Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎15 Nisan 5779 | ‎20/04/2019

Scroll to top

Top

La modernidad en Ashkenaz (5ª parte): los “imprenteros” judíos de Sulzbach

La modernidad en Ashkenaz (5ª parte): los “imprenteros” judíos de Sulzbach

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Este año marca el 484° aniversario de la impresión de los primeros libros en hebreo e ídish en Polonia. Fueron publicados en Cracovia en 1534 en una editorial establecida por tres hermanos Halicz: Shmuel, Asher y Eliakim. No sabemos de dónde eran porque no lo mencionaron en ninguna parte. No es seguro dónde aprendieron el oficio. Algunos historiadores suponen que vinieron de Praga, pero no quedaron rastros de ellos en esta ciudad. De hecho, las fuentes que utilizaron en Cracovia y las páginas de título de sus impresiones son similares a los patrones utilizados en Praga. La actividad de los hermanos Halicz fue en muchos sentidos pionera, de gran impacto en la cultura judía. Al contrario que otras imprentas judías de este período (italiana, praguense o turca), se centró no sólo en imprimir textos rabínicos y clásicos judíos destinados a la élite, sino también en libros populares. Como regla general, no eran muy largos y, por lo tanto, más baratos y también estaban disponibles para la parte más pobre de la comunidad. Otra característica distintiva fue el hecho de que los hermanos se enfocaron en las tradiciones ashkenazíes locales. El primer libro publicado por ellos ya puede considerarse como una declaración de una nueva política editorial: fue la ley (halajá) ashkenazí del siglo XIV “Sha’arei Dura”, escrita por Yitzhak Düren y publicada el 13 de mayo de 1534. Todos los libros posteriores entregados a los impresores en 1537 no se editaron en “Leshon Hakodesh” (el idioma sagrado, el hebreo), sino en el idioma informal ídish, algo raro hasta entonces. Los hermanos Halicz fueron los primeros en la historia en publicar libros en el lenguaje de la vida cotidiana de los judíos ashkenazíes. Al hacerlo, superaron una importante barrera de libros judíos que se reservan sólo para el idioma hebreo. Además, para imprimir estos textos, utilizaron una fuente nueva, significativamente diferente de las fuentes cuadradas y del Rashi. Ya en 1534 publicaron “Mirkeves Hamishneh”, también conocido como “Seifer shel Reb Anshel”, siendo también un diccionario hebreo-ídish, donde usaron la nueva fuente por primera vez. Fue el primer libro del mundo impreso en ídish.
A comienzos del siglo XVII familias de la clase alta y los gremios de artesanos germanos ejercían presión sobre las autoridades municipales para prohibir las imprentas judías, sobre todo desde comienzos del siglo XVII, cuando la competencia por Leipzig amenazaba la industria del libro de Frankfurt. Sin embargo, la imposibilidad de establecer talleres impresos y obtener licencias y privilegios de ninguna manera impidió la expansión de la producción de libros en hebreo y en ídish. Esta situación habla mucho sobre las estrategias de supervivencia y los dispositivos de elusión desarrollados por los impresores judíos para evitar enfrentamientos directos con las autoridades y gremios de la ciudad y la violación de las regulaciones municipales, mientras continuaban produciendo una gran cantidad de libros para los mercados locales, nacionales e internacionales. Con el fin de eludir las restricciones gremiales, los impresores judíos negociaban contratos con impresores cristianos a quienes usaron como cobertura. Esto explica por qué los libros judíos a menudo se identifican con los nombres de las impresoras cristianas y los nombres de las impresoras judías se omiten en las páginas de título.
Cuando terminó la Guerra de los Treinta Años, en 1652, los judíos fueron autorizados a establecerse en Sulzbach, en la Baviera del Palatinado y allí se instalaron como una poco corriente comunidad judía rural. La primera imprenta judía autorizada a trabajar allí fue la de Isaac Koen, que venía de Praga. De allí en más las imprentas hebreas de Sulzbach (1669 – 1851) fueron de importancia para toda Europa. Esta tradición terminó con la familia de Arnstein en 1851. Ninguna otra imprenta hebrea alcanzó una reputación tan bien fundada y de renombre entre la gente como las de Sulzbach. Su popularidad fue indiscutida de 1730 a 1830; en continua sucesión se editaron obras de literatura secular, libros de oración para todas las ocasiones y muchos rituales, Sidurim, Majzorim; el Talmud, la Mishná, el Pentateuco (la Torá) se editaron en literatura ídish para las mujeres, meditación religiosa, profetas y de las que se llegaron a editar unas 300 obras. Una de las cosas más curiosas o poco comentadas es que las mujeres de la ciudad destacaron por ser excelentes linotipistas. Una de las primeras fue la hija de Kohen, con quien es evidente que aprendió su trabajo y que luego participó imprimiendo libros para otros editores. En Sulzbach se editó la cuarta edición del Zohar, que había sido impresa por primera vez en Italia a mediados del siglo XVI. La edición de Sulzbach del Zohar fue producto de una colaboración única entre cabalistas cristianos de diferentes denominaciones, cabalistas judíos e impresoras judías y cristianas que operaban en la corte del príncipe Christian a fines del siglo XVII. Basadas en las ediciones anteriores, la edición del Zohar de Sulzbach tenía sus propias características especiales, que fueron adoptadas por casi todas las ediciones posteriores del mismo. Así, jugó un papel importante en la formación del canon del Zohar Zoharic y en la historia de su difusión y recepción. Y esta historia continuó…