Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎10 Sivan 5784 | ‎16/06/2024

Scroll to top

Top

El retorno a Israel y la creación de su Estado (27ª parte): Vittorio Segre

El retorno a Israel y la creación de su Estado (27ª parte): Vittorio Segre

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Antes de continuar con un relato sobre el encuentro entre Vittorio Segre y Enzo Sereni, quiero dejar estos dos textos, uno que fue publicado en el New YorK Times en el 2008, escrito por John Gross, y otro publicado en el Jerusalem Post, en 2014. Ambos nos dan una idea acabada sobre quién fue esta notable figura.

Un judío afortunado

‘Nunca entré en el régimen de Mussolini, nací en él’, escribe Dan Vittorio Segre. Para ser más precisos, nació a finales de 1922, un mes después de la llegada al poder de Mussolini. Su padre, un rico terrateniente, era fascista, y creció -primero en el Piamonte, luego en la ciudad de Udine, al noreste de Venecia- en un ambiente donde el fascismo parecía parte del orden natural. Era una existencia cómoda y protegida. Lo único que distinguía a los Segre era que eran judíos. Sin embargo, al principio esto hizo muy poca diferencia. Conservaron algunas tradiciones judías, pero como la mayoría de los judíos italianos, estaban completamente integrados en la sociedad italiana y el antisemitismo nunca había sido un problema para ellos. Luego, en 1938, Mussolini introdujo sus leyes raciales antisemitas. La respuesta del sr. Segre (después de intentar sin éxito unirse a la Legión Extranjera Francesa) fue decidir emigrar a Palestina. No sabía nada sobre el sionismo y muy poco de lo que podría esperarle cuando se apeara del barco en Tel Aviv; solo tenía 16 años y su cabeza estaba llena de sueños románticos de emular de alguna manera a Garibaldi. Como era de esperar, su padre se opuso, pero un incidente que involucró a un primo llamado Ettore Ovazza le hizo cambiar de opinión. Todavía había judíos italianos que pensaban que podían congraciarse con el régimen demostrando su lealtad; en el caso de Ovazza, esto tomó la forma de planificar una “acción punitiva” contra un periódico judío que había enojado a las autoridades por seguir defendiendo los derechos civiles de los judíos. Cuando el padre del señor Segre se enteró de que efectivamente el plan se había llevado a cabo y quemado las oficinas del periódico, estuvo de acuerdo en que había llegado el momento de que su hijo se marchara.

Segre llegó a Palestina en 1939. Después de trabajar en un kibutz, asistió a una escuela agrícola y luego se alistó en el ejército británico; durante un tiempo fue locutor de lengua italiana para el servicio de radio militar en Jerusalén, y más tarde participó en la liberación de Italia. Hoy, después de una carrera en Israel que ha incluido tanto la diplomacia como el periodismo, enseña en la Universidad de Haifa. En «Memorias de un judío afortunado», ha destilado la experiencia de sus primeros 23 años. A veces se detiene en un episodio o individuo en particular, a veces comprime un largo período de tiempo en unas pocas imágenes nítidas. Es bueno reconstruyendo eventos y aún mejor en el arte más difícil de recuperar estados de ánimo y atmósferas. Sus primeras horas en Tel Aviv, por ejemplo, se evocan brillantemente: su desorientación, su sensación de haber llegado a un país «sin escondites para el alma». Pero entonces toda su imagen de Palestina a principios de la década de 1940 tiene una claridad excepcional. Encuentro difícil recordar otro relato de la comunidad judía en el país que evoque de manera tan convincente la fiebre de la época, sus discusiones interminables, su ira y exaltación. Encontramos personalidades impresionantes en las páginas de Segre y también algunas extrañas, hombre y mujeres en su camino de pasados complicados a futuros imprevisibles. Su propia historia y la de su familia son tan paradójicas como cualquiera.

