Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎10 Sivan 5784 | ‎16/06/2024

Scroll to top

Top

El retorno a Israel y la creación de su Estado (35ª parte): arqueología

El retorno a Israel y la creación de su Estado (35ª parte): arqueología

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – En un artículo escrito por Nir Hasson en el periódico Haaretz, llamado Los 10 principales descubrimientos arqueológicos en Israel, nos enteramos que se considera al profesor Lipa Sukenik, padre de Ygal Yadin, el fundador de la arqueología israelí, al haber sido quien compró los Rollos del Mar Muerto y los leyó por primera vez, tras haber sido escritos hace dos mil años. El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución de partición de Palestina, y Eleazar Lipa Sukenik se reunió con un comerciante de antigüedades de Belén y compró algunos pergaminos enrollados y dos vasijas de barro que los beduinos le habían llevado al comerciante. Esa noche, mientras la multitud se reunía para celebrar la resolución de la ONU, el profesor abrió los paquetes y comenzó a leer la escritura antigua.

En innumerables excavaciones arqueológicas en todo Israel desde su establecimiento en 1948, exponiendo la historia humana desde los oscuros confines de la prehistoria hasta la era otomana, desde estrechas zanjas de exploración hasta megaexcavaciones de tels y ciudades antiguas enteras, se han encontrado millones de restos y artefactos antiguos. que cuentan las historias de la gente y del lugar. Entre esta vasta riqueza histórica, es imposible elegir los 10 artefactos más importantes encontrados en Israel desde el establecimiento de la nación. Haaretz lo intentó de todos modos, preguntando a 20 arqueólogos destacados por sus opiniones. La respuesta resultó ser incluso más esquiva de lo que cabría esperar; por ejemplo, ¿se toman en cuentan las cosas que se encuentran en los territorios en disputa de Cisjordania y Gaza? Bueno, la arqueología israelí generalmente no presta atención a la Línea Verde y los antiguos la desconocían felizmente, por lo que el recuento también incluye artefactos encontrados más allá de esa línea de armisticio. Un segundo enigma es qué significa «excavado»: no pocos de los artefactos más magníficos que se exhiben en los museos no provienen de excavaciones ordenadas sino de ladrones. Sin embargo, la lista se limita a los artículos que, más allá de toda duda, han demostrado ser auténticos. En última instancia, es imposible lograr un consenso sobre los diez elementos más importantes que se encuentran en la arqueología israelí, pero ésta es la lista que Haaretz determinó. 

Los Rollos del Mar Muerto y las cartas de Bar Kojba. Este es prácticamente el único elemento en el que todos están de acuerdo: los Rollos del Mar Muerto son los hallazgos más importantes de la arqueología israelí. Décadas después de su primer descubrimiento, la colección incluye no menos de mil textos, incluidas las copias más antiguas conocidas de todos los libros bíblicos, así como otros libros, textos de leyes, la literatura del culto del desierto de Judea, certificados y más. Los pergaminos y textos arrojan luz sobre una época en la que surgieron diversos cultos en el judaísmo, uno de los cuales se convertiría en el cristianismo. “Hay textos antiguos en China y Egipto, pero no existe una colección que cuente la historia de su historia, y nadie más en el mundo puede leer los escritos [de su pueblo] de hace 2000 años”, dice Pnina Shor, gerente de la división de Pergaminos en la Autoridad de Antigüedades de Israel. “Cualquier alumno de primer curso [en Israel] puede leerlo, después de unos momentos de familiarizarse. Eso es lo maravilloso de los Pergaminos. Abren una puerta a todo el período del Segundo Templo, desde la perspectiva del judaísmo y el comienzo del cristianismo”. Y eso sin mencionar los estudios bíblicos y la investigación sobre cómo vivía la gente en ese entonces, apunta. Recolectar los rollos fue un esfuerzo que tomó décadas. Algunos comenzaron a salir al mercado negro antes del establecimiento de Israel; el hecho es que Sukenik compró algunos en noviembre de 1947. Su hijo Yigal Yadin adquirió más; algunos se encontraron en la exploración adicional de las cuevas de Judea y se tomó una colección en Jordania en 1967. Estudios recientes del pergamino antiguo utilizando técnicas avanzadas han revelado textos que no se pueden discernir por los medios habituales. En cuanto a las cartas de Bar Kojba, el mismo Yadin las encontró cuando inspeccionaba las cuevas y wadis del desierto de Judea en 1961. Fueron firmadas por el mismo Shimon Bar Kojba, llamado Bar Kusiba, en ese momento, de lo que podemos concluir que este hombre que lideraría los hebreos al desastre era un comandante muy duro que concentraba el poder en sus propias manos. Estos valiosos testimonios del pasado pueden verse en el Museo de Israel.

