Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎4 Adar 5780 | ‎29/02/2020

Scroll to top

Top

Judíos africanos (1ª parte): surcando nuevos mundos

Judíos africanos (1ª parte): surcando nuevos mundos

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Los primeros judíos que se establecieron oficialmente en Sudáfrica lo hicieron a principios del siglo XIX, pero la historia de su pasado es mucho más antigua. Incluye a Abraham ben Samuel Zacuto, distinguido astrónomo y astrólogo de la Universidad de Salamanca antes de la expulsión de los judíos de España en 1492. Sus tablas astrológicas fueron publicadas en hebreo, luego traducidas al latín y luego al castellano. Fueron utilizadas por Cristóbal Colón, y más importante aún, por Vasco da Gama, para quien también seleccionó los instrumentos científicos uniéndose en su viaje a África. Zacuto, por lo tanto, “fue probablemente el primer judío en llegar en suelo sudafricano cuando, a mediados de noviembre de 1497, cuando el barco de Da Gama desembarcó en la Bahía de Santa Elena en la costa oeste del Cabo. En este momento, probablemente era un ‘cristiano nuevo’, él mismo una víctima de las leyes de limpieza de sangre promulgadas en España”. Después de los exploradores portugueses como Zacuto, los judíos estuvieron entre los primeros viajeros holandeses en rodear el Cabo de Buena Esperanza. Pero no se les permitió pisar la tierra de los nuevos asentamientos holandeses que comenzaron después de 1652. De hecho, una presencia judía, aunque muy limitada, se remonta casi al comienzo del asentamiento europeo en el Cabo a mediados del siglo XVII. Según las reglamentaciones de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, sólo los empleados que seguían la religión reformada holandesa podían establecerse en el Cabo. En consecuencia, no se encuentra ningún registro de alguien que profesara abiertamente la fe judía antes de 1800. Pero varias personas de origen judío que se habían convertido al cristianismo, ya sea en los Países Bajos o en el propio Cabo, llegaron a Sudáfrica a lo largo de los años. La referencia más temprana a tales individuos es una entrada en el registro de bautismos de la iglesia con fecha del día de Navidad de 1669, en el que se registra que dos jóvenes soldados al servicio de la Compañía, Samuel Jacobson y David Heijlbron, habían sido recibidos en la fe cristiana.

Durante el próximo siglo más o menos, hubo una serie de nombres judíos tradicionales entre los que llegaron al Cabo, incluidos Kilian, Levi, Israel, Elias, Lesar, Abrahams y Rafael. Además, varias familias sudafricanas de larga data tienen una tradición de ascendencia judía. Se cree que el primer miembro de la familia Wessels, por ejemplo, fue un judío bautizado que llegó en 1680. La desaparición de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales y el comienzo del primer período del dominio colonial británico a fines del siglo XVIII, finalmente permitieron a los judíos observantes establecerse en el Cabo. Las cosas cambiaron cuando los británicos comenzaron a competir con los holandeses por la Colonia del Cabo a fines del siglo XVIII. Los principios de Locke y la tolerancia deísta permitieron que judíos de origen inglés, holandés y alemán comenzaran a llegar individualmente a Sudáfrica, con el primer minyan oficial rezando juntos en Yom Kipur en 1841. Este pequeño grupo de pioneros judíos angloalemanes era altamente aculturado, siguiendo las normas y hábitos ingleses, que insistieron en mantener cuando crearon las primeras instituciones judías en Sudáfrica. Uno de ellos fue el Dr. Siegfried Fränkel, el primer médico judío de Sudáfrica, que llegó en 1808. Junto con otros dos judíos, Isaac Manuel y Maximilian Thalweizer, se encontraba entre los accionistas fundadores del Colegio de Sudáfrica, ahora la Universidad de Ciudad del Cabo. Los integrantes de la familia Salomón, originaria de Santa Elena, eran ciudadanos prominentes de la ciudad, y desempeñaron un rol notable en el surgimiento de su prensa independiente. Mientras, la generación más joven se convirtió al cristianismo, manteniendo hasta cierto punto sus lazos con la práctica y las creencias judías. Nathaniel Isaacs, primo de los Salomón, se ganó un lugar en la historia de Sudáfrica como uno de los primeros comerciantes y exploradores europeos en Natal. Su libro de memorias, titulado Viajes y aventuras en África oriental, es uno de los clásicos de la literatura de viajes de Sudáfrica y un registro invaluable sobre Natal antes del asentamiento europeo. Entre los colonos británicos de 1820, había 17 judíos, miembros de las familias Norden, Norton y Sloman. De estos, Benjamin Norden alcanzó particular preeminencia como empresario y comerciante, inicialmente en el Cabo Oriental, y luego en Natal y Ciudad del Cabo. Fue en su casa donde tuvo lugar la primera reunión de oración judía. A la semana de establecerse formalmente una congregación, Norden fue elegido como su primer presidente. Joshua Davis Norden, el hermano de Benjamin, se convirtió en un destacado ciudadano de Grahamstown. Fue asesinado en una escaramuza mientras dirigía la Grahamstown Yeomanry durante las primeras etapas de la Séptima Guerra Fronteriza, y enterrado en el cementerio judío de la ciudad. El relato de su funeral en el Grahamstown Journal es la primera descripción registrada de un entierro judío en Sudáfrica. Curiosamente, se podría argumentar que fue el establecimiento de este cementerio en 1838 en lugar del servicio de oración inaugural en Ciudad del Cabo tres años después, lo que constituyó el primer acto formal de construcción colectiva de la comunidad judía. Si uno acepta esto o no, proporciona más evidencia de cómo, incluso antes de la reunión de Yom Kipur de 1841, había comenzado a arraigarse una presencia judía en Sudáfrica.  Estos pioneros que seguían la estela de Zacuto eventualmente seguirían a los británicos al interior de Sudáfrica en busca de la riqueza proveniente del descubrimiento de diamantes y oro. Algunos vinieron como buscadores, pero la mayoría crearon empresas subsidiarias que satisfacían las necesidades de quienes excavaban la tierra. Y esta historia continuó…