Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎22 Shevat 5782 | ‎24/01/2022

Scroll to top

Top

Noche de Berberisca, la tradición y el vestido

Noche de Berberisca, la tradición y el vestido

SEFARAD: LATIDOS Y LATITUDES, CON MENAHEM BELILTY – Les invitamos a ir de boda de la mano de Menahem Belilty y el texto “La semana de la boda entre sefaradíes” (descripción de la Tradición por Pinhas Bendahán) Recuerden que si desean ponerse en contacto con este programa pueden hacerlo escribiendo a fundacionparalaculturasefarad@gmail.com. 

Tradicionalmente la boda entre solteros tenía lugar en miércoles. Las celebraciones comenzaban el Sábado anterior, cuando las familias de los contrayentes se reunían en la sinagoga, junto a sus amistades, para la oración y al final, al banquete ofrecido por los padres de la Novia.

Al siguiente día se reunían para establecer los datos y condiciones de la “ketubá”, ante los notarios rabínicos encargados de redactarla. Tanto el novio y el padre de la novia prometían y aceptaban las cláusulas, asiendo los extremos de un pañuelo sostenido por el notario. A continuación se servían bebidas y dulces entre amigos y familiares..

La siguiente celebración era el miércoles noche, “Berberisca o noche de novia”, cuando ésta, engalanada y enjoyada con ropas antiguas tradicionales, recibía a los miembros de la “Hebrá Kadishá” que la reclamaban con cánticos, faroles para iluminar el camino, al grito de “danos a la novia que por ella venimos y si no nos la dais, al Bet Din nos iremos”. La acompañaban hasta los salones donde la esperaban, el novio, familiares y amigos, que la recibían y honraban con alegría, música y canciones, paseándola a los sones de “shojanet, yaalatjen, etc.” A continuación se servían bebidas y dulces, finalizando con felicitaciones y augurios.

Ya por fin, tenía lugar la ceremonia nupcial el siguiente día, la boda y los ocho días de “jupá” con reuniones y comidas recitando los “kidushim” preceptivos. El sábado de nuevo reunión en la sinagoga para las oraciones y banquete ofrecido por el novio . El octavo día, el novio solía salir al mercado a adquirir un buen pescado, que la novia cocinaba y consumía con la familia, dando fin a las celebraciones y buenos deseos, ¡Besiman tob, Mazal tob!