La colección calcolítica de 6500 años de antigüedad. Mientras buscaban más rollos en el desierto de Judea, una delegación encabezada por Pesaj Bar Adon encontró una cueva en Najal Mishmar. En su interior, envuelto en trozos de tela y cubierto por un estante de piedra, encontraron un tesoro de artefactos de culto hechos de cobre. Los arqueólogos que investigaban el lugar, incluido Yigal Yadin, pensaron con emoción que habían encontrado el tesoro perdido del Segundo Templo hasta que, según dice el dr. Udi Davidovich de la Universidad de Tel Aviv, se dieron cuenta de que habían encontrado algo mucho más antiguo, e igual de precioso. De hecho, los artículos de culto que encontraron antecedieron al Templo en cuatro mil años o más. En total encontraron 426 piezas, la mayoría de cobre, siete de piedra y seis dientes de hipopótamo. La colección incluye varitas, tazones y otros objetos. El análisis isotópico indica que algunos de los artículos contienen un material raro en el Levante pero común en Turquía, lo que atestigua un sistema comercial dinámico antes de la historia registrada. Sin embargo, el análisis del componente de estaño realizado por el prof. Yuval Goren de TAU indica que los artefactos fueron fabricados en Israel. Los arqueólogos no están de acuerdo sobre si el artefacto era de culto como tal, usado en un templo cerca de Ein Guedi, o posiblemente fueran los bienes funerarios de alguna persona de alto rango; o tal vez un alijo de comerciantes que pasaban por allí. En todo caso estuvieron escondidos en la cueva hace unos 6.000 años.

La estela de Tel Dan. En 1992, una excavación dirigida por el arqueólogo Dan Biran descubrió habitaciones e instalaciones, y una losa a la que nadie al principio prestó atención. La arquitecta de la expedición, Guila Kook, decidió hacer dibujos de las paredes por la tarde y, debido al ángulo de la luz, notó la escritura en la losa de piedra. “Biran, de 89 años en ese momento, corrió, se arrodilló y comenzó a leer”, dice el dr. David Ilan de Hebrew Union College. La losa resultó ser parte de una estructura erigida por el rey de Aram, aparentemente Hazael en el siglo IX a. e. c. Habla de la derrota de los reinos de Judá e Israel. El asunto central es que se ha jactado de haber matado a Yehoram ben Ajab, rey del reino del norte, Israel y a Ocozías, rey de “Beit David”. No hay disputa sobre las palabras “Beit David”. Esta es la única aparición conocida de estas palabras fuera de la Biblia. Su descubrimiento prácticamente ha terminado con el debate sobre si el rey David era una figura histórica o una fábula. Algunos investigadores de Suecia y Gran Bretaña intentaron argumentar que la estela de Tel Dan era demasiado buena para ser verdad, por lo que debe ser falsa. Pero otra temporada de excavación por parte de Biran e Ilan desenterraron más de la losa, poniendo fin a esa discusión de una vez por todas. La estela coincide con el relato bíblico de una batalla entre Israel, ayudado por Judá, contra Aram, en la que murieron los reyes de Judea e Israel. Según la Biblia, no fueron asesinados por los arameos sino por un rebelde llamado Yehu ben Namshi, que se apoderaría del trono de Israel. “No veo una contradicción, porque en mi opinión, Yehu era un vasallo y el rey Hazael de Aram apoyó la rebelión”, dice Ilan.

Estatua de Adriano. En 1975, un miembro del kibutz Tirat Zvi estaba escaneando Tel Shalem en el valle de Beit She’an con un detector de metales y encontró la cabeza de bronce del emperador Adriano. El resto de la estatua fue descubierto poco después y el conjunto fue reconstruido en el Museo de Israel. Es uno de los tres únicos bronces de Adriano que se han encontrado y es definitivamente el mejor de todos, dice David Mevurach, curador del museo. Sospecha que fue moldeado en la misma Roma. Pero su importancia no se basa solo en su rareza o belleza, sino en la importancia de Adriano para la historia judía. Él fue quien aplastó la revuelta de Bar Kojba, un estallido de independencia seguido de la mayor matanza masiva en la historia judía hasta ese momento, mayor que la matanza después del desastre del Segundo Templo, dice Mevurach. Adriano identificó el espíritu rebelde de Judá y decidió acabar con él. Destruyó mil asentamientos y mató a medio millón de personas, y cambió el nombre de la provincia de Judá a Siria-Palestina, algo con lo que estamos lidiando hasta el día de hoy, señala, y agrega: “Hay una razón por la que el sionismo eligió a Bar Kojba como antihéroe”.