Una de las consecuencias inmediatas de su partida a Palestina, por ejemplo, fue que su madre decidió hacerse cristiana. Más tarde, en la vejez, se dedicó a pasar los inviernos en Israel; mientras estuvo allí, comenzó a aprender hebreo (un idioma que sus padres habían olvidado) de los monjes del monasterio donde asistía a misa, y está enterrada en los terrenos de un convento en Jerusalén. Como observa irónicamente el escritor, ella fue el primer miembro de su familia en 2000 años en seguir la costumbre de los judíos piadosos que iban a morir a Tierra Santa. «Memorias de un judío afortunado» es un libro inusualmente atractivo, atractivo en su ironía, su energía y su perspicacia moral. Segre tenía un rico material con el que trabajar y le ha hecho justicia. La Italia que dejó Segre era un país donde los judíos ya estaban siendo discriminados de varias maneras desagradables, pero donde su vida continuaba. Fue solo después de la ocupación alemana del norte y centro de Italia en el otoño de 1943 que los judíos italianos quedaron expuestos a los horrores del Holocausto.

Esta fecha relativamente tardía explica en parte por qué su tasa de supervivencia, alrededor del 85 por ciento, era mucho más alta que en casi cualquier otro lugar de Europa en tiempos de guerra. Pero también hubo otras razones, incluida la ausencia de una fuerte tradición de antisemitismo nativo… Uno de los horrores que tuvo lugar fue justamente el asesinato de Ettore Ovazza y su familia, el primo de Segre que motivó su salida de Italia . Los padres del sr. Segre fueron más afortunados; ambos sobrevivieron gracias a la ayuda de vecinos no judíos. “Probablemente tenía menos de cinco años cuando mi padre me disparó en la cabeza”. Desde esta primera línea, las memorias de Dan Vittorio Segre pasan de un sorprendente punto de inflexión al siguiente. Hijo de padres aristocráticos, Segre huyó de la Italia fascista y de las leyes antisemitas de Mussolini solo para ser empujado a la cultura pionera de Palestina, completamente indefenso para los peligros de la vida en Israel durante la Segunda Guerra Mundial. Bellamente narrada, Memorias de un judío afortunado es una meditación irónica y filosófica sobre las repercusiones históricas del siglo XX.

“Tensa e iluminadora. . . memorable.. escrito con la humildad del que se confiesa y con la honestidad del que da testimonio” – Primo Levi.

“Un cuento inquietante, bellamente escrito y con un talento, que recuerda a Proust, para dotar al pasado de un profundo significado psicológico… Un impresionante ejercicio de autoconciencia” – Amós Elón.

“Una fascinante biografía de genuino valor literario que se lee como una historia de aventuras. Quienes estén familiarizados con el tono amargo y deprimente de las desgracias de los judíos en la vorágine de las guerras y los holocaustos, obtendrán una frescura única de la ironía, el humor y la sensualidad de Dan Segre” – A.B Yehoshúa.

In memoriam: Dan Vittorio Segre, por Manfred Gerstenfeld (Jerusalem Post)

