de origen sefardí que siguen profesando la fe mosaica. El espacio geográfico de Barceló es España, Argentina, Francia, Estados Unidos y Suiza.

LÁZARO

Lázaro es un nombre que aparece primero entre los hebraicos en la baja Edad Media como una castellanización de Lazarus, y ejemplo de la rápida aceptación y contribución a la nueva lengua. Lázaro, del hebreo Eleazar, significa Amado o Preferido de Dios. Lázaro era un apellido corriente de numerosos conversos de Castilla, León y Aragón. En la Edad Media era costumbre tomar el nombre de un antepasado como apellido. Por tanto, no hay relación familiar alguna entre quienes tienen este nombre. Lazarus, en su forma latina, se siguió conservando entre los desterrados de 1492 en raros casos como homenaje a un antepasado. A destacar el pintor holandés, de origen sefardí, Isaac Lazarus. Holanda e Italia fueron países de acogida de los expulsados Lázaro. Espacio geográfico: España, Argentina, Francia, Australia y Nueva Zelanda.