La figura de “Venus”. No parece mucho, admite el profesor Naama Goren-Inbar de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien dirigió la excavación en Birkat Ram. Pero si se trata de una figurilla, es con mucho la más antigua del mundo, un artefacto de la cultura achelense, que se extiende desde hace aproximadamente 1.000 a 250.000 años. No lo habría hecho un ser humano moderno, sino un homínido más primitivo, el Homo Erectus u otro. Los expertos siguen divididos, pero muchos confían en que la Venus no es un guijarro natural, sino que muestra marcas de modificación.

El amuleto de la Bendición Sacerdotal. En 1979, el arqueólogo Gabriel Barkai estaba excavando una colina en la que desde entonces se ha erigido un centro patrimonial, en Jerusalén, sobre el valle conocido en hebreo como “Ben Hinom” y conocido en inglés como “Gehenna”. Encontró una cueva funeraria que data de la era del Primer Templo, con cientos de vasijas de cerámica y 120 artículos hechos de plata. Entre ellos había dos pequeños amuletos, del tamaño de una colilla de cigarrillo. Resultaron ser pequeños pergaminos de plata enrollados. Los arqueólogos pasaron tres años tratando de descubrir cómo desenrollar la plata sin destruir los artefactos, y cuando lo lograron, descubrieron escritura hebrea antigua, texto conocido del Libro de Números con ligeros cambios. Uno contenía la Bendición Sacerdotal, el verso bíblico más antiguo jamás encontrado, anterior a los rollos del Mar Muerto en siglos, dice Barkai. “Jehová te bendiga y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y te dé paz”, dice. Los diminutos rollos de plata seguramente se habrían usado como amuletos hace 2.700 años y cualquier otra cosa que hayan logrado, nos han hecho repensar las fuentes del texto bíblico.

El osario del hermano de Jesús. Un osario es un recipiente en el que se colocan por la eternidad los huesos de un cuerpo que se descompuso previamente, y uno con la leyenda «Jacob, hijo de José, hermano de Jesús» es el elemento más controvertido de esta lista. Originario del mercado de antigüedades, su procedencia no es segura, ni tampoco su autenticidad. Fue comprado por el coleccionista de antigüedades Oded Golan en la década de 1970. Después de diferentes avatares, en 2004, la Autoridad de Antigüedades de Israel demandó a Golan, alegando que el artefacto era una falsificación. Después de un juicio de ocho años, Golan fue absuelto alegando que no se había probado la falsificación.

Sellos y ampollas de la era del Primer Templo. En la década de 1970, el arqueólogo Yigal Shilo encontró docenas de sellos e impresiones de sellos (bullae) de la era del Primer Templo, al sur del Monte del Templo en Jerusalén. Más tarde se encontrarían docenas más. Su importancia radica en los nombres que llevan, algunos de los cuales conocemos por la Biblia. Incluyen el sello de Gemaryahu ben Shafan, el ministro Jehucal ben Shlamyahu, Gedaliah ben Pashhor y más. En 2015, la arqueóloga Eilat Mazar anunció el hallazgo de un sello de “Ezequías, rey de Judá”.

Las máscaras neolíticas de 9.000 años de antigüedad. El Neolítico cambió a la humanidad. Este es el momento en que un estilo de vida nómada o seminómada cazador-recolector fue suplantado por el sedentarismo y la agricultura. El simbolismo se conocía desde hace decenas de miles de años, como lo atestiguan las figurillas encontradas en Europa. Pero el poder de las 15 máscaras de piedra encontradas en el desierto de Judea y otras similares descubiertas en el Levante es asombroso. La procedencia también fue un problema aquí. Solo una de las máscaras fue encontrada en una excavación y las otras fueron compradas en el mercado negro, la mejor por nada menos que Moshe Dayan. No son las más antiguas que se conocen: las máscaras de cráneo de venado encontradas en Gran Bretaña datan de hace 11.000 años. Pero los cráneos de venado no fueron hechos para parecer humanos, mientras que las máscaras de piedra sí lo fueron. En resumen, es imposible crear una lista de los 10 hallazgos arqueológicos más importantes de Israel. Los homínidos cruzaban el Levante incluso antes de que surgiera la especie Homo Sapiens. Un descubrimiento en Israel, una quijada que data de hace 200.000 años y que muchos argumentan pertenece al hombre moderno, ha cambiado nuestra visión de cómo y cuándo los humanos abandonaron África. Un dibujo descubierto en Kuntillat Ajrud en el norte del Sinaí ha cambiado nuestra visión de cómo y cuándo adoramos a Yahvé, al igual que los hallazgos en el norte de Israel, que atestiguan nuestras costumbres paganas. Y parece que cuanto más encontramos, más preguntas tenemos.

Lipa Sukenik es el padre fundador de la arqueología israelí y la historia de cómo abrió el pergamino el 29 de noviembre se ha convertido en su historia de creación. Su hijo fue el general Yigal Yadin, quien convirtió la arqueología en un pasatiempo nacional, algunos dirían obsesión. Esta historia continúa…