Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎14 Tammuz 5779 | ‎17/07/2019

Scroll to top

Top

Los judíos de Oriente (17ª parte): Egipto y Alejandría

Los judíos de Oriente (17ª parte): Egipto y Alejandría

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – La historia de los judíos en Egipto registra testimonios de su existencia en el siglo VI a.n.e. Según el historiador Elías Bickerman había muchas colonias judías en ese territorio, en el Delta en Menfis y en el Alto Egipto. En el Libro de Isaías 19, 18 de la Biblia se citan a cinco ciudades “donde sus habitantes hablan la lengua de Canaán y juran por el Dios de los Ejècitos”. Los hebreos eran soldados que servían a los faraones; en el siglo V a.n.e fueron desenterrados en Elefantina numerosos documentos escritos en arameo pertenecientes a una colonia militar judía.
La historia de los judíos de Alejandría data de la fundación de la ciudad por Alejandro Magno, en el año 332 a.n.e. Desde el principio parece que los judíos eran bastante numerosos en la ciudad; en todo caso, formaban gran parte de la población bajo los sucesores de Alejandro. Les fue asignado un barrio propio en un sector separado de la ciudad por los primeros Ptolomeos, de modo que no se crearan obstáculos en la observancia de sus leyes por el contacto continuo con la población pagana. Bickerman escribió que “según la tradición judía, ya conocida y establecida hacia 180 a.n.e, la traducción griega de la Torá fue hecha en Alejandría entre los años 280-250 a.n.e. aproximadamente por sugerencia del rey Ptolomeo II. Los críticos modernos rechazan la tradición sin la más leve razón, y consideran la empresa como cosa de la comunidad alejandrina, destinada a convertir a los paganos y permitir a los judíos de habla griega que leyeran las Escrituras. Sin tomar en cuenta bajo qué auspicios se emprendió dicha traducción, el solo hecho de que se hiciese es de importancia primordial. Debe agregarse que la versión griega de la Torá fue seguida al poco tiempo por traducciones de otros libros judíos. Durante tres siglos y aún más los judíos no dejaron de verter sus libros al idioma común del mundo”. Ésta es parte de la herencia del judaísmo de Alejandría.
Flavio Josefo nos ha contado en el “Contra Apion” la vida de los judíos en Alejandría bajo la dominación romana y las disputas existentes. En el año 30 a.n.e. Alejandría fue conquistada y dominada por el Imperio Romano, Los derechos de los judíos no fueron alterados bajo los emperadores. La persecución bajo Calígula fue sólo un episodio pasajero. Bajo Trajano ocurrió una rebelión judía, teniendo como resultado la expulsión de los judíos de Alejandría y la pérdida de todos sus privilegios, aunque volvieron pronto. Y esta historia continuó…