Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎9 Sivan 5784 | ‎15/06/2024

Scroll to top

Top

El retorno a Israel y la creación de su Estado (37ª parte): el empresario Pinhas Rutemberg

El retorno a Israel y la creación de su Estado (37ª parte): el empresario Pinhas Rutemberg

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Pinhas Rutemberg fue un empresario judío ruso, ingeniero hidráulico y activista político. Desempeñó un papel activo en las dos revoluciones rusas, en 1905 y 1917. Durante la Primera Guerra Mundial estuvo entre los fundadores de la Legión Judía y del Congreso Judío Estadounidense. Más tarde, emigró a la Palestina del Mandato y a través de sus conexiones logró obtener una concesión para la producción y distribución de energía eléctrica, fundando la Corporación Eléctrica Palestina, actualmente la Corporación Eléctrica de Israel. Como sionista comprometido, Rutenberg también participó en el establecimiento de la Haganá, la principal milicia judía en la Palestina de antes de la guerra, y fundó Palestina Airways. Posteriormente se desempeñó como presidente del Consejo Nacional Judío.

Pinhas Rutenberg nació en la ciudad de Romny en 1879, al norte de Poltava, en el Imperio Ruso, que ahora pertenece a Ucrania. Ésta  fue también la ciudad natal de Jaim Kim Arlozoroff y de tres de los fundadores del primer kibutz, Degania. Después de graduarse en una escuela secundaria práctica, se matriculó en el Instituto de Tecnología de San Petersburgo y se unió al Partido Socialista evolucionario (también conocido como SR o Eser). Trabajó como jefe de taller en la planta de Putilov, la industria más grande de San Petersburgo. Completamente involucrado en la lucha política y en defensa de los trabajadores se vio obligado a emigrar y se instaló en Italia. Lejos de la política, se concentró en la ingeniería hidráulica. Reflexionando sobre problemas judíos específicos, se convenció de que la solución era establecer un hogar nacional para el pueblo judío. Después del estallido de la Primera Guerra Mundial, el movimiento sionista apoyó principalmente a las Potencias de la Entente. Rutenberg fijó el objetivo de crear una fuerza armada judía para luchar por la Tierra de Israel. Visitó capitales europeas, se reunió con destacados políticos y líderes sionistas, y finalmente se unió a los esfuerzos de Zeev Jabotinsky y Joseph Trumpeldor para establecer la Legión Judía. En mayo de 1915, con la aprobación de Jabotinsky, Rutenberg viajó a los Estados Unidos para promover esta idea entre los judíos estadounidenses. Encontró un fuerte apoyo entre las organizaciones judías en la ciudad de Nueva York. Rutenberg respaldó al partido laborista (Poalei Tzion) y cooperó con David Ben-Gurion, Itzhak Ben-Zvi y Ber Borochov. Junto con Chaim Zhitlowsky fundó el Congreso Judío Americano. Al mismo tiempo, Rutenberg publicó su libro El renacimiento nacional del pueblo judío bajo el seudónimo de Pinhas Ben-Ami (en hebreo: el hijo de mi pueblo). Mientras estuvo en los EE. UU., Rutenberg logró completar un diseño detallado para utilizar los recursos hidráulicos de la Tierra de Israel para el riego y la producción de energía eléctrica, que era su sueño de mucho tiempo.

Rutenberg saludó a la Revolución Rusa de Febrero de 1917, y en julio de 1917 regresó a Petrogrado, recibido por el primer ministro del Gobierno Provisional Ruso, Alexander Kerensky, también miembro del partido SR. A pesar de los 12 años de ausencia de Rusia, Rutenberg pronto fue nombrado vicepresidente del municipio de Petrogrado, en la Duma local. En un par de meses, el soviet de Petrogrado encabezado por León Trotsky se convirtió en un poder alternativo en la capital, hostil hacia la Duma. Estaba claro que los soviéticos planeaban derrocar al gobierno. El 3 de noviembre, Rutenberg se convirtió en miembro del Consejo Supremo de emergencia, creado por Kerensky para preservar el orden y la justicia. Durante un asalto al Palacio de Invierno el 7 de noviembre, la noche de la Revolución de Octubre, Rutenberg defendió la residencia del gobierno después de que Kerensky escapara. Cuando prevalecieron los bolcheviques, fue arrestado y encarcelado, junto con los «ministros capitalistas». En marzo de 1918, cuando las tropas alemanas se acercaron a Petrogrado, los bolcheviques liberaron a Rutenberg, entre muchos otros. Se mudó a Moscú, la nueva capital, y tomó una posición en el movimiento cooperativo. Sin embargo, después del fallido atentado contra la vida de Lenin por parte de Fanny Kaplan en agosto de 1918, se lanzó la campaña «Terror rojo» contra los «Esers». Rutenberg escapó de Moscú. Su última ubicación en Rusia fue en la ciudad portuaria de Odessa, donde fue miembro del comité de defensa. La ciudad fue gobernada por rusos blancos que fueron apoyados por el ejército francés. El 17 de marzo de 1919 logró obtener un pasaporte ruso y, con una visa de salida, abordó un barco estadounidense que lo llevó a la ciudad de Constantinopla controlada por los aliados. Desde allí navegó a Marsella, pasando luego al Reino Unido antes de partir hacia el Mandato Británico de Palestina.

