Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎20 Elul 5779 | ‎19/09/2019

Scroll to top

Top

Los judíos de Oriente (5ª parte): el reino de la dinastía hasmonea y el comienzo de los conflictos

Los judíos de Oriente (5ª parte): el reino de la dinastía hasmonea y el comienzo de los conflictos


MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – La historia de los macabeos, que luego constituirán la dinastía hasmonea, ha sido contada con todo detalle por Flavio Josefo en su libro “Antigüedades Judías”. Gracias a ese texto se pueden conocer en detalle algunos los acontecimientos que tuvieron lugar entre el siglo II a.n.e. y que han sido demostrados históricamente.
“Hemos decidido: aquí pondré fin a mis Antigüedades Judías, después de cuyos hechos comienzan los acontecimientos que he expuesto en La Guerra de los Judíos. Las Antigüedades abarcan las tradiciones que van desde el primer hombre hasta el año duodécimo del imperio de Nerón; los hechos que nos acontecieron a los judíos en Egipto, Siria y Palestina, y las calamidades que sufrimos con los asirios y babilonios, así como las vejaciones a que nos sometieron los persas y macedonios y, después de ellos, los romanos. Espero haberlo expuesto todo cuidadosamente. Me he esforzado en ofrecer la lista de los Sumos Sacerdotes que se sucedieron durante el periodo de dos mil años. Expuse también la sucesión de los reyes, sin error, refiriendo lo que hicieron, cómo administraron el estado y la autoridad de los jueces, tal como se encuentra descrito en los libros sagrados, pues así me comprometí a hacerlo desde el principio de esta historia.
Ahora digo confiadamente, terminada la obra que me propuse, que ningún otro, ni judío ni extranjero, habría podido, por más que lo quisiera, presentar esta historia con tanta exactitud al público griego. Efectivamente, mis compatriotas admiten que soy muy superior a ellos en el conocimiento de las cosas nacionales. Me he esforzado en tener conocimiento de las letras griegas después de aprender la gramática, aunque nuestra educación nacional me ha impedido adquirir una pronunciación correcta. Nuestro pueblo no reverencia a los que aprenden lenguas extranjeras, pues juzga que este estudio es accesible no solamente a las personas de nacimiento libre, sino también a cualquier esclavo. Únicamente considera sabios a los que conocen la ley en forma precisa y pueden interpretar el sentido de la Sagrada Escritura. Este es el motivo de que, a pesar de que muchos trataron de ejercitarse en aquella disciplina, únicamente dos o tres han logrado éxito y recogieron el fruto de su trabajo. Quizá haga algo que no provoque la envidia, si hablo brevemente de mi familia y de lo que hice durante mi existencia, ahora que todavía viven los que pueden refutarme o atestiguar en mi favor. Aquí pondré fin a mis Antigüedades Judías, que comprenden veinte libros y sesenta mil líneas. Si Dios lo permite, referiré de nuevo, resumidamente, la guerra y lo que nos ha ocurrido hasta el momento presente, esto es hasta el año decimotercero del reino del emperador Domiciano, que es el quincuagésimo sexto de mi vida. También tengo el propósito de escribir cuatro libros sobre nuestra doctrina judía referente a Dios y su naturaleza, y sobre nuestras leyes y las razones por las cuales ciertas acciones nos son permitidas y otras prohibidas”.

La historia de los judíos en este período es muy determinante en el período posterior, cuyos conflictos se suscitan por la fuerte influencia de la cultura griega. El abandono de las prácticas judías por parte de los últimos descendientes de los macabeos, la opresión, el surgimiento de reyes como fue el caso de Antípater, de origen idumeo, descendiente de los idumeos que habían sido forzados a la conversión por parte de los hasmoneos, todo ello convergió en una fuerte conflictiva social y religiosa de los judíos. Finalmente el drama culminó con la destrucción del Templo y Jerusalén por parte de los romanos y con el surgimiento del cristianismo. Y esta historia continuará…