Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎29 Kislev 5782 | ‎02/12/2021

Scroll to top

Top

Los sefardíes de Montreal

Los sefardíes de Montreal

LOS PASOS DE SEFARAD EN EL NUEVO MUNDO, CON DAVID ROSENTHAL – Canadá, al norte del continente americano, tiene presencia hebrea desde la llegada de los colonos británicos, que le arrebataron estos dominios a Francia. El Virreinato de Nueva Francia (Nouvelle-France) había sido la principal colonia francesa. En ella estaba prohibida la presencia de cualquier credo diferente al católico, por lo que no hubo presencia judía antes de 1760, pues Luis XIV en 1663 cuando tomó a Canadá como una provincia del Reino de Francia lo instauró así, seguramente por su cercanía con la iglesia católica. El único registro de un judío en la Nouvelle France, hoy Canadá, es el de una niña de Saint-Esprit-lès-Bayonne, cerca de Bayona, de donde arribaron con destino al Caribe, una buena cantidad de sefardíes. Esta niña se llamaba Esther Brandeau y llegó a esta colonia francesa haciéndose pasar por un niño católico – Jacques La Fargue –, zarpando de Burdeos con destino a Quebec. De la misma forma, Esther fue descubierta y al enterarse no sólo que era niña, sino que también era judía, intentaron convertirla para que permaneciese allí en Quebec; sin embargo, ella se negó por lo que fue deportada a su Francia natal.

A partir de 1760 hay registro judío en Canadá, cuando las tropas británicas del barón general Jeffrey Amherst ganaron para Gran Bretaña la Nueva Francia en la Guerra de los Siete Años. En esta hazaña militar participaron al menos una decena de judíos sefardíes, entre ellos Emmanuel de Cordova, Aaron Hart, Hananiel Garcia e Isaac Miramer. Entre estos primeros judíos del Canadá inglés cabe destacar que Aaron Hart que se convirtió en un poderoso terrateniente en esta nueva colonia ganada para Inglaterra. Se estableció en Trois-Rivières, Quebec, donde hecho raíces y uno de sus hijos, Ezekiel Hart, se convirtió en el primer judío que ocupase una “oposición oficial” en todo el Imperio británico. Además, prestó juramento sobre la Torá y no sobre la Biblia cristiana como era lo común.

Canadá fue el primer lugar del Imperio británico en el que se estableció una ley que concedía derechos políticos equivalentes a judíos como a cristianos. Asimismo, los judíos destacaron como comerciantes, militares y terratenientes (algo no muy común en aquel entonces, en especial las dos últimas profesiones). En 1768 se construyó la Sinagoga Hispanoportuguesa de Montreal – Shearith Israel –, la más antigua de Canadá, aunque se cree que la primera se erigió en 1777. La sinagoga sefardí de Montreal, comparte el mismo nombre con la de Nueva York.