Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎13 Sivan 5784 | ‎18/06/2024

Scroll to top

Top

El retorno a Israel y la creación de su Estado (36ª parte): Henrietta Szold

El retorno a Israel y la creación de su Estado (36ª parte): Henrietta Szold

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Los Niños de Teherán es un tema del que nos hemos ocupado anteriormente y, tal vez para algunos comparando con los hechos espantosos que han tenido lugar durante las guerras, los pogromos y las revoluciones, parece haber tenido un desenlace más feliz.  Para que eso sucediera, hubo mucha gente que realizó enormes esfuerzos y entre ellos queremos contar la historia de una extraordinaria mujer como fue Henrietta Szold. La fuente que nos proporcionó esta información fue un artículo publicado en Hadassah Magazine en enero de 2020, llamado Los hijos de Henrietta Szold, escrito por Randy Grisgby.

A última hora de la tarde de febrero de 1943, cientos de niños judíos, refugiados de los lugares de trabajo esclavo de Siberia que habían quedado varados en Teherán, llegaron en tren al campo de detención de Atlit después de un cruel viaje hacia la libertad. Henrietta Szold estaba allí para recibirlos y asegurarse de que estaban a salvo en Palestina. Sin embargo, le habían advertido que las apariencias de los niños eran impactantes. En Convocados a Jerusalén: La vida de Henrietta Szold, la biógrafa Joan Dash los retrató como “delgados como huesos, pequeños con cicatrices y llagas por haber vivido como animales en el bosque ruso”. Para lo que Szold no estaba preparada era para sus expresiones sin emociones, para sus rostros inexpresivos. Como relató Dash, eran rostros en los que Szold «no pudo encontrar rastros de infancia, ni travesuras, ni risas, solo una fría e inamovible desconfianza». Fue un rescate que no podría haber ocurrido sin la determinación de la fundadora de Hadassah. Un rescate que no habría ocurrido si, Szold escribió más tarde en una de las muchas cartas que escribió durante su vida a amigos y familiares, «los oscuros presagios de guerra en Europa» no la hubieran convocado de regreso a Jerusalén desde los Estados Unidos. Este año, el 75º aniversario de la muerte de Szold, brinda la oportunidad de celebrar los logros de esta mujer, incluido el rescate de estos niños como parte de su trabajo con Youth Aliyah (Aliat Hanoar) y, por supuesto, la fundación de Hadassah y sus hospitales.

Catorce años antes, en 1929, Szold, entonces de 70 años, trabajaba extenuantes jornadas de 15 horas como miembro del Ejecutivo Sionista Palestino, el Ejecutivo de la Agencia Judía y Vaad Leumi, la comunidad política de la Palestina judía. Con estos cargos, dirigió el desarrollo sanitario y educativo de la comunidad. Pero estaba cansada de sus tareas y extrañaba América. ¿Había llegado el momento, pensó, de sentarse en la vieja mecedora de papá en el porche de la granja de su hermana Bertha en Baltimore y escribir sus memorias? Finalmente, ella regresó a Estados Unidos, pero lo que debía ser una estadía permanente no resultó así. “Decidí […] regresar a Estados Unidos por los años que me quedaban, para ser mimada por mis hermanas”, escribió Szold, la mayor de ocho hijas, en otra carta. “Hitler dispuso lo contrario”. Regresó a Palestina y finalmente se hizo cargo de las operaciones diarias de Youth Aliyah, una organización cuyo propósito inicial era sacar a los adolescentes judíos de la Alemania nazi y traerlos a Palestina. Youth Aliyah demostraría ser uno de los mayores logros y desafíos de Szold. En el verano de 1942, en el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, llegaron informes a Szold sobre 870 niños judíos recientemente liberados de los campos de trabajos forzados en Siberia que languidecían en Teherán. En cuestión de días, se enteró de que los recursos médicos y los alimentos eran escasos y que, si los niños no eran evacuados rápidamente, la mayoría moriría. Con Palestina bajo el Mandato, se necesitaba el permiso británico para que los niños viajaran allí. Szold negoció, a través de dos colegas de Hadassah en Washington DC, con los británicos la transferencia de los niños. Finalmente, en diciembre de 1942, Lord Halifax, el embajador británico en los Estados Unidos, emitió certificados de viaje para que salieran de Teherán en barco. Los niños partieron de Irán en enero, completando el tramo final de su viaje en tren hacia el norte desde Port Said, Egipto. El 18 de febrero de 1943 desembarcaron 750 niños —otros 120 llegaron en agosto— y Szold, ataviada con un sombrero oscuro y un grueso abrigo para proteger su frágil cuerpo del frío, los esperaba. En junio, después de entrevistar personalmente a cada niño, Szold estaba satisfecha con el progreso de éstos en un retorno hacia la normalidad. “Lo que más me agrada es que están empezando a retozar, a ser niños”, escribió en una de sus cartas recogidas en el libro de Alexandra Levin Henrietta Szold and Youth Aliyah . “[Ahora] recuperarán un poco de la herencia de la infancia que les robó la guerra de Hitler”.  Durante los meses que siguieron a su llegada a Palestina, muchos de los niños fueron adoptados o reunidos con sus familiares. Cinco años después, 35 de aquellos niños de Teherán perdieron la vida luchando en la Guerra de Independencia de Israel de 1948. A fines de 1944, enferma y fatigada, Szold ingresó en el Hospital Hadassah en Mount Scopus, el centro de curación que había trabajado tan duro para construir, donde continuó trabajando desde su habitación. Aunque su salud mejoró y fue dada de alta, desarrolló una neumonía y regresó al hospital, donde murió el 13 de febrero de 1945, a la edad de 84 años. Al final de su vida, escribió Joan Dash, Szold confesó que su mayor tragedia fue no haberse casado nunca y no haber tenido hijos, y que «debería haber tenido hijos, muchos hijos». Pero cuando su cuerpo envuelto en una blanca mortaja, fue suavemente colocado junto a la tumba mientras un frío de nieve se asentaba sobre el Monte de los Olivos, una procesión de miles, una multitud de niños se reunió alrededor. Uno de los Niños de Teherán que Szold ayudó a rescatar, Simon Kresz, de 15 años, dijo el kadish de los dolientes, con el sentimiento de un hijo agradecido. Y esta historia continuara…