Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎14 Kislev 5783 | ‎07/12/2022

Scroll to top

Top

El retorno a Israel y la creación de su Estado (25ª parte): una historia italiana

El retorno a Israel y la creación de su Estado (25ª parte): una historia italiana

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Enzo Sereni fue el primer líder sionista italiano moderno. Nacido en Roma en el seno de una distinguida familia judía italiana (su padre era médico del rey de Italia), Sereni creció en un hogar asimilado y conoció las ideas sionistas solo cuando era adolescente. Se involucró en actividades sionistas y fue uno de los primeros en Italia en defender el regreso a Sion como un ideal social. Ada Ascarelli nació en Roma en 1905, descendiente de una antigua e ilustre familia de judíos sefardíes, que se instalaron en Roma tras ser expulsados de España. La joven Ada asistió a la escuela secundaria T. Mamiani en Roma, donde conoció al mejor alumno de la escuela: Enzo Sereni (1905-1944). Los dos se enamoraron y casaron a la edad de veinte años. Bellos, inteligentes, de la buena burguesía romana, parecían tener una vida tranquila y un futuro exitoso. Pero Enzo, que adhirió con entusiasmo al movimiento sionista (un sionismo que no era ideal, sino real, eficaz y de corte socialista), después de haber obtenido la licenciatura en filosofía, y Ada, que dejó la Facultad de Letras a la que se había inscrito en 1926, comunicaron a las familias la decisión de poner en práctica su sueño: “fare aliá”, emigrar a Palestina y salir de la Italia fascista. Por lo tanto, dos años después de la boda, con su hija Ana , Ada y Enzo se mudaron a Eretz Israel en 1927. Enzo Sereni fue el primer líder sionista italiano moderno. Para ellos, la utopía se convirtió en realidad: estarán entre los primeros jalutzim (pioneros) para servir de ejemplo a otros jóvenes. El gesto no es entendido por la familia que se opone a esta decisión: para ellos la patria era Italia y la integración de los judíos se consideraba un hecho establecido, sobre todo tras lo acontecido durante la Primera Guerra Mundial en la que hubo una gran participación de la comunidad italiana con 5.000 judíos combatientes, la mitad de ellos oficiales dado su nivel de educación más avanzado en relación con el promedio nacional. Ada escribió: “Recordé a mi padre, su orgullo de ser italiano, su certeza de que las persecuciones contra los judíos -de los cuales se sentía tan descendiente como otros podrían haberlo sido de anglosajones o franceses o no- pertenecían a un pasado oscurantista borrado para siempre por el pensamiento moderno”.

Después de trabajar brevemente en huertos de naranjos en Rejovot, en 1928 ayudaron a fundar el kibutz Givat Brenner. Fuerte defensor de la teoría socialista, también participó activamente en las organizaciones de la Histadrut (la central obrera) y el laborismo. Gran parte de la admiración de Sereni por las ideas socialistas procedía de su aborrecimiento por el fascismo que había sufrido en Italia. También era conocido como pacifista, y durante los disturbios árabes de 1936 insistió en hacer su guardia desarmado. Sereni estuvo en el extranjero durante varios años en la década de 1930. Representó brevemente al movimiento kibutziano en los Estados Unidos, y entre 1931 y 1934 estuvo en Europa, reclutando y preparando candidatos para la aliá juvenil. Durante la Segunda Guerra Mundial se unió al ejército británico y se dedicó a difundir propaganda antifascista en Egipto. Enviado también a Irak por los británicos, Sereni allí dedicó parte de sus esfuerzos a organizaciones clandestinas de aliá y logró traer un número significativo de jóvenes judíos a Israel. Sereni enojó a muchos en el ejército británico por sus puntos de vista sionistas acérrimos, y fue encarcelado brevemente por la presunta falsificación de pasaportes. Inició una huelga de hambre para protestar por su encarcelamiento y poco después fue liberado. Más adelante en la guerra, ayudó a organizar la unidad de paracaidistas, dirigida por el ejército británico en conjunto con la Agencia Judía. El objetivo de esta unidad era infiltrarse en territorio enemigo para ayudar a los aliados en Europa y establecer contacto con los combatientes de la Resistencia en un intento de ayudar a las comunidades judías asediadas. En dicha unidad fueron capacitados más de 250 voluntarios. El mismo Enzo, pese a las súplicas de Ada y a pesar de su edad, fue uno de los treinta y tres que fueron lanzados en paracaídas en Europa. El 15 de mayo de 1944 lo hizo sobre el norte de Italia con el objetivo de establecer contacto con los partisanos italianos. Desembarcando en territorio alemán, fue capturado inmediatamente y enviado a un campo de concentración. Finalmente, recibió un disparo en Dachau el 18 de noviembre de 1944. Y esta historia continúa…