Tal vez solo de la judería italiana y en raros intervalos pueden surgir personalidades tan pintorescas como el prof. Dan Vittorio Segre, quien falleció recientemente a la edad de 92 años. Segre creció en un ambiente italiano asimilado y fascista, pero huyó a Palestina después de que se promulgaran leyes racistas en su país de nacimiento en 1938. Casi no lo logra, ya que accidentalmente su padre casi lo mata a tiros a la tierna edad de cinco. Segre pasó de ser soldado en la Brigada Judía del Ejército Británico a oficial en las incipientes FDI, se convirtió en embajador de Israel y fue sospechoso y luego absuelto de traición debido a sus contactos con un diplomático ruso. Luego se convirtió en académico en Oxford y profesor de ciencias políticas en la Universidad de Haifa, Stanford, MIT y la Universidad Bocconi en Milán. Ya a una edad avanzada, Segre fundó el Departamento de Estudios Mediterráneos en la Universidad de Lugano, Suiza, del que se convirtió en el primer director. Fue, durante décadas, periodista de los principales periódicos franceses e italianos, como Le Figaro, Corriere della Sera e Il Giornale. Todo lo anterior representa un currículum vitae muy incompleto. Su autobiografía en tres partes solo cubre una pequeña selección de lo que vivió. La primera parte, Memorias de un judío afortunado, fue traducida a muchos idiomas; está bellamente escrito y lleno de historias increíbles. Un pequeño ejemplo ilustra la amplitud de su recorrido personal: en la Segunda Guerra Mundial, los británicos no proporcionaban carne de cerdo para las comidas a su Brigada Judía, a la que pertenecía Segre. Luego, los soldados judíos se declararon en huelga, ya que se les negó la “igualdad de derechos”. Pidieron y lograron que les dieran tocino para el desayuno como a todos los demás. Más tarde, Segre se convertiría en ortodoxo moderno y permaneció así toda su vida. Cada vez que Segre se sentaba a la mesa del viernes por la noche en nuestra casa, los otros invitados, ya sea que lo conocieran desde hace años o que lo acabaran de conocer, estaban asombrados y fascinados por las historias que contaba. De alguna manera, encarnó la casualidad misma. De hecho, Segre permitió a otros hacer continuamente descubrimientos sorprendentes «accidentales». Uno de estos, entre muchos, fue cuando me dijo, de manera bastante casual, que había sido la última persona en Palestina en hablar con Enzo Sereni, el líder de los paracaidistas judíos palestinos que murieron en la Segunda Guerra Mundial. En los últimos años, cuando sufría de muchos problemas de salud, relató historias sobre sus tratamientos con un médico milagroso francés, Cohen, quien alivió muchos de sus dolorosos síntomas. A pesar de esto, Segre lamentó no poder recuperarse lo suficiente como para volver a montar a caballo; él había estado montando desde que era un niño. Es difícil imaginar que, en la Palestina pre-estatal, Segre, junto con otro futuro embajador israelí, fuera regularmente a la principal base del ejército británico en Sarafand para montar. Como vivió tantas aventuras, ningún obituario puede abarcar más de una fracción de ellas, por lo que probablemente sea mejor compartir algunos recuerdos personales.

Segre me dijo que después de haber sido absuelto de los cargos de traición, la primera ministra Golda Meir le ofreció un puesto diplomático de su elección. Él le dijo que quería dejar el servicio diplomático. Con la ayuda del filósofo de renombre internacional Josef Agassi, que había sido soldado bajo su mando en la Guerra de la Independencia, Segre ingresó en St. Anthony’s en Oxford […] En 1994 entrevisté a Segre para mi libro posterior a los Acuerdos de Oslo, Israel’s New Future. Releyendo el texto 20 años después, muestra su extraordinaria intuición. Para citar un párrafo: “Europa no parece haber renunciado a algunos aspectos de su política Shylock. Quiere de Israel una libra de carne en concesiones territoriales, sin prestar atención a los perjuicios que estas puedan causar a todo el cuerpo en cuanto a las capacidades de defensa de Israel. Insistir en concesiones unilaterales después de la experiencia yugoslava parecería cómico, si no fuera tan trágico. En los últimos años de su vida, Segre se desempeñó como si no tuviera problemas de salud. Pasó gran parte de su tiempo en su nuevo departamento en Jerusalén. Trajo consigo a una excelente cocinera italiana, que anteriormente había derrochado sus grandes habilidades en la cadena de montaje de la empresa automovilística Fiat en Turín. En su balcón, Segre entretenía a sus amigos con buenas comidas e historias, como si fuera décadas más joven. A pesar de todas sus experiencias, Segre siguió siendo un hombre modesto. No se consideraba un académico, a pesar de que algunas de las universidades en las que enseñó se encontraban entre las más prestigiosas del mundo. Cualquier nota necrológica no puede ser más que un mero vistazo a la fascinante vida de una personalidad tan singular como Segre. Bendita sea su memoria“.