En 1919 Rutenberg apareció en París y se unió a otros líderes sionistas, preparando propuestas para el Tratado de Versalles. Impulsando el plan de electrificación, recibió el apoyo económico del barón Edmond James de Rothschild y de su hijo James A. de Rothschild y, finalmente, se instaló en Palestina para realizarlo. Sin embargo, su primera contribución después de su llegada fue establecer, junto con Jabotinsky, la milicia judía de autodefensa, la Haganá. Rutenberg fue el oficial en jefe de estas tropas en Tel Aviv durante las hostilidades árabes en 1921. Participó en la demarcación de la frontera norte de la Palestina del Mandato, definiendo áreas de interés británicas y francesas. En 1921, a pesar de las feroces protestas árabe-palestinas en contra de darle al yishuv un dominio económico del país, los británicos otorgaron a Rutenberg las concesiones de electricidad de Yafo y (más tarde) del río Jordán. La concesión de Yafo había sido la primera en ejecutarse. Operando bajo el nombre de Jaffa Electric Company, Rutenberg construyó en 1923 una red que cubrió gradualmente Yafo, Tel Aviv, los asentamientos vecinos (principalmente judíos) y las instalaciones militares británicas en Sarafend. La red estaba alimentada por motores diésel, en contraste con el compromiso original de Rutenberg de construir una central hidroeléctrica en el río Auja (Yarkon). En 1923, Rutenberg fundó la Corporación Eléctrica Palestina. Tras las dificultades iniciales para lanzar el proyecto, buscó y recibió el apoyo del entonces secretario colonial Winston Churchill. Rutenberg invitó a políticos británicos influyentes, como Lord Herbert Samuel y Lord Reading, así como a Hugo Hirst, el Director de General Electric Company, a ser miembros de su Consejo Corporativo. El logro formidable de Rutenberg fue la “primera central hidroeléctrica de Jordania» en Naharáyim, en el río Jordán, que se inauguró en 1930. Se construyeron otras centrales eléctricas en Tel Aviv, Haifa y Tiberíades que abastecieron a toda Palestina. Jerusalén fue la única parte de la Palestina del Mandato que no fue abastecida por las plantas de Rutenberg. La concesión de Jerusalén fue otorgada por el Imperio Otomano al ciudadano griego Eurípides Mavromatis. Después de la conquista de Palestina por las fuerzas británicas, Mavromatis resistió los intentos de la Compañía Eléctrica Palestina de construir una central eléctrica que sirviera a Jerusalén. Solo en 1942, cuando su British-Jerusalem Electric Corporation no pudo satisfacer las demandas de la ciudad, el gobierno del Mandato pidió a la Compañía de Electricidad de Palestina que asumiera la responsabilidad de suministrar electricidad a Jerusalén.

En octubre de 1934, Rutenberg actuó como mediador entre David Ben-Gurion y Zeev Jabotinsky durante una serie de reuniones en Londres con la intención de reconciliar a los dos, pero los Acuerdos de Londres resultantes fueron de corta duración. El 17 de septiembre de 1939, Rutenberg fue elegido por segunda vez presidente del Consejo Nacional Judío. Ese mismo año, Rutenberg se mudó a su nueva mansión en Carmel, con vistas a Haifa. Sin embargo, debido a un cáncer de garganta, se mudó a Jerusalén en julio de 1941 para estar más cerca del Hospital Hadassah. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, como presidente del Vaad Leumi (Consejo Nacional Judío), trató de encontrar una forma de convivencia entre judíos y árabes, y de resolver las diferencias entre Histadrut Haovdim (Federación de Trabajadores) y los revisionistas. Contribuyó en gran medida al establecimiento del puerto de Tel Aviv e inició el establecimiento de Palestina Airways Ltd. El 3 de enero de 1942 murió después de padecer un cáncer de garganta. La central eléctrica de Ashkelon lleva su nombre y el de su hermano.  Rutenberg escribió en su testamento, unas semanas antes de su muerte: «La división de nuestro pueblo en sectas, grupos étnicos y partidos políticos siempre ha trabajado en nuestra contra. Esta guerra entre hermanos nos ha llevado a problemas, y si no cesamos nos destruirá… nos guste o no, estamos en el mismo barco – entendámonos y seamos hermanos para la creación, operación y construcción”. Rutenberg murió en Jerusalén el 3 de enero de 1942 a los 62 años. Dejó su casa para la educación de la juventud. El residente actual de Beyt Rutenberg (Casa Rutenberg) es el Instituto Rutenberg. Una gran central eléctrica moderna cerca de Ashkelon lleva su nombre. Además, calles de Ramat Gan y Netanya llevan su nombre en su honor. Y esta historia continúa…